Déjame ver por dónde vienes y te diré en qué dirección vas

En lugar de olvidarnos del pasado, debemos esforzarnos en analizarlo para conocer la evolución de las economías y de los negocios

Foto: Éxito. (iStock)
Éxito. (iStock)

Cada año, el contador vuelve a cero en el mundo de las inversiones. Particulares, profesionales y medios hacen borrón y cuenta nueva, como si lo que vaya a ocurrir este año nada tuviera que ver con el pasado.

Sin embargo, la inmensa mayoría de los cimientos de lo que vaya a suceder en 2018 ya están puestos. El cambio de ejercicio no ha modificado el rumbo de las economías ni el de las empresas. Tanto a nivel macro como a nivel microeconómico, las mejores pistas de lo que acontezca en el futuro están en el pasado.

Por ello, tenemos que actuar al contrario que el mercado. En lugar de olvidarnos del pasado, debemos esforzarnos en analizarlo para conocer la evolución de las economías y de los negocios. Es necesario coger suficiente perspectiva temporal y estudiar cada situación desde diferentes puntos de vista.

Como los detectives, tenemos que dar más valor a las pruebas que a las declaraciones. Los hechos priman sobre lo que digan los gobernantes o directivos. Se trata de entender lo que está ocurriendo para prever sus consecuencias en los resultados empresariales o en la actividad económica.

La importancia de la cuota de mercado

Veámoslo con ejemplos. En el sector financiero hay muchos que dicen que quieren convertirse en el Amazon de las inversiones o que quieren ofrecer la mejor plataforma de fondos de inversión. Eso no se consigue diciéndolo, sino haciéndolo. Hay entidades que de verdad están multiplicando los activos gestionados atrayendo talento externo de todo tipo y poniéndolo a competir en su ecosistema. La ventaja competitiva sostenible la conseguirá quien gane la cuota de mercado.

Por otro lado, los dirigentes que más reformas económicas anuncian no son los que más hacen por sus economías. Hay mucho perro ladrador poco mordedor. Sin embargo, hay otros que —adoptando un perfil más bajo— consiguen implementar más reformas. Lo que de verdad vale son los hechos, no las palabras. Los hechos en los que debemos fijarnos ocurrieron en el pasado.

En conclusión, año nuevo, mismo trabajo. Analizar, estudiar y tratar de comprender. La inversión que era buena en diciembre lo más probable es que lo siga siendo en enero. Olvidarse del camino recorrido no aporta nada y solo sirve para perderse.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios