Cómo Google o Facebook dominan tu mente
  1. Mercados
  2. De Vuelta
Javier Molina

De Vuelta

Por

Cómo Google o Facebook dominan tu mente

El control que muchas aplicaciones o buscadores ejercen sobre nosotros es total. Si buscas algo, te perseguirán con ofertas durante días incluso habiendo borrado las cookies.

placeholder Foto: (REUTERS/Dado Ruvic/Files)
(REUTERS/Dado Ruvic/Files)

El control que muchas aplicaciones o buscadores ejercen sobre nosotros es total. Si se te ocurre explorar algún alojamiento en Mallorca para el próximo puente, lo hayas contratado o no, te perseguirán con ofertas durante días incluso habiendo borrado las cookies. Si entras a ver una prenda de vestir en una tienda online sin llegar a comprar, al día siguiente tendrás un mail personalizado ofertándote esa misma ropa. Y cómo te dé por entrar en un broker online en busca de mejores tarifas, esos videos infumables de productos varios, aparecerán en medio de los dibujos que les has puesto a los niños. La manera en la que circula la información en la red se va modificando con el paso del tiempo y lo que en principio parecía una oportunidad para todos, se está convirtiendo en el inicio de un gran problema.

Foto: Surian Soosay (Flickr | Licencia Creative Commons 2.0)

Cuando entramos en Facebook y añadimos una foto o comentario, éste no se lo mandamos a nuestros amigos directamente, sino que primero va a la red social y es ésta la que lo distribuye posteriormente. Esa información no es nuestra, sino que es propiedad de Facebook que la terminará utilizando para conocer mediante algoritmos varios, nuestros gustos y preferencias y así poder sacar partido económico sin consentimiento alguno. Pinchar en unos enlaces u otros llevan a la larga y gracias a esos datos que tienen de nosotros, a que se personalicen las impresiones que nos muestran hacía la tipología que más demandamos. De este modo, si soy un simpatizante de Ciudadanos y me gusta entrar en ciertas referencias que mi red comparte sobre ese grupo, el resto de enlaces políticos que me mostraba Facebook en un inicio neutro, tenderán a desaparecer hasta perder el acceso a otros pensamientos políticos que se siguen moviendo por parte de mis mismos contactos o amigos. En este caso, han decidido por mi lo que puedo o no puedo ver.

El caso de Google

El caso de google no es diferente y si realizamos una búsqueda dos personas sobre una misma materia, los resultados obtenidos nada tienen que ver. Podría darse el caso que, un inversor que tiende a leer informes o noticias de analistas más optimistas sobre la evolución del mercado, terminase por ser referido solo a ese tipo de corriente. Poco a poco, la red nos termina por mostrar solamente aquello que queremos ver. De ese modo y en caso de momentos de euforia de los mercados como el actual, esta configuración y tratamiento de datos incrementarían esa sensación de auto-confirmación pues la información estaría sesgada. La relevancia es el criterio que domina actualmente muchos de esas aplicaciones y no parece lo mejor en ningún caso.

Si analizamos en Google analitics lo sucedido en el mercado de criptoactivos, los datos son muy curiosos. Existe una cierta correlación entre búsquedas y el precio del bitcoin (BTC). La explosión de las cotizaciones coincide con un incremento del número de búsquedas en noviembre y diciembre de 2017. Por el contrario, así como aquellas descendían entrando en el mes de enero de 2018, los precios sufrían la misma suerte. Coincidencia o no, parece cuadrar con lo anterior y existe un peligro cada vez mayor de terminar manipulados de una u otra forma.

placeholder Gráfico sobre Google Search Trends
Gráfico sobre Google Search Trends

Así las cosas y mientras que la importancia de Blockchain como protocolo descentralizado que rompa con esta dinámica, adquiere en este entorno una relevancia interesante, deberíamos tener claras las reglas del juego para no quedar aislados en nuestro entorno particular. Los criterios que se usan en la red nos pueden llevar a no contemplar otros puntos de vista o no poder acceder a otras ideas y, como en el caso anterior, a provocar un movimiento grupal con impacto en nuestra mente y en nuestros bolsillos.

Google Facebook
El redactor recomienda