La cogobernanza del hortelano
  1. España
  2. Tribuna
Francisco Igea

Tribuna

Por

La cogobernanza del hortelano

No tiene sentido apelar a la cogobernanza y no dar los instrumentos necesarios a las comunidades para que puedan gobernar. Ni gobiernan, ni nos dejan gobernar

placeholder Foto: El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. (EFE)

Acabamos de saber hoy que el gobierno de la nación ha puesto recurso a la decisión de adelantar el toque de queda anunciada el viernes por el presidente de la junta. Recordemos que el presidente de la Comunidad es autoridad delegada y por tanto es gobierno. Es por tanto dudoso que una administración recurra contra sus propios actos.

Esta medida ha sido tomada por nuestro presidente al amparo del artículo 10 de la prórroga del estado de alarma, artículo que permite modular el mismo. Debemos de recordar que varias comunidades, bajo el amparo de ese mismo artículo 10, modificaron los horarios dispuestos en el artículo 5 extendiendo su límite, en algunos casos, hasta las 01:30 durante las festividades navideñas. Esta modificación, que realizaron las autoridades para “celebrar” las fiestas se hizo, según informa el propio gobierno en su nota de prensa, para proteger el derecho a la libre circulación. Argumenta el gobierno que está previsión normativa del artículo 10 se realizó para aliviar, no para restringir, y que por tanto no cabe nuestra decisión.

Esa afirmación no se corresponde con el artículo 10 que indica que se podrán “modular” los horarios a la vista de los “indicadores epidemiológicos”

Esa afirmación no se corresponde con la literalidad del artículo 10 que indica que se podrán “modular” los horarios a la vista de los “indicadores epidemiológicos”. Parece ser que, según el gobierno, las autoridades delegadas si pueden utilizar ese artículo para proteger el derecho a la movilidad, pero no para preservar el derecho a la salud y a la vida de sus ciudadanos. Se argumenta en muchos foros que no hemos comunicado nuestra intención al gobierno. Esto no se corresponde con la verdad. El presidente anunció su intención el viernes tanto al ministro como al conjunto del gobierno. Dice ahora el ministro que se aviene a negociarlo. Sin embargo durante meses hemos solicitado al gobierno un cambio normativo que nos permitiera incrementar las restricciones sin éxito. En las actas de los consejos Interterritoriales está reflejado cuántas veces hemos hecho esta misma petición.

La velocidad de expansión del virus no admite demoras. En nuestra comunidad el ritmo de crecimiento está completamente desbocado y cada día que nos retrasamos en la toma de decisiones miles de ciudadanos se infectan y decenas, pronto centenares, pasarán a engrosar la lista de fallecidos diarios. 3.000 infectados diarios en nuestra comunidad suponen cifras inasumibles para el sistema sanitario y sobre todo inasumibles para quienes tenemos un concepto del gobierno como administración al servicio de los ciudadanos. Un gobierno que se precie no puede mirar impasible como miles de ciudadanos pierden la vida cada día.

Foto: Foto: EFE

Cierto que fruto de la enfermedad, pero también fruto de la lentitud y la desidia en la toma de decisiones. Todos sabemos como se debe actuar. Test masivos, estrategias de rastreo y aislamiento, todo ello se ha puesto en marcha y ha sido efectivo. Sin embargo no está resultando suficiente y el crecimiento de esta tercera ola es alarmante. Los países de nuestro entorno: Francia, Inglaterra, Portugal, Irlanda... todos han tomado todos medidas restrictivas para frenar el crecimiento explosivo de esta tercera ola. Nosotros hemos tomado durísimas medidas para algunos sectores, procediendo al cierre completo de la hostelería, las grandes superficies y los gimnasios. Lo hemos hecho porque es ahí donde la evidencia indica que hay mayor riesgos porque fueron efectivas en noviembre. Solo nos queda, antes del confinamiento, limitar el contacto social de mayor riesgo y para ello es imprescindible, al menos, aumentar el toque de queda. Fiestas privadas, botellones, reuniones, estos son los eventos que concentran más brotes y solo hay una manera de limitarlos efectivamente. Establecer un toque de queda lo suficientemente temprano para evitarlo o confinar a la población. De nada sirve el cierre de otras actividades comerciales que no han demostrado mayor riesgo. El gobierno pretende que continuemos castigando la economía cerrando otros sectores sin evidencia de que ello vaya a mejorar la situación sanitaria.

Ni gobiernan, ni nos dejan gobernar

No tiene sentido apelar a la cogobernanza y no dar los instrumentos necesarios a las comunidades para que puedan gobernar. Esto es más bien la “cogobernanza del hortelano”. Ni gobiernan, ni nos dejan gobernar. La presentación del recurso es sin duda una buena noticia. Siempre hemos estado a favor del estado de derecho y de compatibilizar estado de derecho y salud. Insistimos: Todos los países de nuestro entorno han tomado medidas similares, o más duras, y todos ellos son democracias consolidadas. Si nuestro sistema no nos lo permite en este país no será porque exista incompatibilidad entre ambos derechos sino porque el legislador no ha realizado su trabajo adecuadamente durante este año de pandemia.

Mientras el gobierno se toma su tiempo el reloj de arena avanza y en cada granito de arena se va la vida de un español. Esperamos confiados el resultado de la justicia. La justicia es siempre, hoy también, una garantía.

Comunicado