Es noticia
Menú
Así se gasta FAES nuestro dinero
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

Así se gasta FAES nuestro dinero

Me gustaría saber a ciencia cierta cuánto dinero de origen público ha recibido la fundación aznarista (decir que está bajo el control del PP es una

Foto: José Maria Aznar y María Dolores de Cospedal. (Efe)
José Maria Aznar y María Dolores de Cospedal. (Efe)

Me gustaría saber a ciencia cierta cuánto dinero de origen público ha recibido la fundación aznarista (decir que está bajo el control del PP es una broma de mal gusto) FAES desde su creación. Por de pronto, este ejercicio se ha llevado 1,7 millones de euros de las arcas estatales sin contar otras ayudas empresariales que conozco para vaya usted a saber qué. Esto es retórico, porque sé para qué.

Pues bien, con ese dineral recibido desde antaño, FAES pone en marcha a su tinglado de Comunicación –al frente del cual está Ana Cabos como dircom- para que al hilo de una resolución firmada por Enrique Presa Cuesta, juez de primera instancia de Pozuelo de Alarcón (sí, Pozuelo de Alarcón, la cuna de la Gürtel, curioso) se dedique “full time” a presionar a medios públicos y privados para que ante el mundo parezca que los emails antiestéticos entre su jefe Aznar y el sospechoso Miguel Blesa –al que el primero colocó en Cajamadrid- los ha escrito este modesto redactor.

Olvida informar la dircom de FAES que el fallo es de primera instancia, que la sentencia no resiste una pasada ni a la luz del sentido común ni de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, ni de las consideraciones del Tribunal Constitucional ni siquiera de otras sentencias del mismo tenor (la referida, por ejemplo, a la diputada Irene Lozano que vino a insinuar el aprendizaje en prácticas mafiosas del Aznar Jr.).

Señores (y señora) de FAES: no fui yo quien presionó a Blesa para que Cajamadrid adquiriera la obra del “amigo” Rueda por valor de 54 millones de euros cuando objetivamente en el mercado valía menos de 3. Ni fue mi hijo el que escribió enfadado a Miguel Blesa diciéndole que su padre estaba dolido porque no había comprado las obras de arte “después de haberse dejado pelos en la gatera por ti”. Esta es la cuestión. Ni fui yo el que introdujo a Francisco Correa, Don Vito, en el PP; ni intervino mi hermana. Ni mi secretario personal fue contratado nunca por Correa y su asqueroso tinglado mafioso. Ni fui yo el que sentó a la mesa del Consejo de Ministros a Jaume Matas; ni fui yo el que tuvo un consejero de Industria (Castilla y León) condenado por corrupción. Ni fui yo el que en la boda de su hija reunió a lo más granado de ese ramillete de por ahora imputados que pasará a los anales de la ética universal que adorna Gürtel. Ni soy yo el sorprendido –como dice estar Luis Bárcenas– porque el juez Ruz no le haya llamado hasta ahora a declarar ni por el “Caso Gürtel” ni en el “Caso Bárcenas”. Ni soy yo el que alabó hasta el paroxismo al “magnífico” alcalde de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda, ni este grandioso prócer de la patria ética hizo carrera política a mi lado.

De modo, señores (y señora) de FAES, que mejor favor harían ustedes a los españoles informando de lo cierto e irrefutable. Por ejemplo encuadernar en uno de esos folletos de su Fundación y que tan caro cuestan al contribuyente los emails que abochornaron a toda España entre su jefe y el excarcelario Blesa. Y si quieren conocer la verdadera cara de su jefe les aconsejo compren dentro de poco un libro titulado “Las mentiras de Aznar”.

Ah, y señora dircom de FAES, lo que usted presiona para que publiquen determinados medios, es sólo una sentencia en primera instancia. Queda baile. Y los emails, insisto, no son de mi cosecha. Y en ese baile, el que más chifle, capador.

Me gustaría saber a ciencia cierta cuánto dinero de origen público ha recibido la fundación aznarista (decir que está bajo el control del PP es una broma de mal gusto) FAES desde su creación. Por de pronto, este ejercicio se ha llevado 1,7 millones de euros de las arcas estatales sin contar otras ayudas empresariales que conozco para vaya usted a saber qué. Esto es retórico, porque sé para qué.

Miguel Blesa Política Tribunal Supremo Jesús Sepúlveda Luis Bárcenas Irene Lozano