Rosa Valdeón, de la vergüenza ajena a la vergüenza propia
  1. España
  2. Tribuna
Antonio S. Maeso

Tribuna

Por

Rosa Valdeón, de la vergüenza ajena a la vergüenza propia

A primeros de septiembre era ella la que exigía la renuncia del ex ministro Soria a la candidatura del Banco Mundial. Ahora le ha tocado a ella estar en la picota

Foto: La vicepresidenta de Castilla y León, Rosa Valdeón (PP), acompañada por el consejero de la Presidencia, José Antonio de Santigo-Juárez. (EFE)
La vicepresidenta de Castilla y León, Rosa Valdeón (PP), acompañada por el consejero de la Presidencia, José Antonio de Santigo-Juárez. (EFE)

"Que algunos políticos dejen de hacer daño a la política de verdad", decía Valdeón, médico de formación.

La política zamorana, sin pelos en la lengua, acababa así con las pretensiones norteamericanas de Soria, político detestado por gran parte del PP de Castilla y León, región de la que Valdeón era hasta ahora vicepresidenta del Gobierno.

Valdeón ha tocado muchos palos en política desde que abandonara la gestión sanitaria -es funcionaria de la Administración- para incorporarse a la Junta de Castilla y León.

Fue consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades en 2003, procuradora en las Cortes de Valladolid, alcaldesa de Zamora con mayoría absoluta y vicepresidenta del Ejecutivo regional. El presidente de Castilla y León,Juan Vicente Herrera, ha tenido siempre predilección política por Rosa Valdeón, a la que desde hace años se le considera su delfín.

El incidente de tráfico había colocado a Valdeón contra las cuerdas, víctima de sus propias palabras. Y ahora era ella la que estaba en la picota, levantando polvo

Algunos interpretan su paso a la vicepresidencia de la Junta al inicio de esta última legislatura como un guiño para colocarla en el cajón de salida para la carrera por el relevo en la presidencia del Ejecutivo castellano y leonés que Herrera intenta abandonar desde hace tiempo tras un largo periodo de mayorías absolutas.

De hecho, Herrera es uno de los barones de mayor peso en el Partido Popular y, también, de los más reivindicativos, como se demostró en su día con la minería del carbón, el cierre de Garoña, el copago farmacéutico, la financiación autonómica o la defensa de la igualdad en el límite de gasto.

Valdeón ha arrojado la toalla este sábado tras conocerse que el pasado viernes fue retenida por conducir sobrepasando la tasa de alcoholemia. El automóvil de Rosa Valdeón habría golpeado la rueda de un camión que circulaba por la A-6, aunque la política habría continuado su marcha a gran velocidad sin detenerse.

Algunos interpretan su paso a la vicepresidencia como un guiño para colocarla en el cajón de salida para la carrera por el relevo en la presidencia

El incidente de tráfico había colocado a Valdeón contra las cuerdas, víctima de sus propias palabras. A primeros de septiembre eran ella y parte del PP y de la sociedad los que exigían la renuncia del ex ministro Soria a la candidatura del Banco Mundial, que él mismo sirvió en bandeja por orden de Moncloa. Ahora era Valdeón -también hasta la fecha miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PP- la que estaba en la picota, levantando una polvareda en las redes sociales difícil de capear.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, antes de hablar con Herrera y dimitir, Valdeón calificó el incidente de tráfico de "error o imprudencia que tengo que asumir". Casi al final de su alocución, se mostró lacónica: "Daría cualquier cosas por no tener que estar contando esto".

Castilla y León José Manuel Soria