En enero empieza la política (Rajoy dixit)
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

En enero empieza la política (Rajoy dixit)

El Comité Ejecutivo del pasado lunes, día 25 de noviembre, fue sin duda el más importante de las reuniones que este órgano del PP –partido en

placeholder Foto:

El Comité Ejecutivo del pasado lunes, día 25 de noviembre, fue sin duda el más importante de las reuniones que este órgano del PP –partido en el gobierno, no olvidarlo- celebró desde hace mucho tiempo.

Otra cosa es que la prensa convencional no se entere. El comandante en jefe (al que el talibanismo le exige palabras gruesas sin entender que cada maestrillo tiene su librillo o como si Aznar en su día con sus gestos grandilocuentes hubiera impedido el regreso de la izquierda al poder) remitió varios mensajes a sus conmilitones como cargas de profundidad. La primera ha sido publicada ya en EC relativa a no enviar recados a través de los medios de comunicación “porque ya sabéis que no los leo…”.

Una segunda advertencia: “En enero comenzará la política…” ¿Qué quiso decir el hamletiano presidente? En opinión de los marianólogos más reputados–profesión exigua por la evidente dificultad que entraña- estaba anunciando un cambio de gobierno tras la Navidad y probablemente al mismo tiempo que se lleva a cabo la Convención Nacional del PP.

La llegada de la “política”, además de llegar, no sería nada si no se visualizara por el pueblo de cara a las no lejanas elecciones europeas. Y eso es fácil de llevar a cabo con otras caras y otras actitudes.

En román paladino, que el cambio en el Gobierno se llevará a cabo, siempre según fuentes de Génova 13 e incluso de dentro del propio Ejecutivo.

Tarea ardua porque a mi asistenta, y desde luego al conserje de la finca en la que habito, los mea culpa de Goldman Sachs les suenan a nada y la calificación de Standard & Poors la confunden con alguna jaculatoria de nuevo cuño que pudiera haber establecido el sorprendente y sorpresivo Papa Francisco.

Puede haber sorpresas en cuanto a los nombres, pero lo sustancial ya lo he firmado en otras ocasiones.

Mariano Rajoy Moncloa