Carta de la jefa de la UE a una ciudadana española

Una española 'working class' escribió a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para expresarle su "máxima angustia"

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters)

Han llegado hasta la mesa de este columnista noticias ciertas acerca de diversas misivas intercambiadas muy recientemente entre una ciudadana española 'working class' y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que al fin y a la postre es la jefa del gobierno de la Unión.

¿Cómo fue ello? Sencillo. Por una vez la euroburocracia que tanto agobiaba a Margaret Thatcher ha sido derrotada por una mujer común de la España que no es feliz.

La corajuda dama española, preocupada por la deriva que ha tomado su país, decidió tomar la pluma y apelar a Europa a la máxima instancia ejecutiva de la multinacional política para expresarle su "máxima angustia" por las cosas que están sucediendo en la que todavía es la cuarta potencia económica de la UE. Subrayaba la interpelante a doña Ursula la "falta de gobernabilidad de un país de la Unión contra los criterios y valores básicos que informaron la alianza desde el Tratado de Roma hasta nuestros días…".

Además, alerta en su misiva de la ruptura desde el poder gubernamental presidido por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de todos los consensos básicos que hicieron posible no solo la Transición política española a la muerte del general Franco, sino que pone en cuestión los magníficos cuarenta años de "sociabilidad y libertad que se llevaron a cabo en nuestro país".

"Necesitamos su ayuda, señora Von der Leyen y la de todas las instituciones comunitarias y de sus gobiernos… No pueden ignorar lo que está sucediendo aquí con el Estado en desguace y en clara bancarrota…".

Respuesta, en correcto inglés, de la presidenta de la Comisión Europea:

"Señora, no tenga miedo, ni ninguno de sus compatriotas españoles… España es Europa y tenga la seguridad que no les dejaremos solos…".

Aquí me quedo.

Palo Alto