Es noticia
Menú
Coronavirus: entre la valentía y la irresponsabilidad
  1. España
  2. Segundo Párrafo
Marta García Aller

Segundo Párrafo

Por

Coronavirus: entre la valentía y la irresponsabilidad

¿Estamos preparados para el autoaislamiento voluntario que piden desde el Ministerio de Sanidad? ¿Somos de fiar cuando se nos pide una mayor responsabilidad?

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Hace unos días, una señora en el aeropuerto de Zaragoza le decía con desparpajo a una cámara que se iba a Bérgamo sola porque su marido se había “rajado”. El viaje era un regalo que ella le había hecho por su cumpleaños y, como la región italiana se había convertido en la zona cero del coronavirus en Europa, él había preferido quedarse en casa porque, según su mujer, “le entró miedo”. Ese vídeo del 'Heraldo de Aragón' se hizo viral. Nos hizo mucha gracia que la señora no temiera disfrutar sola de sus vacaciones en Italia, aunque fuera en una zona de riesgo a la que se recomendaba no viajar (en el vídeo, decía que no le iba “a pasar nada” y que llevaba cuatro mascarillas “de las buenas”). Mucha gente en Twitter y WhatsApp, seguro que les suena, se declaró “muy fan” de esa actitud. "Me voy sola. En casa no me quedo", decía antes de embarcar.

Una semana más tarde, lo que se ha vuelto dramáticamente viral, en la acepción más infecciosa del término, es el coronavirus en Lombardía. Unos 16 millones de personas permanecen en cuarentena en Italia y el número de muertes causadas por el virus no para de aumentar, hasta rozar las 400 (133 fallecidos más en un solo día). Las estrictas nuevas medidas de cuarentena impuestas por el Gobierno italiano afectan a una cuarta parte de la población, aunque todavía no se han suspendido todos los vuelos.

La señora que no temía irse de vacaciones a Bérgamo ya ha regresado de su viaje sin aparentes síntomas. Pero resulta que es una pediatra del hospital de Calahorra. Empieza ya a hacer menos gracia esta historia, ¿verdad? Una persona que trabaja atendiendo a niños enfermos viajó por placer a Bérgamo en plena epidemia del coronavirus. Con ese titular, no hubiera tenido tantos fans.

Cuenta 'Larioja.com' que el Sistema Riojano de Salud solo ha tomado medidas preventivas, pidiéndole a la pediatra que no se reincorpore a trabajar los próximos 14 días, tras recibir presiones de la plantilla. Los trabajadores del Hospital de Calahorra pidieron mayores medidas de protección antes de que se reincorporase, así como que se le realice el test del Covid-19, algo que a las autoridades inicialmente no les parecía necesario. El resto de la plantilla del hospital asumirá las consultas de la pediatra durante las dos semanas de ausencia forzosa, así como las guardias y carga de trabajo hasta el próximo día 18. El comunicado del comité de empresa aclaraba que antes de viajar a Italia, la doctora había dado “cumplida información a la dirección de la Fundación Hospital de Calahorra”. Ella no había incumplido ningún protocolo.

Estrecharle la mano a alguien o darle dos besos está desaconsejado ya oficialmente en países vecinos como Alemania, Francia e Italia

Muchas cosas están cambiando con el coronavirus. Desde la cantidad de rollos de papel higiénico que algunas familias consideran necesario almacenar en casa a lo en serio que las empresas han pasado a tomarse el teletrabajo, del que llevaban años presumiendo solo en la teoría. Estrecharle la mano a alguien o darle dos besos está desaconsejado ya oficialmente en países vecinos como Alemania, Francia e Italia, donde también se están cancelando eventos masivos que reúnan a más de 1.000 personas. Como no se pueden prohibir los besos, las autoridades apelan a la responsabilidad individual.

Este es el verdadero reto al que nos enfrentamos como sociedad frente al coronavirus: la responsabilidad. Está cundiendo cierto desconcierto cuando, en vez de prohibirnos cosas, las autoridades apelan a que seamos nosotros los que tengamos cuidado. Ante la multitudinaria manifestación del 8-M, las autoridades se limitaron a pedir a la población que se abstuviera de asistir si sentía algún síntoma del Covid-19 (como tos o fiebre). Tampoco Vox suspendió su acto en Vistalegre. ¿Estamos preparados para el autoaislamiento voluntario que piden desde el Ministerio de Sanidad? ¿Somos de fiar cuando se nos pide una mayor responsabilidad?

La mayor parte de las víctimas por el Covid-19 son personas mayores de 80 años que sufrían dolencias previas. Pero no estar en los grupos de riesgo no significa que uno no deba tomarse en serio las medidas de protección de un virus altamente contagioso que podría colapsar los sistemas de salud si no se escalona su expansión. No estar en el grupo de riesgo no nos exime de la responsabilidad individual de adoptar las medidas necesarias para evitar que la población más vulnerable se contagie. El equilibrio está en tomárselo en serio y, a la vez, mantener la calma. No debería hacer falta que nos prohíban ir de vacaciones a Bérgamo para darnos cuenta de que no es una buena idea.

Hace unos días, una señora en el aeropuerto de Zaragoza le decía con desparpajo a una cámara que se iba a Bérgamo sola porque su marido se había “rajado”. El viaje era un regalo que ella le había hecho por su cumpleaños y, como la región italiana se había convertido en la zona cero del coronavirus en Europa, él había preferido quedarse en casa porque, según su mujer, “le entró miedo”. Ese vídeo del 'Heraldo de Aragón' se hizo viral. Nos hizo mucha gracia que la señora no temiera disfrutar sola de sus vacaciones en Italia, aunque fuera en una zona de riesgo a la que se recomendaba no viajar (en el vídeo, decía que no le iba “a pasar nada” y que llevaba cuatro mascarillas “de las buenas”). Mucha gente en Twitter y WhatsApp, seguro que les suena, se declaró “muy fan” de esa actitud. "Me voy sola. En casa no me quedo", decía antes de embarcar.