Lo de los jueces y Gallardón
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

Lo de los jueces y Gallardón

Lo primero que tengo que escribir y escribo es que me parece una infamia, hasta que no se demuestre lo contrario,  decir y ventear que el

placeholder Foto: El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón (EFE)
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón (EFE)

Lo primero que tengo que escribir y escribo es que me parece una infamia, hasta que no se demuestre lo contrario, decir y ventear que el Gobierno ha negociado con la banda la excarcelación de etarras.

Pero es este un asunto, unido a la excarcelación de delincuentes comunes, que está engordando a medida que pasan los días.

Tema que ha coincidido en el tiempo con el cambio en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la merienda pantagruélica que se han metido entre pecho y espalda el ministro Alberto Ruiz-Gallardón y el comisionado rubalcabista, Antonio Camacho, aquel oscuro jefe de la Seguridad del Estado que llegó, incluso, a ministro del Interior.

Nunca desde que esta columna ve la luz todos los fines de semana en El Confidencial un asunto ha tenido más “feed back” entre los lectores interactivos. Desde jueces con toga ejecutiva de “ordeno y mando” a abogados en activo. He recibido centenares de emails denunciando el “reparto abominable” entre los partidos que hace imposible cualquier regeneración de un poder clave del Estado democrático.

Incluso, se denuncia que antes de ser votado por el nuevo CGPJ, ya se prepara la investidura de Carlos Lesmes como nuevo presidente de una institución cuestionada y sin credibilidad alguna.

Tengo para mí que Ruiz-Gallardón tenía escasas posibilidades de alcanzar su viejo sueño presidencial. Pero después del “gallardonazo” y del pisoteo de una promesa electoral que no costaba dinero, el kilo de Gallardón toca suelo. Nunca más se le podrá creer nada de nada.

Mil jueces españoles conjurados contra el reparto de los despojos de la señora ciega y sorda están prestos para el pataleo. ¡Veremos hasta dónde llega el ruido!

Alberto Ruiz-Gallardón Jueces Carlos Lesmes