Las cuentas del Banco del Vaticano

¿Cuánto dinero mueve el Vaticano? ¿Dónde invierten su patrimonio y el de sus clientes, las congregaciones, cardenales o diplomáticos?Gracias a la transparencia del Papa Francisco, también en

¿Cuánto dinero mueve el Vaticanonbsp;¿Dónde invierten su patrimonio y el de sus clientes, las congregaciones, cardenales o diplomáticos?

Gracias a la transparencia del Papa Francisco, también en las finanzas del Vaticano, ya lo podemos saber al publicarse la semana pasada la Memoria anual del ejercicio 2012 del llamado Instituto para las Obras de Religión (IOR), el nombre oficial del Banco del Vaticano.

Nos encontramos en una época en que cada vez los políticos y máximos dirigentes mundiales empeoran a sus antecesores, lo que contribuye a la deriva económica y social actual del mundo occidental. En mi opinión, estamos asistiendo a la caída del Imperio Romano de los países occidentales en manos de los asiáticos.

Parece, en cambio, que un soplo de aire fresco llega desde el Vaticano. Aunque poca gente se atreve a reconocerlo públicamente, ya que hoy en día no queda moderno alabar a la Iglesia cuando toma buenas decisiones, el nuevo Papa Jorge Mario Bergoglio está intentando cambiar de arriba abajo el funcionamiento del Vaticano para volver a acercarlo al pueblo del que tan alejado se encontraba en los últimos años o quizás siglos. Yo sólo voy a hablar de las finanzas del Vaticano.

Y para empezar con ellas se cruza en el camino don Emilio Botín. ¿Qué tiene que ver Emilio Botín con el Banco del Vaticano? Gotti Tedeschi, el hombre de don Emilio en Italia, es un muy influyente economista y banquero que fue nombrado en septiembre de 2009 presidente del Banco del Vaticano, el llamado Instituto para las Obras de Religión (IOR).

Tedeschi fue posiblemente el hombre clave en la jugada maestra de Botín por la que compró el Banco Antonveneta a ABN Amro justo antes de la gran crisis de 2008, por 6.300 millones de euros y lo vendió en una semana al Monte dei Paischi di Siena (MPS) por 9.300. La jugada maestra de Botín, además, resultó completa con el hundimiento del Royal Bank of Scotland (RBS), antiguo aliado y competidor en Inglaterra. También aquella compra contribuyó a hundir al MPS, el banco más antiguo del mundo, que ha tenido que realizar una macroampliación de capital apoyado por el Estado italiano. Otro ejemplo occidental de que, cuando un banco va bien, ganan dinero sus accionistas pero especialmente sus directivos, y cuando se reconoce un agujero es el Estado quien pone el dinero.

Aunque, según la justicia italiana, la operación no fue tan clara y sencilla. Acusan a Santander, al propio MPS y a JP Morgan de inflar el precio para repartirse entre todos las plusvalías……. y dejar el agujero en el MPS

Tedeschi sustituyó a Paolo Cipriani con el claro objetivo de dar transparencia y, especialmente, para cumplir con la ley antiblanqueo de dinero del Banco de Italia que el IOR nunca cumplió. Están, eso sí, muy lejos los episodios oscuros del Banco del Vaticano con la aparición del cadáver del presidente del Banco Ambrosiano en el puente de Blackfriars, en Londres. El suceso tuvo lugar tras la quiebra de la entidad en un caso en que el máximo responsable del Banco del Vaticano, el norteamericano Paul Marcinkus, fue imputado en 1982 por sus relaciones con el Banco Ambrosiano, que posiblemente fue usado por la Cosa Nostra para blanquear su dinero. El Vaticano aceptó pagar 244 millones de dólares a los acreedores del Banco Ambrosiano, aunque nunca accedió a entregar al Cardenal Marcinkus y dos miembros de su equipo. El Vaticano es un estado independiente y, por tanto, declaró que todos ellos tenían inmunidad.

Afortunadamente, los tiempos están cambiando y el nuevo Papa Francisco da la impresión de estar luchando con siglos de historia para cambiar el Vaticano. En abril de este año, creó una comisión para analizar a fondo el funcionamiento del Banco del Vaticano con el objetivo de reformarlo completamente o incluso de cerrarlo. Personalmente, dudo que pueda hacerlo y sustituirlo por otro organismo que no sufra los mismos problemas.

La segunda señal de cambio en cuanto a las finanzas del Vaticano ha sido la de publicar por primera vez la Memoria Anual del Banco del Vaticano (IOR), una memoria en la que se desprende que las cuentas del banco pasaron una auditoria de Deloitte en 2010 y 2011. En el último año, las cuentas han tenido en consideración las normas internacionales de contabilidad IFRS y han sido auditadas por KPMG AG a petición del llamado Board of Superintendence o Consejo de Superintendencia, el órgano supremo rector del Banco del Vaticano por parte de la Santa Sede.

En mayo de 2012, el Papa Benedicto, que fue quien nombró a Tedeschi, le obligo a irse y nombró provisionalmente a un alemán, Ronaldo Hermann Schmitz, y finalmente al responsable actual Ernst von Freyberg (26-II-2013), dos semanas antes de la elección del nuevo Papa. Todos estos nombramientos los realizó el Papa Benedicto justo antes de dimitir, lo que demuestra la importancia de tener a personas de confianza en la institución.

Tedeschi es un economista y banquero que además daba clases de estrategia bancaria y de 'ética' en la Universidad de Turín.

Quiénes son los clientes del Banco del Vaticano

El cliente típico del Banco del Vaticano son las congregaciones, las diócesis, los diplomáticos miembros de la Iglesia. Necesitan fondos para construir y reparar iglesias y templos, escuelas, en sus diócesis o en misiones, así como pagar los salarios de los empleados o las pensiones de sus miembros. Estas congregaciones o diócesis mantienen una o varias cuentas en la sede central del Banco del Vaticano, que se encarga de transferir los fondos donde son requeridos por sus clientes.

Aproximadamente, la mitad de los clientes son congregaciones religiosas, un 15% oficiales y nuncios del vaticano, un 13% son cardenales, obispos y clérigos, un 9% son las diócesis en todo el mundo y el resto, empleados y otras asociaciones religiosas normalmente ligadas al sector educativo. También son clientes, entre otros, dos instituciones soberanas: la propia Santa Sede y el Estado Vaticano.

Según la memoria del IOR, todos cumplen escrupulosamente con las leyes de blanqueo de capitales que marca el banco Central de Italia. La realidad es que, hasta la llegada del actual Papa Francisco I, prácticamente ninguno de sus antecesores en el IOR los cumplía. Veremos a partir de ahora.

El llamado Instituto per le Opere di Religione (IOR), fue creado en 1942 por el Papa Pio XII. Su predecesor fue la Commissione ad Pias Causas, fundada por el Papa León XIII en 1887. Nunca hasta hoy se había publicado la Memoria Anual de la institución.

El Banco del Vaticano emplea 114 personas, cuyas remuneraciones suman un total 11,5 millones de euros en 2012, incluyendo 3,8 millones de aportación al fondo de pensiones de sus empleados. El IOR controla 6.300 millones de activos propios y de sus clientes. El número de clientes se ha reducido desde los cerca de 21.000 a los 18.900 del año 2012, básicamente al cerrar cuentas inactivas. Sus clientes son órdenes religiosas, oficinas del Vaticano, embajadas y empleados, cardenales y obispos, curas y embajadas exteriores acreditadas por la Santa Sede.

Al ser un banco no controlado por las autoridades italianas o europeas, no es extraño pensar que la mafia italiana haya intentado repetidamente usarlo para blanquear su dinero sin miedo a ser confiscado. Un caso muy claro es la acusación de la fiscalía de Trapani (Sicilia) de dudas sobre la procedencia de la cuenta en el IOR de un cura llamado Treppiedi, que sería una de las personas más ricas de Sicilia. En realidad, se sospecha que el verdadero propietario de los fondos ingresados sería el nuevo gran capo de la Cosa Nostra, Matteo Denaro. Los sospechosos movimientos bancarios en estas cuentas se produjeron entre 2007 y 2009. El cura Treppiedi y el obispo de su diócesis han sido despedidos.

En mayo de 2013 el Banco del Vaticano, ya con Ernst von Freyberg al frente, contrató a Promontory Financial Group, que según el IOR es una consultora especialista sobre el cumplimiento y la regulación, y cuya tarea es examinar todas nuestras cuentas de clientes para el pleno cumplimiento de las leyes del Estado de la Ciudad del Vaticano, así como nuestras propias políticas internas. Aquellas cuentas que no cumplen con las normas de la IOR se cerraron, según el IOR. Al mismo tiempo, contrataron a la firma internacional de abogados Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP, quienes fueron designados para asesorar sobre el cumplimiento con los estándares regulatorios internacionales y revisar el cumplimiento del marco normativo interno.

El cumplimiento de la normativa antiblanqueo por parte del IOR está en duda desde que en 2010 la justicia italiana investiga al IOR por lavado de dinero. De hecho, el Comité del Consejo europeo de prevención del lavado de dinero dio al IOR una opinión mixta en 2012 y se espera que aún no dé un aprobado al IOR en 2013, a la espera de los cambios necesarios que parece haber iniciado la institución con el nuevo Papa Francisco. Para complicarlo más, en junio, un nuevo escándalo emergió ante el intento de introducir 20 millones de euros en Italia procedentes de Suiza por parte de un clérigo, un exagente secreto y un banquero. El clérigo fue detenido. A raíz de este nuevo escándalo habrían dimitido Paolo Cipriani y su segundo, Massimo Tulli. Se ha de recordar que Cipriani era el máximo responsable del IOR hasta que fue sustituido por Tedeschi, por lo que se demuestra que aún movía muchos hilos a la sombra.

Continuando con las cifras oficiales del IOR, para el 2012, el beneficio neto del banco fue de 86,6 millones de euros (20,3 millones en 2011). Este aumento de los beneficios en 2012 se debe a las operaciones de trading y, especialmente, por las mejoras en las valoraciones de los bonos por las fuertes caídas en los tipos de interés.

A 31 de diciembre de 2012, el IOR mantenía un balance con 4.980 millones de euros en activos (4.070 millones en 2011), con unos recursos propios de 769 millones (741 millones en 2011) y un ratio del 15,4% (no ajustado por riesgo), que es significativamente superior a la media de bancos occidentales. Los activos totales que el IOR supervisa a clientes suman 6.300 millones.

El IOR mantiene activos en sus libros por valor de 3.600 millones de euros (2.500 millones en 2011). Los bonos suponen el 92% del total mientras las inversiones en acciones apenas suponen el 2,6% y los fondos externos un 5,4% del total.

Según el IOR, sus clientes no sólo mantienen depósitos, sino también tienen carteras gestionadas por el propio IOR, al igual que custodian activos de terceros (sus clientes). El banco mantiene 41 millones de inversiones en oro y monedas de oro sin grandes cambios.

En contadas ocasiones el IOR realiza préstamos a clientes y hasta hoy no ha emitido, suscrito, ni colocado ningún activo financiero en los mercados. Sólo existe una sucursal del banco en el Vaticano y no ofrece banca por internet. Las cuentas son siempre nominativas de sus clientes.

El reparto de los 86,6 millones de euros beneficio ha sido el siguiente: 31,9 millones se mantienen en el banco como aportación a reservas y los 54,7 millones restantes se han transferido a la Santa Sede.

Más datos interesantes. El margen financiero, la diferencia entre los intereses cobrados por el IOR y los pagados o remunerados a sus clientes ha caído, en 2012, de un 19,6%, hasta los 52,2 millones, por el descenso en intereses cobrados y aumentos en los pagados a clientes. El Banco del Vaticano pagó a sus clientes por sus depósitos un 0,99% de media en 2012 (0,83% en 2011). En cambio, la media de intereses ingresado por el IOR de sus inversiones en bonos y depósitos bancarios cayó en 2012 hasta los 2,06% (2,37% en 2011).

En consecuencia, el diferencial entre los intereses pagados e ingresados se redujo del 1,54% en 2011 al 1,07% en 2012.

Por este motivo, el IOR declara en su memoria que aumentará sus inversiones en bonos de vencimientos más largos para buscar mayor rentabilidad. Esta decisión se ha demostrado en 2013 errónea. De no haberla rectificado a principios del año, la fuerte caída de los bonos largos en Estados Unidos y Europa habrá provocado pérdidas en el trading y valoraciones de su cartera. Lo veremos en la memoria anual de 2013, si los mercados de bonos no cambian.

Los resultados de trading (compra venta de activos) supusieron unas ganancias de 51,1 millones en 2012 tras las pérdidas de 38,2 millones en 2011. Estos datos nos dan un gran pista sobre en qué tipos de bonos invierte el Banco de Vaticano. Que tuvieran pérdidas en bonos en 2011, por la suma de trading y valoraciones a final de año, nos indica que su cartera de bonos se centra en deuda pública Italiana y/o bonos de empresas italianas o bonos bancarios. En 2011, sólo los mercados de bonos europeos periféricos sufrieron subidas de tipos de interés y, por tanto, pérdidas o caídas en precios. Dudo mucho que el IOR invirtiese en bonos españoles o griegos, por lo que es fácil deducir lo de las inversiones en bonos italianos. La verdad es que, en parte, me sorprende aunque también es cierto que la cercanía del sistema financiero y bancario italiano con el Vaticano podrían explicarlo.

Por tanto, si eres cura, obispo o responsable de una congregación religiosa con cuentas en el IOR, deberías saber que tu dinero quizás depende la solvencia italiana, la del Estado y de sus bancos, lo cual no es una gran noticia. Será bueno que te informes.

Por último, una información muy relevante. El Comité de Superintendencia, el más poderoso del IOR, está formado por cinco miembros, entre ellos el propio Tedeschi que continúa en el IOR, y Manuel Soto Serrano, el expresidente de Arthur Andersen, el auditor histórico del Banco Santander y actual miembro del consejo de administración del banco santanderino. La alargada mano de Don Emilio alcanza el propio Banco del Vaticano.

Quien quiera leer el documento completo de la Memoria del Banco del Vaticano en 2012, podéis obtenerlo en la recién creada web del IOR.

Quien critica el enorme poder financiero del Vaticano debe tener en cuenta que, comparándolo con otros bancos, el IOR es significativamente pequeño. Sus activos totales, por ejemplo, son muy inferiores a dos bancos medianos como por ejemplo, el Banco Popular, con unos 160.000 millones, o el MPS italiano, con unos 200.000 millones.

El Abrazo del Koala
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios