La importancia del ahorro en tiempos de coronavirus

Hay que convertir el ahorro en un hábito, con independencia de la cantidad que se pueda destinar al mismo, realizado de forma periódica y a modo de obligación

Foto: iStock
iStock

A la hora de enfrentarse a un momento de crisis económica como el actual, haber tenido capacidad y disponer de ahorro, puede marcar una clara diferencia al tiempo que se reduce el impacto social provocado por aquella. Y más cuando los cambios introducidos por el trabajo desde casa, consecuencia del confinamiento y la nueva normalidad, están provocando pérdidas de empleo que tardarán tiempo en recuperarse.

Utilizando datos de Estados Unidos y a ese respecto, se está observando que los empleados con mayor formación y capacidades, están tardando menos en volver a conseguir un empleo y lo mismo sucede con los salarios. En ese sentido, el coronavirus está generando un incremento aún mayor de la pobreza, azotando a las clases sociales menos aventajadas y haciendo aún más necesario el disponer de ahorros con los que poder afrontar esos momentos del ciclo.

.
.

El secreto para incrementar los ahorros, bien sea para crear reservas de emergencia, para la jubilación o para cualquier otro motivo, pasa por separar la mayor cantidad posible de los ingresos una vez éstos se reciben (descontados los gastos fijos), sin esperar a lo que quede al final. De esta forma se evitan otros gastos y la tentación a consumir.

Hay que convertir el ahorro en un hábito, con independencia de la cantidad que se pueda destinar al mismo, realizado de forma periódica y a modo de obligación, incorporando esa partida en los presupuestos familiares. Lo suyo es hacerlo de forma automática, programando por ejemplo una transferencia de una cuenta a otra específica, y dando cabida a ingresos extras que se puedan generar tras la reducción de deudas o gracias a ciertos ingresos adicionales.

Invertir correctamente ese ahorro es otra de las labores que nos queda. Si bien una parte se puede destinar al llamado fondo de emergencia, el resto hay que colocarlo en inversiones sencillas, baratas y fáciles de comprender. En ese sentido, lograr exposición a la mayor economía del mundo (o a un conjunto de ellas) no parece difícil ni caro. La revolución experimentada en la industria de inversión, con guerra de comisiones incluida, facilita mucho esta labor. Si con un ETF o un Fondo Indexado sobre el mayor índice del mundo, logro exposición a esa economía (y a una parte de la mundial), con un coste de casi el 0% de gestión, no necesito mucho más.

Fíjese que lo que comentamos es lo que viene haciendo el 1% de la población que mayores ingresos tienen. En concreto y con respecto a los fondos de inversión, esa pequeña parte de la población tiene más de la mitad del importe colocado en esos vehículos. Al no existir barreras de entrada, cualquiera con cualquier importe puede participar del mercado, solo quedando pendiente la voluntad de hacerlo.

.
.

Según datos de Hocelot, los españoles ahorraron en 2019 una media del 27% de sus ingresos, lo que significa unos 330 euros al mes. Si bien se trata de una media que puede resultar elevada, veamos lo que hubiera ocurrido si un trabajador hubiese destinado a este tipo de ahorro e inversión, 50 euros mensuales desde 2010 y hasta la fecha.

De esta forma y empezando en enero de 2010, cada mes se invierten en el mismo producto 50 euros. Se mantiene la posición hasta la fecha (129 meses) y se comprueban los resultados a día de hoy. Para tener escenarios distintos, suponemos tres activos posibles. Una posición 100% invertida en renta variable de la mayor economía del mundo (S&P500, Portfolio 1); otra posición (Portfolio 2) invertida utilizando la regla del 60% renta variable (S&P500) y 40% renta fija (AGG); y una tercera (Portfolio 3) donde el 100% se destina a renta fija (AGG).

Mientras que el monto de capital destinado ha sido de 6450 euros (129 meses), observamos cómo la rentabilidad del activo subyacente más el poder del interés compuesto, ha generado un rendimiento ponderado anualizado del 13% para el caso del Portfolio 1, un 9,55% para el Portfolio 2 y un 4,02% para el Portfolio que solo invierte en renta fija.

.
.

.
.

Así las cosas y en tiempo de crisis, el tener un colchón de seguridad sobre el que poder acostarse en estos tiempos es de vital importancia. La vieja excusa de no saber invertir o no tener tiempo para ello, con la tecnología y oferta de proveedores actuales, no parece servir de pretexto para no llevar a cabo tal operativa. Para aquellos que pierdan el trabajo o tengan necesidades puntuales, el saber que disponen de ese fondo de emergencia les ayudaría a gestionar mucho mejor los actuales tiempos de pandemia.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios