La especie veraniega del "España Suma"

Más que una alianza entre las fuerzas no socialistas, el país lo que realmente necesita –como manifiestan los intelectuales constitucionalistas de izquierda– sería un gobierno de coalición

Foto: El presidente en funciones de la Región de Murcia Fernando López. (EFE)
El presidente en funciones de la Región de Murcia Fernando López. (EFE)

Históricamente, la canícula veraniega produce en España una suerte de especies en el dime y direte dignas de mejor causa.

En las últimas semanas, al socaire del monumental fracaso político de unos dirigentes incapaces de ponerse de acuerdo en nada que no sea subirse el sueldo, corre la idea de que si hay elecciones generales el 10 de noviembre el centro-derecha y la derecha podrían acudir juntos a esos comicios, ampliando el experimento –exitoso por lo demás– ocurrido en Navarra en las últimas elecciones autonómicas.

Como idea podría no estar mal; pero no tiene posibilidad alguna de llevarse a cabo. Si no son capaces de ponerse de acuerdo para gobernar territorios como Murcia y Madrid por un quítame de ahí esos sillones, cómo van a dejarse expedito el paso unos a otros…

Los fantasmas y demonios del pasado todavía son demasiado fuertes y ejercen una fatal influencia en el acontecer del presente siglo

Más que una alianza entre las fuerzas no socialistas, el país lo que realmente necesita –como han venido a poner de manifiesto los intelectuales constitucionalistas de izquierda-– sería un gobierno de coalición –en sus formas tradicionales o no– que afronte sin remilgos ni demagogias los muchos y graves problemas que tienen paralizada la nación. El autor, porque conoce el paño, hace mucho tiempo que abandonó toda esperanza al respecto. Los fantasmas y demonios del pasado todavía son demasiado fuertes y ejercen una fatal influencia en el acontecer del presente siglo. Incluso, lejos de unir posiciones en aras al interés general, los polos ensanchan su egoísmo y clarifican sus diferencias.

Ello no es exclusivo de la derecha; ahí tienen el espectáculo que ofrecen a diario los señores Sánchez e Iglesias. Solo los nacionalistas/separatistas parecen tenerlo claro y, desde cualquier punto de vista que quiera otearse la realidad avanzan considerablemente hasta ofrecer la imagen cuarteada de un viejo país en almoneda.

Más que un gran pacto 'made in derecha' lo que se predica en el desierto es por un gran pacto 'urbi et orbi' entre la gente del sentido común que nos saque del atolladero. Vuelvo a insistir: hay que abandonar toda esperanza como Dante a la entrada del V Infierno.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios