Aguilar, exégeta literario de Rajoy

La verónica con la que se despidió don Alfredo Pérez Rubalcaba del respetable en el Congreso será recordada en los anales

Foto: Miguel Ángel Aguilar. (Efe)
Miguel Ángel Aguilar. (Efe)

La verónica con la que se despidió don Alfredo Pérez Rubalcaba del respetable en su gloriosa e inolvidable intervención en el Congreso para medirse al presidente del Gobierno será recordada en los anales.

Venía el jefe socialista a sustanciar la política del líder del centroderecha sobre una base ideológica: Mariano Rajoy no cree en la “igualdad” porque pertenece a una casta de “brahamanes” que son la éite del solar patrio y, como tal, la especie debe ser protegida.

Pues bien, resulta que la cita del Faro de Vigo, diario en el que el hoy primer ministro escribía en 1983, ya fue recogida por el veterano y sin par periodista Miguel Ángel Aguilar, que a sus años continúa siendo la gran estrella analítica del Grupo Prisa y cuyo talento, lo escribo sin gota de chacota, es inabarcable.

Aguilar se lo recordó a don Mariano ya en la campaña electoral de 2004. Una de las señas de identidad de la izquierda –mucho más en la española que todavía sigue pendiente de su Bad Godesberg– es el igualitarismo de llegada que es cosa sustancialmente distinta del de partida, esto es, la igualdad de oportunidades.

Nada tiene de extraño que Rajoy publicara su tesis política de aquellos años porque, entre otras cosas, el presidente era un ferviente admirador de Gonzalo Fernández de la Mora (El crepúsculo de las ideologías).

Probablemente, Aguilar le hiciera llegar a su amigo (o lo que sea) Pérez Rubalcaba, al fin y al cabo les une Cantabria, su hallazgo de hemeroteca y el socialdemócrata entendió que le venía como anillo al dedo como colofón a su diatriba parlamentaria.

Sucede, sin embargo, que igualdad/igualdad no existe ni en Prisa y mucho menos en el PSOE. 

PD: Por cierto, la María Fuster del Ayuntamiento capitalino que cité el pasado fin de semana como edecana y protegida de Ana Botella es obvio que se trata de María Fuster Cavestany, directora general de Coordinación y Dotación de Áreas Urbanas, y no María Fuster Cerrillo, la joven (29 años) liberal de Nuevas Generaciones que se gana la vida en la consultora ING, ajena a las prebendas y el presupuesto público, aunque en sus ratos libres se encargue de las Relaciones Internacionales de la más joven camada popular. No me permitiría yo bajo tesitura alguna confundir el aire fresco con el modus vivendi presupuestario.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios