Cómo funciona la máquina económica
  1. Mercados
  2. Perlas de Kike
Kike Vázquez

Perlas de Kike

Por

Cómo funciona la máquina económica

Un desapalancamiento sucede cuando la carga deudora es excesiva para la capacidad de pago. No estamos ante una hipótesis sino ante una causalidad, cuando esto se

Aquellas personas cuya pasión es la economía, entre las que me incluyo, tienen algo que nunca sale de sus cabezas: entender cómo funciona el sistema económico. Es posible leer convincentes estudios sobre el mercado de trabajo, sobre la corrupción o el crecimiento pero, ¿por qué nadie responde a la pregunta de cómo funciona este mundo? Probablemente porque muy pocas personas están capacitadas para dar dicha respuesta y, quienes lo están, probablemente no desean darla. Sin embargo, existe una persona que sí está capacitada para hablar y sí quiere hacerlo: Ray Dalio.

Dalio; fundador del mayor hedge fund del mundo, la persona que más dinero ha ganado para sus partícipes a lo largo de la historia, uno de los mejores estrategas macro de nuestro planeta… Dalio es, por así decirlo, el rey de reyes de los mercados. Y tiene una pasión, y tiene algo que nunca ha conseguido sacar de su cabeza: “How the economic machine works”. ¿Cómo funciona la máquina económica? Tras varios documentos publicados a través de Bridgewater para un perfil especializado, Dalio ha decidido dar también una respuesta para el gran público. El vídeo, de solo 30 minutos y con alegres dibujitos, pueden encontrarlo aquí.

La productividad y la deuda

Así que, vamos al grano, ¿qué determina el crecimiento futuro de una economía? Es algo tan obvio, y tan denostado por las políticas cortoplacistas, como el conocimiento. Es nuestro conocimiento el que determina nuestra productividad y nuestra calidad de vida, puede parecer que existen miles de cosas, pero será el binomio conocimiento-productividad, entendiéndose como dos caras de una misma moneda, quien dirá a dónde llegaremos y qué podremos permitirnos. No hay atajos. Hace tiempo nos preguntábamos “¿cómo es posible que los países ricos se recuperen tan rápido tras una guerra aun cuando han sido arrasados, y que aun con los recursos necesarios a los pobres les cueste tanto subir en el organigrama global?” Creo que no hace falta responder.

placeholder Productivity

Sin embargo, aunque el conocimiento y la productividad determinen nuestros ingresos o el crecimiento de nuestra economía, no explican las continuas fluctuaciones que sufrimos en forma de auges y recesiones. El crecimiento de la productividad se mantiene relativamente constante a lo largo del tiempo, por la contra una variable como el PIB, que a largo plazo vendrá determinada por la productividad, no deja de sufrir sobresaltos ¿Por qué? ¿Por qué si conocemos nuestro destino tenemos que ir hacia él en forma de zigzags y no en línea recta? Y he aquí la segunda gran variable que debemos entender según Dalio para entender el sistema, ¡la deuda!

placeholder Credit cycle

Las oscilaciones no se deben a la innovación o al trabajo duro, tampoco a la regulación o a las leyes, sino a la deuda. La deuda es la que provoca los ciclos económicos. ¿Por qué? Por algo tan sencillo como su propio funcionamiento y por la naturaleza humana. Esto es, cuando una persona pide prestado hoy lo único que está haciendo es aumentar su capacidad adquisitiva en el presente por encima de lo que produce, algo que nos encanta, para reducirla en el futuro una vez tenga que devolver lo adeudado. Más hoy y menos mañana, ¡bienvenidos al ciclo económico!

Este ciclo no es ni bueno ni malo en sí mismo, todo depende de si el uso de la deuda es productivo o si por la contra no nos ayuda a generar rendimientos para devolver lo adeudado. Vamos, que los que lo hacen bien salen triunfales y los que no, pues no, como la vida misma. Pero hay más, puesto que ya que el crédito nos ayuda a aumentar nuestro gasto, y nuestro gasto es el ingreso de otra persona, y a su vez esa otra persona podrá gastar más… se produce una retroalimentación, un círculo virtuoso de más deuda asumida por A, más gasto de la persona A, más ingresos de la persona B, más deuda asumida por B… y más crecimiento. ¡Viva!

Pues no, no hay nada que celebrar, porque los ingresos no pueden crecer más rápido que la productividad en el largo plazo, podemos gastar más hoy a cambio de gastar menos mañana, pero no gastar más siempre. Cuando esto ocurre existe más dinero en el sistema en relación a lacantidad producida, o lo que es lo mismo, los precios aumentan y hay inflación. ¿Y qué ocurre cuando hay inflación? Los bancos centrales suben los tipos de interés, ¿y qué ocurre cuando los bancos centrales suben los tipos de interés? El crédito se vuelve caro y la población deja de endeudarse, y por tanto el círculo virtuoso del que antes hablábamos se rompe. Una vez la inflación remite, los tipos bajan y todo vuelve a girar.

placeholder Dalio cycle

A esto Dalio lo denomina ciclo corto de la deuda, suele durar entre 5 y 8 años, y es el que podemos ver en la gráfica de arriba con un mayor número de oscilaciones. Es el más común, y al que más habituados estamos. Su protagonista principal son los bancos centrales, pues van siempre detrás de la inflación que es su principal síntoma, y son los que determinan la facilidad o dificultad de endeudarse. La característica más importante de estos ciclos cortos es que al final de los mismos la actividad económica y la deuda son mayores que al principio.

Al fin y al cabo, los ingresos siguen siendo altos al igual que la asunción de deuda, los activos físicos aumenta su valor, los financieros también… ¡todo va bien y el crédito es cada vez mayor! O dicho de otro modo, llegará un punto en el que, a pesar de los vaivenes, el endeudamiento y la actividad económica serán excesivos e insostenibles teniendo en cuenta la productividad. Cuando esto ocurre ya no estamos ante un resfriado que se solucione con una ligera baja de tipos, sino ante una autentica pulmonía que requiere de desapalancamiento. Entramos en el ciclo largo de la deuda que se da cada 75-100 años.

¿Cómo detectar cuando una economía está en su punto de inflexión? Antes de caer su carga financiera, lo que debe afrontar de principal e intereses, estará en máximos y una vez comienza la caída los bancos centrales bajarán los tipos de interés al 0% sin conseguir parar la hemorragia porque nadie quiere endeudarse. El repago de la deuda comienza a ser mayor que el aumento de los ingresos, por lo que el gasto se resiente, y como el gasto de una persona es el ingreso de otra… entramos en un círculo destructivo y aparentemente imparable.

Cómo afrontar el desapalancamiento

En un primer momento se tratará de solucionar con austeridad, pero al reducir el gasto se reducirán los ingresos, resultando en que los ingresos caerán más rápido que la deuda resultando en una mayor carga financiera. Entonces se intentará con quitas, defaults, reestructuraciones y similares, resultando en que, como una deuda es a su vez el pasivo de una persona y el activo de otra, pues lo único que conseguimos es pasar el problema de un sitio a otro pero no encontrar una solución (intuyo que habría que matizar esto si los acreedores son foráneos, no obstante también podrían aumentar los costes de financiación y que no sirviese para reducir la carga financiera que es lo importante). Se intentará sacar recursos de los adinerados, pero no será suficiente… ¿entonces?

¡Bancos centrales al rescate! Si en la parte alcista del ciclo largo de la deuda el problema era que los ingresos crecían por encima de lo producido creando inflación, el problema en la parte bajista es que los ingresos caen por debajo de la productividad provocando deflación. La clave está en aumentar los ingresos de forma que se equilibren con la producción, no sufriendo ni inflación ni deflación… ¿Cómo? Pues si bien los bancos centrales solo tienen el poder de intervenir en los activos financieros, también tienen la posibilidad de financiar el déficit público que sí llega a la economía real aumentando los ingresos. Algo también conocido como imprimir.

En la opinión de Dalio tiene que producirse un equilibrio entre las cuatro fuerzas anteriores, especialmente entre las deflacionarias (austeridad y defaults) y las inflacionarias (imprimir), mostrándose dicho equilibrio cuando los ingresos del país crecen por encima del interés de la deuda y además no hay inflación. Si el estímulo de los bancos centrales es inferior a lo necesario habrá tendencias deflacionarias y el desapalancamiento será doloroso, por la contra si los bancos centrales se pasan de rosca creando más dinero que el destruido por el desapalancamiento provocarán inflación. Cuando el equilibrio es conseguido obtenemos el “beautiful deleveraging” o desapalancamiento bello.

Conclusión

En resumidas cuentas, Dalio recomienda al mundo:

1.- No dejar que la deuda aumente más que los ingresos, porque aumentará nuestra carga financiera.

2.- No dejar que los ingresos aumenten por encima de la productividad, porque nos convertirá en no competitivos.

3.- Hacer todo lo que podamos por aumentar la productividad, ¡al final es lo que importa!

Es decir, relacionando el consejo 1 y 2 nos está diciendo que la deuda no puede aumentar por encima de lo que permite nuestra productividad, o lo que es lo mismo, que cuanto más se parezca el ciclo de la deuda al crecimiento de la productividad más sostenible será. Podríamos interpretar esto como un alegato en contra de las divisas “fiat” que incrementan las desviaciones con respecto a la línea de la productividad, pero Dalio está a favor del dinero “fiat”, ya que en su opinión es el único que permite margen de maniobra en los desapalancamientos. De hecho es en estos momentos cuando las divisas “no fiat” se mueren.

No obstante creo que el mayor debate de todo esto no está en si las teorías de Dalio son correctas o no, al fin y al cabo existe mucho debate por separado sobre las diversas teorías del ciclo existentes, estudios sobre el crecimiento a largo plazo, sobre la deuda, el QE… La gran pregunta es que, ya que la productividad es lo realmente importante a largo plazo, ¿consigue la deuda potenciar la productividad? Puede parecer una tontería y que a largo plazo estamos predestinados, pero la deuda no hace más que traernos el futuro al presente, provoca cuando se usa correctamente que el conocimiento del mañana sea descubierto hoy.

¿Qué ocurriría si no se creasen nuevas empresas por falta de financiación? ¿Qué ocurriría si no se desarrollase un nuevo producto revolucionario por falta de recursos? ¿O si no alcanzamos un nuevo descubrimiento médico que podría salvar millones de vidas? Con esto quiero decir que la deuda bien usada, a pesar de las malas connotaciones que posee, es imprescindible para el desarrollo de la sociedad. El problema no es la deuda, somos nosotros, nuestra propia naturaleza. Y es por ello que necesitamos un control y necesitamos límites, pero también necesitamos espacio para la creatividad y para cambiar el mundo. Juzguen ustedes mismos, vean el vídeo de Dalio, el mejor en mucho tiempo: sencillo, didáctico, y sí, con dibujitos.

Deuda