Corralito bancario: el mayor error de Europa en esta crisis
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

Corralito bancario: el mayor error de Europa en esta crisis

¿Qué ocurriría si Europa impidiera pagar dividendos a la hostelería? El pretexto sería mantener la solvencia del sector y reducir el número de quiebras

placeholder Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

¿Qué ocurriría si Europa impidiera pagar dividendos a la hostelería? El pretexto sería mantener la solvencia del sector y reducir el número de quiebras. Vamos a analizar cuál sería el resultado.

En una situación de pandemia, cuando los beneficios son mucho más bajos de lo habitual porque los ingresos de los negocios hosteleros se han desplomado, la inmensa mayoría de los empresarios cortaría voluntariamente el pago de dividendos. ¿Para qué sacar dinero de la empresa si se necesita justamente lo contrario? Entonces, en estas circunstancias, las restricciones aparentemente afectarían a muy pocos negocios.

Sin embargo, las apariencias engañan. Las restricciones del dividendo perjudican a todos los negocios que quieran captar capital, que son muchos en este momento. En la situación descrita, el incentivo para inyectar nuevo dinero en la hostelería se desplomaría. Si arbitrariamente se impide que los propietarios de las empresas recuperen parte de su inversión, ni los dueños actuales de los negocios hosteleros ni terceros estarían interesados en invertir más capital en esos negocios.

Esto ocurriría en el peor momento. La hostería necesita ahora más capital que nunca para sobrevivir por caída de ingresos y para adaptarse a los cambios que demandan sus clientes: incremento del servicio a domicilio, acondicionar las terrazas para que se puedan utilizar más meses del año, etc.

Foto: El economista Juan Ramón Rallo respondiendo a los lectores en su Chat Liberal. Foto: Carmen Castellón

Afortunadamente, nadie ha restringido el dividendo en la hostelería. Sin embargo, el BCE sí ha limitado el dividendo a los bancos y, sorprendentemente, son muy pocas las voces de fuera del sector que se han manifestado abiertamente en contra de la medida.

Los bancos, al igual que la hostelería, también se están viendo muy afectados por la pandemia. Necesitan capital para sobrevivir y capital para adaptarse a los cambios que demandan sus clientes. Cortar el dividendo ahora durante un tiempo indefinido, y probablemente volverlo a hacer en próximas crisis, lo único que consigue es espantar la inversión del sector, tanto de nuevo capital como de los recursos propios que puedan generar los bancos por la venta de activos (filiales o negocios separables).

El motivo es muy sencillo: en toda inversión, si no hay dinero que vuelve, no hay dinero que va. Si se corta la vía por la que los inversores recuperan su dinero, se está cortando la vía por la que las empresas captan capital, sean del sector que sean.

Desafortunadamente, ya no vale solo con volver a permitir el dividendo. Es necesario que de alguna manera convenzan a los inversores

No me he equivocado ni he exagerado en el título. Se está produciendo un corralito para quienes han invertido en acciones de bancos. Se les está impidiendo acceder a su dinero. No obstante, como esto no afecta directamente a la mayoría de las personas, parece que es algo poco relevante para la economía.

La mayoría de los ciudadanos entiende que no dejaría su dinero en una cuenta corriente si no pudiera disponer de él, y tiene claro que no haría una inversión si no esperase obtener un retorno. Por otro lado, los reguladores del sector financiero saben que, si regulatoriamente se permitiera el impago de las deudas a los bancos, se dejaría de dar préstamos o créditos. Lo sorprendente es que no vean que la medida de prohibir temporalmente el dividendo es absolutamente contraproducente. Hay que estar demasiado centrado en el muy corto plazo para no verlo.

De no existir esta limitación, se habrían pagado muy pocos dividendos en efectivo en 2020 y la disposición para invertir en el negocio sería mucho mayor, tanto de parte de los directivos que dirigen actualmente las entidades como de quienes invierten en el capital de los bancos.

Desafortunadamente, ya no vale solo con volver a permitir el dividendo. Es necesario que de alguna manera convenzan a los inversores de que no volverán a tomar la misma decisión en crisis futuras. Por este camino, lo único que se consigue es que el sector no invierta en su futuro, restringir el crédito y que los bancos europeos acaben siendo filiales de bancos americanos o asiáticos.

Pandemia Banca Banco Central Europeo (BCE) Sector Financiero Morosidad