Cómo saber si una bajada de la bolsa afectará a la economía

La caída de más de un 4% de la bolsa americana este lunes no ha dejado indiferente a nadie. Como si fuera un “déjà vu” de 2008, muchos han preguntado qué pasaba.

Foto: Traders en Wall Street (Efe)
Traders en Wall Street (Efe)

La caída de más de un 4% de la bolsa americana este lunes no ha dejado indiferente a nadie. Como si fuera un “déjà vu” de 2008, muchos han preguntado qué pasaba. Incluso aquellos que no tienen ni un euro invertido en los mercados financieros se han interesado.

En una sociedad en la que muchos piensan que los economistas solamente sirven para explicar las crisis pasadas, una bajada repentina de la bolsa pone en alerta al ciudadano de a pie. Tienen motivos para actuar así. No se fían de un análisis económico incapaz de predecir las crisis con suficiente antelación.

Si queremos prever si un fuerte descenso de la bolsa generará una crisis económica, tendremos que aplicar algún método científico. Muchos se lanzan al análisis estadístico por ahora sin resultados fiables. En mi opinión el enfoque debe ser más parecido al de la medicina. Una disciplina que no es exacta como las matemáticas o la física, pero de la que nadie duda de su condición de ciencia. Aunque a menudo los médicos difieran sobre cómo tratar las enfermedades.

Las crisis, al igual que las enfermedades, tienen unas causas y unos síntomas que se pueden estudiar. También tienen unas consecuencias conocidas que se pueden prever y tenemos una cierta experiencia en el tratamiento y superación de varios tipos de ellas. El problema es que hasta que no se manifiestan los síntomas no somos capaces de diagnosticar la enfermedad o el problema económico.

Son pues esos síntomas los que debemos analizar. Debemos buscar las implicaciones de las caídas de las bolsas en la economía real. Resumiéndolo mucho, si disminuye el volumen de financiación (deuda y/o capital) que llega a las empresas o cae la confianza de los empresarios o la de los consumidores, tenemos que preocuparnos.

¿Caída pasajera?

Por el contrario, si esas constantes vitales de la economía siguen funcionando correctamente, lo más probable es que la caída bursátil sea pasajera. No obstante, no debemos bajar la guardia, porque a medio plazo podría cambiar. Igual que la medicina por ahora no es capaz de decirnos con fiabilidad qué enfermedad vamos a tener dentro de un lustro o una década, la economía tampoco consigue avisarnos de crisis económicas en ese horizonte temporal. Además, desde la bajada de los mercados (primeros síntomas) hasta la manifestación de los problemas en la economía real puede transcurrir cierto tiempo.

En el caso de que nos enfrentásemos a una crisis, no menos importante que su diagnóstico es estimar la gravedad de la misma. Como inversores debemos ser capaces de entender qué tipo de crisis tenemos delante. Las políticas monetarias y fiscales son más efectivas con unas que con otras. Además, a veces quienes tienen que aplicar el tratamiento (bancos centrales y gobiernos) son ágiles y diligentes y otras veces no. Esto también debemos analizarlo.

Termino indicando que, en mi opinión, lo más probable es que las bajadas recientes de la bolsa acaben siendo como unas turbulencias pasajeras que durarán días o semanas, pero en unos meses nos habremos olvidado de ellas. Los motivos, son los expuestos. Por ahora no hay síntomas de que esto esté afectando o pueda afectar fácilmente al volumen de financiación que llega a las empresas ni a la confianza de empresarios o consumidores.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios