Un rayo de luz en medio de las tinieblas

Es posible que no lo hayamos visto todo, aunque me inquieta que estemos descartando la posibilidad de un suelo sostenible

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Hemos vivido una de las correcciones más violentas de la historia. Y la más rápida. Esta semana hemos vivido el alza más contundente del Dow Jones de Industriales desde 1933. Es posible que no lo hayamos visto todo, aunque me inquieta que estemos descartando la posibilidad de un suelo sostenible.

El retorno de los últimos 20 años en los índices norteamericanos está por debajo del 5 por ciento anual compuesto, un nivel no visto desde 1947… Quizá conviene darse cuenta de que para que el retorno de 1947 fuera tan pobre, previamente el mercado había tenido que vivir un crash cercano al 90 por ciento, desarrollado durante tres años devastadores que formaron parte de la gran depresión. Hoy estamos ahí sin haber tenido que atravesar semejante desgracia.

Los únicos momentos que recuerdan aquel pobre retorno de 1947, y el que tenemos hoy en día, están claramente marcados en el calendario: 2009, para lo que tuvimos que vivir el reventón de la burbuja tecnológica en 2000 y el de la burbuja inmobiliaria en 2007, y el de los años 1975/1982, para lo que entre 1966 y 1974 el mercado tuvo que vivir en un proceso lateral/bajista de 10 años con tres correcciones de gran dimensión, especialmente la que terminaba en 1974 tras un mercado bajista cercano al 50 por ciento; poniendo tal cifra fin al ciclo bajista en lugar de abrirlo como había pasado en 1929.

Si uno observa el siguiente gráfico, podrá darse cuenta de que es bastante extraño verse en medio de este tipo de movimientos violentos. Y de que con la excepción de 1929 casi todos ellos habrían ofrecido la oportunidad de conseguir jugosas ganancias en no muchos años. Hoy el 80 por ciento del crédito de los norteamericanos no está invertido en Wall Street. Hoy, Estados y Bancos Centrales no parecen estar dejando al mercado a su suerte como sucediera en 1929.

¿Qué ha pasado esta semana?

Pues de la mano de esa recuperación histórica del mercado norteamericano que comentaba líneas arriba, podemos hablar de soportes confirmados como tales, soportes que, funcionando, habrán ofrecido una oportunidad de inversión de las que uno toma consciencia muchos años después de que se produzcan, cuando la amígdala ya no es el vector director de los acontecimientos.

El DAX30 ha podido ser comprado al mismo nivel que en los máximos de 2000 y 2007, como algún otro índice muchos años después. Le hacía esa reflexión a mis clientes mientras el mercado se dejaba un 10 por ciento en Europa de forma más o menos general hace dos lunes, invitándole a comprar.

Luego he insistido con el S&P500 aunque el soporte no era tan espectacular, aunque hablemos “sólo” de un primer gran soporte horizontal para el S&P500 total return tomando como referencia el mercado alcista que renace en 2009, aunque el Dow Jones de Industriales en versión price return haya corregido casi el 50% DEL MOVIMIENTO 2009-2020.

Sobre esos grandes soportes, en medio de las tinieblas, se ha producido un impresionante rebote que ni siquiera la recaída de ayer afea en exceso: tenemos pautas envolventes en gráfico semanal que en Europa han conseguido cerrar el último de los tres grandes huecos bajistas desplegados por el mercado en tres lunes negros. Y aunque es cierto que la volatilidad no acaba de relajarse y eso es inquietante, no lo es menos que esto es lo que necesitas ver para plantearte que algo más que la sobreventa de muy corto plazo puede estar enfrentándose a los bajistas.

Un sentimiento bajista inconfundible

Hay varias cosas que uno espera ver en la formación de un suelo en tendencia, para tener mentalidad antitendencial y enfrentarse a la violencia bajista. Un VIX en 50 o inmediaciones - me preocupa que estemos claramente por encima-, un ratio pul/call media 10 sesiones en 1,15 o idealmente por encima de 1,25, y un diferencial entre alcistas y bajistas por debajo de cero en Investors Intelligence.

Del ratio put/call ya hablé la semana pasada, gráfico en mano, para terminar mi tribuna; advirtiendo de que un mercado alcista no está roto mientras se mantengan en pie algunas cosas. Es así por violenta que sea la tormenta que los pone a prueba. Que el ratio put/call ya se haya venido abajo con fuerza refuerza a las citadas pautas envolventes semanales sobre soportes estructurales en medio plazo en Estados Unidos y en largo plazo en Europa.

Comentaba también que esperaba ver las lecturas pertinentes en Investors Intelligence, y así ha sucedido como puede verse en el siguiente gráfico… Que el diferencial vuelva a situarse por encima de cero, con un fuerte rebote como el que ha tenido ya el RSI semanal al sutarse de nuevo por encima de 30 nuevamente -no se habían visto estos niveles de sobreventa similares desde los mínimos de 2008, casi al final del mercado bajista), es algo que también necesitamos para que la luz de las velas semanales desplegadas esta semana brille con más luz pese al terrible cierre de trimestre que las bolsas, inevitablemente, plantean.

Bolságora
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios