Buscando, desesperadamente, espías españoles entre los Mossos

El nuevo director de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler, se ha puesto manos a la obra a buscar como un poseso agentes del CNI entre sus mesnadas

Foto: El conseller de Interior, Joaquim Forn (c) junto al director de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler. (EFE)
El conseller de Interior, Joaquim Forn (c) junto al director de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler. (EFE)

Me informan desde Barcelona que el nuevo jefe de los Mossos, un tal Pere Soler, es un tipo de derivas preocupantes. No me aclaran mucho en qué sustancian esa preocupación pero tampoco resulta muy difícil de colegir.

¿Alguien en su sano juicio puede pensar que un Estado mínimamente constituido puede permanecer inane ante su propio intento de voladura? ¿Alguien mínimamente razonable puede pensar que una organización política como España puede estar silbando en la vía cuando se le intenta hacer la cama?

Bien. Pues el tal Soler, el mismo al que damos pena los españoles porque nos toman el pelo y encima decimos que llueve, se ha puesto manos a la obra a buscar como un poseso agentes del CNI entre sus mesnadas. ¿No sería mejor que llamara al general Sanz Roldán, que es persona de mucha coña y amplio sentido del humor? No le diría un solo apellido pero, sin embargo, aprendería algo.

Cuando España se paseaba de mano en mano como una baratija creyeron que el Estado dejaría de existir tras la "inevitable" intervención del Reino

Me consta que el Gobierno lo sabe todo de todos aquellos que tratan de convertir el Estado en pavesas. ¿Dónde está el problema? ¿Acaso no se llaman Servicios de Seguridad del Estado? Dicho lo anterior, sorprende la escasa madera y la falta de cacumen de los que pretenden convertir esto en Zimbabue. Son mucho más catetos de lo que en principio se podría creer. 'Boettigers' con ínfulas, me sopla un destacado periodista catalán.

El gran problema de los que se echaron al monte es que en aquellos días aciagos, cuando España se paseaba de mano en mano como una baratija, creyeron que el Estado dejaría de existir tras la “inevitable” intervención del Reino por parte de la Unión Europea.

España se salvó de la intervención y el Estado sigue en pie. Y creo, modestamente, que seguirá existiendo por algún tiempo más. ¡Claro!, si el tal Pere lo autoriza.

Palo Alto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios