Bitcoin: al dólar le sale competencia
  1. Mercados
  2. Rumbo Inversor
Juan Gómez Bada

Rumbo Inversor

Por

Bitcoin: al dólar le sale competencia

Esto no es un tema menor, porque si bitcoin continúa siendo aceptado, hará cambiar el paso a la política económica, tanto en el ámbito monetario como en el fiscal

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Desde hace unos años, hay un debate en los mercados financieros sobre si el bitcoin, y el resto de las criptodivisas, son una alternativa real al dólar, reserva de valor por excelencia, y demás divisas fiduciarias. En el artículo de hoy quiero dar, simplemente, unos datos objetivos y analizar algunos motivos por los que se compran unas u otras divisas con el fin de que cada uno saque sus propias conclusiones.

En 2007, antes de la crisis financiera, el tamaño del balance de la Reserva Federal era de 922.867 millones de dólares. El 1 de marzo de 2021, y tras varios años de política monetaria expansiva, el balance se ha situado en 7.557.524 millones de euros, es decir, el balance de la Fed se ha multiplicado por 8,2 veces en este periodo.

El 3 de enero de 2009 nace bitcoin, y en estos años, tras emitir más de 18,9 millones de unidades, cotiza a un precio de 54.000 dólares la unidad. Esto significa que todos los bitcoins emitidos equivalen a 1.021.000 millones de dólares, cantidad que supera el tamaño del balance de la Reserva Federal en 2007.

Foto: EC

No entro a juzgar si el bitcoin se merece el valor que le otorga el mercado. Me sorprende igual que a la mayoría el simple hecho de que sea aceptado como moneda de cambio, es decir, que el mercado le otorgue algún valor, y no sé cuál puede ser la evolución futura de su precio. No obstante, para dirigir las inversiones de Avantage Fund, debo analizar qué implicaciones tendrá el auge de esta criptodivisa para la economía y los mercados.

Hay una característica que hace que el bitcoin tenga, a día de hoy, una elevada demanda que crece a medida que aumenta su aceptación en el mercado: es un activo que tiene la virtud de no estar controlado por el Estado. Bitcoin permite transferir y atesorar valor fuera del control de las autoridades, algo que tiene especial interés para quienes residen en países con mayores restricciones a los movimientos de capitales o trabajan en la economía sumergida.

El hecho de que haya un mercado con liquidez suficiente es muy relevante para cualquier activo. Da igual que los agentes económicos no necesiten bitcoins, lingotes de oro, barriles de crudo o bobinas de acero; si saben que hay un mercado suficientemente líquido detrás podrán aceptar esos activos como medio de pago, e incluso, depositar valor en ellos. Cuanta mayor sea la confianza en el mercado de bitcoins, más agentes económicos estarán dispuestos a aceptarlo. Empezando por aquellos que más demandan activos no controlados por las autoridades.

La pregunta que debemos hacernos es ¿qué consecuencias tendría la mayor utilización de bitcoin para las divisas fiduciarias? A día de hoy, no parece cercano, ni para los más defensores de la criptodivisa, que consiga reemplazar totalmente a las divisas fiduciarias. Sin embargo, ya hay un impacto claro: el dólar, euro y otras divisas fiduciarias están compitiendo con bitcoin para ser aceptados como medio de pago en Internet y como depósito de valor.

Para competir en esta batalla de credibilidad y no perder de facto su monopolio, los bancos centrales y gobiernos tendrán que llevar a cabo políticas monetarias y fiscales que preserven mejor el valor de sus divisas: no podrán aumentar la base monetaria para solucionar todos los males de la economía y deberán subir los tipos de interés.

Esto no es un tema menor, porque si bitcoin continúa siendo aceptado, hará cambiar el paso a la política económica, tanto en el ámbito monetario como en el fiscal, ya que la recaudación de impuestos se complicará por la pérdida de control. La otra alternativa que tienen los estados para competir es la batalla legislativa: poniendo palos en las ruedas al desarrollo de bitcoin.

Termino aclarando que no poseo bitcoins ni ninguna otra criptodivisa. Por otro lado, procuro mantener en activos monetarios cantidades pequeñas con fines transaccionales. Prefiero preservar y rentabilizar mi patrimonio a través de la inversión en negocios excelentes a precios razonables, y esto, a largo plazo, seguirá teniendo valor más allá de la divisa en la que coticen sus acciones.

Reserva Federal Política monetaria Dólar