La bronca del jefe de Mercadona

Cierto es que el nuevo aviso de Roig no es algo en sí mismo novedoso: nada de líos, nada de embarres, nada de sinsorgadas… Sentido común, por favor, serenidad y buenos alimentos

Foto: Juan Roig, CEO de Mercadona. (EFE)
Juan Roig, CEO de Mercadona. (EFE)

Juan Roig es persona que habla claro y al que se escucha. Su autoridad moral desde los 86.000 puestos de trabajo que paga todos los meses y los 630.000 indirectos que de alguna forma Mercadona mantiene son atalaya más que suficiente para poder dirigir mensajes a la sociedad y, sobre todo, a los políticos.

Hace unos días, el hombre al que 'Forbes' acredita una fortuna personal de 3.000 millones de euros enmendó la plana al presidente del Gobierno: "No, señor presidente, no… Las grandes empresas pagamos el 22% del Impuesto de Sociedades (no el 7 como afirma Sánchez), pero lo sustancial de sus sermones fueron por otro lado.

Se fue directo a por Sánchez y Casado: "No queremos líos, incertidumbres, peleas… Les pagamos para otra cosa… Queremos las cosas claras para saber a qué atenernos, señor…".

El multimillonario levantino será millonario, pero recoge el sentimiento universal que ahora mismo invade a más de un 95% de la población española sobre estas cuestiones políticas. Nada de líos, nada de embarres, nada de 'sinsorgadas'… Sentido común, por favor, serenidad y buenos alimentos.

Cierto es que el nuevo aviso de Roig no es algo en sí mismo novedoso. Lleva —como otros empresarios señeros a los que habría que escuchar— mucho tiempo predicando en el desierto hasta que un día se harten; en realidad algunos de ellos ya se han hartado y han decidido buscar otros lares en los que asentar sus tiendas de campaña. Me lo decía a la navarra hace unos días otro gran emprendedor, Antonio Catalán ACMarriott: hay cosas que solo ocurren aquí.

Es sencillo: no líos, no incertidumbres, no barro…

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios