Sigena, ese robo catalán: Lambán, silbando, mira al Moncayo

El expolio que los anarquistas catalanes hicieron en el histórico monasterio le importa una higa al presidente de Aragón

Foto: Concentración ante las puertas de Real Monasterio de Santa María de Sigena (Huesca). (EFE)
Concentración ante las puertas de Real Monasterio de Santa María de Sigena (Huesca). (EFE)

La hemeroteca no me dejará por mentiroso. Soy uno de los periodistas nacionales que más acento determinado ha puesto para reparar el robo histórico de las obras de arte que los anarquistas catalanes expoliaron durante la Guerra Civil en el no menos histórico y emblemático monasterio aragonés de Santa María de Sigena.

Lo visité hace menos de dos meses. Solo encontré abandono en medio de una inmensa ruina. Al gobierno sometido del socialista Javier Lambán el asunto le importa tanto como una higa. Sigena es algo más que un monasterio; representa el alma independiente y libre de Aragón, y es una vergüenza histórica que se haya rendido a los feudales catalanes, que solo devolverán lo que no les robaron a los aragoneses mediante la fuerza. Es verdad que la anterior presidenta de Aragón, una tal Luisa Fernanda Rudi, hizo honor a su fama de ir exclusivamente a lo suyo, esto es, que no se distinguió precisamente por batallar sino por su diletancia, salvo que se lo ordenara expresamente su caudillo inmarcesible, Aznar.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. (EFE)
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. (EFE)

La 'princesa de Eboli' fue un desastre sin paliativos como jefa del gobierno autónomo de Aragón y demostró durante ese tiempo su escasa altura para ocupar ningún cargo de postín. Luego, Rudi fue mandada a paseo por los aragoneses en las elecciones; en realidad nunca debió acceder a esa responsabilidad. Siempre le quedó grande aunque estuviera apoyada por el levitador mandarín de Bagdad. Desde que fue arrojada a la orilla del Ebro, anda intentando levantar a Rajoy algún puesto de relevancia institucional; pero la conocen bien para volver a caer en ese error. "¡Qué se pudra en el Senado!", mascullan sus enemigos internos. Y que dé gracias.

Sijena es algo más que un monasterio; representa el alma independiente y libre de Aragón, y es una vergüenza histórica que se haya rendido a Cataluña

Pero es a Javier Lambán al que toca retratarse ahora. Demostrar que tiene cuajo para interpretar a sus conciudadanos y no ceder ante los podemitas inexportables que abrevan en Aragón. Ya intentó entregar la cuchara a los independentistas catalanes en este asunto diluyendo la soberanía y la propiedad de las obras. ¡Una vergüenza!

No es baladí que los responsables que preconizan el 'robo' son los mismos que están permanentemente piándola al Estado por cualquier cosa. Por ejemplo, el inane Zapatero —cada día que pasa aparece como el peor presidente que nunca pudo tener la España moderna y constitucional— entregó los Papeles de Salamanca a los independentistas y estos se niegan a entregar ahora lo que es de Aragón.

Me sorprende que los ciudadanos aragoneses, siempre tan orgullosos de sus ancestros, de su historia y de su ser, estén silentes, callados como muertos y aceptando a unos dirigentes que han decidido rendirse y claudicar en un asunto claro y de justicia para sus intereses. En algo que afecta a su honor y a su historia.

¡Qué vergüenza, Lambán!

Palo Alto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios