El cardenal Cañizares los pone firmes
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

El cardenal Cañizares los pone firmes

Cañizares reivindica un documento de la Conferencia de 2002 que entra en colisión con la solemne declaración del presidente Ricardo Blázquez sobre el quilombo catalán

placeholder Foto: El cardenal arzobispo de Valencia y vicepresidente de la CEE, Antonio Cañizares. (EFE)
El cardenal arzobispo de Valencia y vicepresidente de la CEE, Antonio Cañizares. (EFE)

Me consta que la jerarquía de la Iglesia Católica en España está inquieta, nerviosa, desconcertada. ¡Faltaría más! Después de lo que esos jerarcas (Blázquez, Omella, Gil Tamayo) han perpetrado en los últimos meses dando carta de naturaleza y aliento a los secesionistas desde la “equidistancia”. Tampoco se olvida entre el pueblo creyente (que es quien pone la X mayoritariamente en su IRPF) que ninguno de estos purpurados ha llamado al orden a los mosenes catalanes que utilizan su poder religioso (y sus bienes) para conducirse como 'hooligans' desaforados.

Es también un hecho cierto que el cuarteo en la llamada Conferencia Episcopal Española (CEE) es algo perfectamente descriptible. Es lógico. Aunque no lo parezca, los 'ensotanados' son seres humanos con sus intereses, sus pasiones, sus derivas.

placeholder El cardenal Ricardo Blázquez. (EFE)
El cardenal Ricardo Blázquez. (EFE)

Prueba de esa división es un reciente y demoledor artículo del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en el que, básicamente, reivindica un documento de la Conferencia aprobado en el año 2002 -también con el voto de los obispos nacionalistas- que entra en colisión con la última y solemne declaración del presidente Ricardo Blázquez cuando el estallido del quilombo catalán ponía en cuestión la permanencia de España. El obispo de Solsona, monseñor Novell, el más independentista de todos ellos, ni dignó asistir a la reunión de sus pares. En la desenfilada anda el cardenal de Madrid, Carlos Osoro, que venía para llenar -con el apoyo explícito del Papa Francisco- el hueco dejado por el liderazgo de Rouco Varela. Por lo visto, y comprobado hasta la fecha, se trata de uno de los muchos tigres de papel que pululan por estos lares.

Cañizares recuerda a su pares que “una consulta sobre una eventual autodeterminación debe hacerse con todos los afectados. Porque las naciones, aisladamente consideradas, no gozan de un derecho absoluto a decidir". Concluye: “Las propuestas nacionalistas deben ser justificadas con referencia al bien común…”

Hecho a faltar, sin embargo, algo obvio: no hay nada más opuesto a lo “católico” (universal) que tratar de rezar a un dios pequeño.

Siempre creí que los pastores católicos estaban para alumbrar a su grey, no para confundirlos. Sobre todo cuando se les paga para ello.

Antonio Cañizares Conferencia Episcopal Ricardo Blázquez Independencia de Cataluña