¿Dónde está Casado?

Lo sustancial para Pablo Casado es no cometer errores. 89 escaños son bastantes menos de los que consiguió Manuel Fraga, pero las circunstancias son bien distintas

Foto: The european people's party (epp) congress in zagreb
The european people's party (epp) congress in zagreb

Personas conocedoras de la trayectoria y la personalidad del jefe del Partido Popular, Pablo Casado, suelen decir de él que es un tipo con suerte. Hasta la fecha los hechos les dan razón.

Llegó a la planta séptima de Génova 13 gracias a que Feijóo no presentó candidatura y luego las dos señoras decidieron seguir tirándose de los pelos. Solventó el tema del master, y llegó la noche negra del 28 de abril con sus raquíticos 66 escaños. Pero acto seguido, el 26 de mayo Rivera y Abascal le salvaron los muebles con los pactos en el poder local y autonómico.

Solventó el tema del master, y llegó la noche negra del 28 de abril con sus raquíticos 66 escaños

El 10 de noviembre, bien mirado, con sus 89 diputados le colocaron como jefe de la oposición y a poco que los alisios soplen a su favor se colocará a las puertas mismas del palacio de la Moncloa. La sentencia de los ERES -no tan brutal como dicen los “blanqueadores” que se cuentan por centenares- le tapa una puerta dialéctica a los que insisten en la corrupción del PP -que la hubo y grande- porque a partir de ahora quién es el majo que aprieta ese torniquete. Estoy escribiendo de “política”.

-¿Dónde está Casado?, se preguntan algunos predicadores alzando la voz en sus púlpitos?

-En Croacia, en la magna asamblea del Partido Popular Europeo que es una de las transnacionales políticas más importantes del mundo, contestan los guardianes del jefe.

Su oferta, razonable, de suscribir Pactos de Estado con Sánchez, caerá en el vacío; no entiendo bien cómo algunos de los que fueron sus mentores y dicen amarle pretenden que la burra vuelva al trigo.

Lo sustancial para Pablo Casado es no cometer errores. Ni dar cuartos a los pregoneros. 89 escaños son bastantes menos de los que consiguió Manuel Fraga, pero las circunstancias son bien distintas. Crecer personalmente y ampliar el espectro. Que al día de hoy es mayoritario en una sociedad española cansada, desilusionada y harta.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios