Cómo se salió de la crisis de deuda de principios de los años 80

En el siglo XX se produjeron dos grandes crisis de crédito que hundieron la actividad económica: la de los años 30, que acabó en la “gran

Foto: Cómo se salió de la crisis de deuda de principios de los años 80
Cómo se salió de la crisis de deuda de principios de los años 80
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    En el siglo XX se produjeron dos grandes crisis de crédito que hundieron la actividad económica: la de los años 30, que acabó en la “gran depresión", y la de principios de los 90, que se supo resolver de una forma sorprendente.

    Las semillas de la crisis de deuda internacional de principios de los 80 tienen su origen en los inicios de los 70. Es clave analizar el funcionamiento del sector bancario norteamericano de la época. George Soros lo describió en el año 1972 de una forma brillante y muy explicativa en un documento titulado “The Case for Growth Banks”:

    “Los bancos en la época eran considerados las instituciones más aburridas, menos imaginativas, más anticuadas y conservadoras. Los directivos aún estaban traumatizados por las quiebras bancarias en cadena de los años 30 y la seguridad era la principal consideración por encima de los beneficios y del crecimiento. La estructura de la industria bancaria estaba congelada por la enorme regulación bancaria. Expansionarse a través de los distintos estados norteamericanos estaba prohibido, e incluso en algunos de ellos no se permitía la apertura de oficinas bancarias. Unos negocios aburridos atraían gente aburrida y apenas había innovaciones en la industria bancaria del país.

    Pero bajo la superficie los cambios empezaron a engendrarse. Una nueva hornada de banqueros estaba emergiendo. Fueron educados en las principales escuelas de negocios y pensaban y decidían en términos de la cuenta de resultados. El centro espiritual de la nueva escuela de pensamiento fue el First National City Bank of New York (el actual Citibank). Sus directivos eran contratados por el resto de bancos norteamericanos para ocupar los puestos de mayor responsabilidad. Nuevos instrumentos financieros fueron introducidos y algunos bancos empezaron a utilizar sus reservas de forma agresiva. Se empezaron a fusionar bancos, aunque siempre dentro de un mismo estado. Los grandes bancos tenían un apalancamiento en relación a capital de unas 14 a 16 veces con el Bank of America, que lo tenía de unas 20 veces (ver aquí el apalancamiento actual e histórico de los bancos ingleses). Los bancos empezaron a crecer y al llegar al límite de lo que se consideraba un apalancamiento prudente, debían aumentar capital.

    Coincidió en ese momento histórico, tras la primera crisis de petróleo, que los países productores de crudo disponían de una enorme cantidad de dinero que depositaron en los bancos. Fue tal la llegada de nuevos flujos de dinero que incluso el Bankers Trust se vio obligado a rechazar depósitos bancarios de clientes.

    Con tantos fondos en sus balances se convirtieron en agresivos prestamistas a países menos desarrollados. Así es como el boom crediticio empezó”. 

    Este detallado relato de George Soros nos ayuda a entender el inicio del enorme endeudamiento internacional, y del norteamericano como financiador del mismo. Los bancos encontraron formas de esquivar la dura legislación bancaria instaurada tras el crash del 1929. Se crearon sociedades bancarias holding especialmente en otros países para poder aumentar la concesión de préstamos. Según George Soros, en la época, más de una cuarta parte del beneficio de Citigroup provenía de Brasil. Los reguladores tenían un trabajo muy complicado por las continuas innovaciones financieras y por el carácter internacional de los bancos norteamericanos.

    Hubo una auténtica explosión de crédito internacional entre 1973 y 1979, que estimuló la economía mundial y promovió un aumento de exportaciones intra-países. Coincidió, además, con unos tipos de interés muy bajos en los años 70, incluso tipos reales negativos en ciertos casos.

    Este boom económico, financiado con créditos, provocó subidas de los costes laborales y de los precios, y culminó con el segundo shock del petróleo y una gravísima situación en que la mayoría de bancos occidentales, pero especialmente los norteamericanos, se encontraron prácticamente quebrados por los enormes créditos concedidos a países que ya no podían devolverlos. Había un claro riesgo de colapso del sistema bancario con desastrosas consecuencias para la economía mundial

    ¿Cómo se consiguió salir de esta gravísima situación de crisis bancaria ligada a otra crisis de deuda internacional que, por lo que podéis ver, es muy similar a la actual?

    Los bancos centrales empezaron a participar en rescates organizados junto al Fondo Monetario Internacional (FMI), pero especialmente con los bancos comerciales privados que debían prestar nuevamente o refinanciar a los deudores para poder devolver sus deudas. Por ejemplo, en el caso de México, más de 500 bancos comerciales privados participaron en el rescate junto al FMI y el BIS (Bank for International Settlements). Los países latinoamericanos fueron de los más afectados, con México y Brasil a la cabeza.

    Las negociaciones eran durísimas, ya que los acreedores exigían a los deudores fuertes programas de ajuste. ¿Os suena de algo este episodio histórico? En varios casos como el argentino, la Reserva Federal salvó en el último minuto el acuerdo.

    Según George Soros, este funcionamiento, que él mismo llamó “The collective system of lending”, llegó sin estar planeado, ni anunciado y fue un sistema nacido de la emergencia, pero resolvió de forma excelente un gran problema y evitó una crisis económica-bancaria internacional nunca vista. Recordad que en la gran depresión de los años 30, la internalización era casi inexistente.

    George Soros publicó en julio de 1983 y en marzo de 1984, dos artículos sobre esta crisis. Estos fueron los acontecimientos que sucedieron en los países altamente endeudados resumidos en cuatro fases:

    1. En la primera fase, las importaciones de estos países descienden de forma involuntaria y los niveles de vida de sus ciudadanos descienden también. En España y el resto de países este fenómeno ya se está produciendo en los últimos años.

    2. En la segunda, las exportaciones de estos países con problemas crecen. Es en este momento donde el ajuste real se produce, según Soros. Sus divisas son devaluadas de forma relevante en términos reales por lo que se reduce la demanda de bienes importados y la economía se enfoca a la exportación. Este aumento en las exportaciones permite mejorar la balanza comercial y la entrada de divisas permite hacer frente a la enorme deuda que hasta entonces era imposible de asumir.

    3. En la tercera, estos países aumentan sus importaciones, por lo que mejora el nivel de vida de sus ciudadanos.

    4. Con la economía mejorando, ese país tiene un mejor rating o capacidad de pago, al conseguir unas exportaciones superiores a sus obligaciones.

    Como podéis ver, los países periféricos europeos, entre los que se encuentra España, tienen un gran problema en la actualidad. La existencia del euro es una barrera que no permite a estas economías ajustarse y aplicar las recetas de los años 80.

    Parece claro a mi entender que solamente se solucionará esta crisis del exceso de endeudamiento con quitas o con devaluaciones. En mi opinión, lo más lógico son ambas soluciones a la vez.

    Ya lo ha demostrado Kenneth Rogof; las crisis bancarias y de crédito siempre llegan tras periodos de apertura de los mercados de crédito internacionales que facilitan prestamos intra-países.

    Lo curioso es que el sector bancario ha pasado de tener muy poco peso en la economía de los años 70, a tener un excesivo peso en la actualidad.

    El Abrazo del Koala