Las dos reglas que debe seguir para hacerse rico en bolsa

Las dos reglas que debes seguir son las de tener un horizonte temporal suficientemente largo y contar con una metodología de compra correcta

Foto: Warren Buffet. (Reuters)
Warren Buffet. (Reuters)

Hace unas semanas explicaba que, una vez definido el riesgo que cada uno puede asumir al invertir en bolsa, uno tiene que dedicar el 1% del tiempo a comprar y el restante 99% a mantener. A largo plazo y para aquellos que no pueden llevar a cabo más profundos análisis, pegarse a un índice ha resultado ser hasta la fecha, la mejor forma de generar rentabilidad a largo plazo. Obviamente, el haberlo hecho utilizando un índice puntero como el S&P500 o el Nasdaq, cuyos principales componentes presentan crecimientos de negocio sostenidos en el tiempo, ha generado mucho más valor que hacerlo con uno compuesto por acciones de sectores con menores perspectivas futuras.

Sin embargo, para ganar dinero de verdad en bolsa, hay que dar con aquellas acciones que rompen el mercado. Si nos fijamos en Warren Buffet y otros grandes inversores, estos diversifican poco y toman posiciones muy fuertes cuando ven claras oportunidades. En el caso del primero y según su cartera a finales de marzo de este año, un 35% se concentra en las acciones de Apple. Este porcentaje sube hasta el 75% del total si observamos los primeros 6 nombres. Obviamente, el riesgo de esta concentración es mucho mayor que el asumido cuando se invierte de forma más diversificada o mediante un índice, no siendo intención del autor emitir juicio alguno al respecto, pues es uno mismo quien debe analizar las ventajas y desventajas de una u otra estrategia.

Para explicar por qué operan de esta forma esos grandes inversores, en contra de lo que ellos mismos recomiendan al resto, basta mirar la historia para descubrir como el 25% de los componentes de un índice son los responsables del alza del mismo, y sólo un 6% lo consigue batir de forma muy excepcional (por más de un 500%). Un estudio de hace unos años que toma como referencia el Russell 3000, analizó el comportamiento de unas 8000 acciones (incluyendo cambios, altas y bajas en el índice, etc.) contra el índice en un periodo superior a 20 ejercicios, llegando a las siguientes conclusiones: 2 de cada 5 acciones generan pérdidas en el tiempo observado, casi 1 de cada 5 experimenta pérdidas superiores al 75% y el 64% de los componentes del Russell 3000 son incapaces de batir al índice.

El siguiente gráfico es muy ilustrativo con respecto a la distribución de los rendimientos de cada título individual frente a su activo de referencia y explica, en buena medida, por qué la inversión diversificada es más adecuada para la mayoría de inversores y como, solo los mejor preparados y con mayores conocimientos, tienden a concentrar el riesgo (y las probabilidades de rentabilidad) en unos pocos títulos.

En el caso de Buffet pareciera que sigue una aproximación similar a la que se hace en Venture Capital. Según esto, estaría asumiendo el principio de Pareto por el cual, el 20% de los componentes de la cartera generarán el 80% de rentabilidad lo que implica que, como gestor, te dedicarás a concéntrate en tus ganadores en una visión claramente de largo plazo.

Si tratamos de explicar ahora lo que sucede en el S&P500 en la actualidad, los resultados no difieren en mucho de los anteriores. A día de hoy, de los 505 títulos que componen el índice, solo 75 están en positivo en el año, casi 400 pierden más de un 10% y 370 acciones cotizan con caídas anuales mayores al 20%. En el lado positivo, 25 de los 505 integrantes del S&P500 ganan más de 30% en 2020 y los 4 primeros, se anotan revalorizaciones superiores al 75%. Si además los separamos por tamaño, esta misma concentración se da en la actualidad. Con datos hasta primeros de mes, el Top 10 por capitalización acumulaba un alza del 9,6% en el ejercicio. Las de menos tamaño, sin embargo, son las que más pierden este ejercicio.

Así las cosas, estudiando lo sucedido en el pasado y cómo actúan los mejores inversores, las dos reglas que debes seguir son las de tener un horizonte temporal suficientemente largo y contar con una metodología de compra correcta. La primera regla ya la comenté hace un tiempo en esta misma sección y cuyo resumen es aquel de se debería invertir siempre a largo plazo. Con respecto a la segunda, la estrategia se centra en entender cómo debe comprarse una acción o índice determinado, evitando aspectos psicológicos que llevan a no hacer nada (miedo) o a precipitarse (euforia). Como ser capaz de “adivinar” cuál será el próximo Amazon o Facebook es cosa de pocos, uno debe centrarse en adquirir una metodología correcta.

Esta debería incluir técnicas de adquisición espaciada de títulos (DCA), seguir acumulando activos ganadores, deshacer posiciones cuando la tesis de inversión falla, aprovechar las fuertes correcciones que mejoran los múltiplos para aumentar porcentajes y poner a funcionar el efecto del interés compuesto vía dividendos y beneficios. Aplicar estas reglas en el tiempo ha demostrado hasta la fecha, ser capaz de propiciar una rentabilidad sostenida en el tiempo y acorde al riesgo que cada uno quiera asumir. Solo así se podrán aumentar las probabilidades de terminar con una cartera ganadora en el largo plazo.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios