Cataluña: cuando el CNI alertaba con razón

Los dirigentes catalanes no se tomaron en serio ni hicieron caso a las advertencias del CNI, del FBI y las alertas de los agentes del general Sanz Roldán que anunciaban un atentado yihadista

Foto: Registro de un domicilio en la calle Pont d'Olot de Ripoll (Girona) a raíz de la detención de un presunto implicado en el atentado terrorista de Barcelona. (EFE)
Registro de un domicilio en la calle Pont d'Olot de Ripoll (Girona) a raíz de la detención de un presunto implicado en el atentado terrorista de Barcelona. (EFE)

No es el momento para conclusiones precipitadas porque hoy manda la emoción y las vísceras ante los cuerpos todavía calientes y los malheridos que se debaten en los hospitales catalanes. Pero habrá que sacarlas.


La tarde y noche terribles del 17 de agosto dejaron, sin embargo, una primera impresión 'urbi et orbi': los actuales mandatarios autonómicos catalanes, junto con la regidora barcelonesa, no dan la talla. La Comunidad Autónoma y su capital eran pasto de terroristas sin piedad y el control se les escapaba de las manos. Más preocupados por subrayar sus señas de identidad y apuntalar sus ansias independentistas que por ofrecer seguridad y certezas a los ciudadanos que asistían atónitos a un total desbarajuste. El mundo entero habrá podido comprobar, en efecto, la talla de estos 'estadistas' que son independentistas, sí, pero al mismo tiempo extraordinariamente 'dependientes'.

Ada Colau junto a Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. (EFE)
Ada Colau junto a Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. (EFE)

Un desvencijado Puigdemont tartamudeaba palabras relativas a la “unidad institucional” mientras evitaba hacerse siquiera una foto con el jefe del Gobierno trasladado in situ a la ciudad condal. Mascullaba sin demasiado talento mensajes de paz y fraternidad mientras en Cambrils otros terroristas preparaban una nueva catástrofe. La alcaldesa Colau, en zapatillas, invocaba al espíritu cívico al mismo tiempo que ofrecía el bálsamo de Fierabrás para combatir al leviatán: un minuto de silencio.

¿Qué ha pasado aquí? Sencillamente, que unos terroristas, fanáticos de serlo, se han aprovechado de la frivolidad incontenible de unos irresponsables públicos para perpetrar sus fechorías. El señor Junqueras, a punto del gimoteo, asistía medio ido a las pláticas de su 'president' con cara de mal historiador. ¡Qué espectáculo! Aquí ha pasado lo que la Inteligencia y la Información del CNI venía avisando desde hace años: Cataluña es terreno abonado para el yihadismo.

Por no tomarse en serio ni siquiera hicieron el más mínimo caso a los avisos del FBI que anunciaba un atentado “inminente” a gran escala
Las alertas de los agentes del general Sanz Roldán iban cayendo en la arena, una vez tras otra. Los casi 300 detenidos de los últimos años por parte de la Seguridad del Estado lo fueron en ese territorio. Pero sus mandamases, bien pagados, han preferido seguir en su monte considerando que sus “enemigos” no llevan turbante si no la marca 'made in Spain'. Resultado: ahora Cataluña se les escapa entre los dedos.

Quieren ser independientes en medio de un mundo libre unido frente a la barbarie. Quieren volar como gallinas cuando la amenaza es global y globalizada. Quieren demostrar lo que no son cuando ni siquiera las grandes potencias son capaces de enfrentar solas el desafío terrorista. Por no tomarse en serio ni siquiera hicieron el más mínimo caso a los avisos del FBI que anunciaba un atentado “inminente” a gran escala.

Otro día, cuando los muertos hayan recibido sepultura y los heridos sanen de sus heridas, podremos sacar más conclusiones.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios