El circulo virtuoso de los tipos de interés y el dólar

De continuar la subida de los tipos de interés en Estados Unidos generaría un círculo vicioso en las bolsas, pero también un circulo muy virtuoso para colocar dinero a corto plazo en dólares

Foto: Un billete falso de 100 dólares. (EFE)
Un billete falso de 100 dólares. (EFE)

De continuar la subida de los tipos de interés en Estados Unidos generaría un círculo vicioso en las bolsas, pero también un circulo muy virtuoso para colocar dinero a corto plazo en dólares.

Hace mes y medio les decía que veía muy atractiva la compra de bonos USA con vencimiento a corto plazo. La rentabilidad del “mix” superaba claramente el 2,5% anual y, en mi opinión, la cotización del dólar había tocado fondo por una temporada – o podía incluso subir -, lo que reducía el riesgo de tipo de cambio.

El razonamiento anterior se refiere a la oportunidad de colocar dinero entre doce meses y dos años, sin esperar más que un atractivo cupón y, a lo mejor, una pequeña revalorización por diferencia de tipo de cambio. En otras palabras, la hipótesis es que los tipos de interés norteamericanos suban, pero tampoco demasiado respecto a los niveles actuales. Ahora bien ¿qué ocurriría si suben mucho más? ¿Y si la reserva Federal de los Estados Unidos decidiera llevar a cabo más subidas de tipos de las esperadas y el bono a diez años superara con holgura el 3% de rentabilidad anual?

En mi opinión, la cotización del dólar había tocado fondo por una temporada – o podía incluso subir -, lo que reducía el riesgo de tipo de cambio

En primer lugar, al vencimiento de nuestro “mix” de bonos de corto plazo podríamos colocar el dinero a un tipo de interés superior. Pero también entraríamos en un círculo virtuoso, mediante el cual, según suben los tipos de interés, sube el dólar, de forma que la mejora del cupón llevaría aparejada una plusvalía adicional casi automática por diferencia en el tipo de cambio.

Esto no sería nada extraordinario. De hecho es lo normal cuando suben los tipos de interés, y no lo que ocurría antes. Lo que no era normal es que subieran los tipos de interés en Estados Unidos pero el dólar siguiera bajando. Era consecuencia de otra anormalidad: de lo poco que le importa al Banco Central Europeo la fortaleza del euro, que se carga todos sus esfuerzos para reflotar la inflación (un euro fuerte abarata las importaciones y es, por lo tanto, desinflacionista). Tampoco era muy ortodoxa la descarada manipulación a la baja de la divisa norteamericana. Es ahora cuando hemos entrado en la normalidad económica, que es la que dice que el tipo de interés es el precio del dinero y el dinero va allí donde mejor le pagan. Si siguieran subiendo los tipos en Estados Unidos seguiría yendo dinero hacia esa divisa, atraído por los altos tipos de interés. Esto aumentaría la demanda de dólares y estabilizaría - o incluso mejoraría - el tipo de cambio del dólar frente al euro. Pero lo más importante es que se trata de un proceso que se retroalimenta: mientras suban los tipos en Estados Unidos subirá - o al menos no bajará - el dólar.

En primer lugar, al vencimiento de nuestro “mix” de bonos de corto plazo podríamos colocar el dinero a un tipo de interés superior

La mala noticia es que se siguieran subiendo los tipos harían más daño a la bolsa del que ya le han hecho. Sólo unos beneficios empresariales muy potentes serían capaces de reducir el atractivo de la renta fija a corto plazo y sus elevados cupones sin riesgo. Pero también hay una buena noticia y es que ya tenemos identificado un activo que ganaría: los bonos, letras del tesoro y depósitos a corto plazo en dólares norteamericanos.

Porque en los mercados siempre que cae un activo sube otro. Para el asesor financiero la verdadera tragedia no es que caiga la bolsa, sino que no haya alternativas. O no saber identificarlas. Pues aquí tienen una para el caso de que siguieran subiendo los tipos en EE.UU.

Como verán, hablo en “futurible”. De momento no veo que la inflación norteamericana vaya a dispararse y provocar así una fuerte subida de tipos adicional (y en consecuencia una larga tendencia bajista en la bolsa) Si tengo posiciones de corto plazo en dólares USA no es tanto porque piense que voy a renovarlas a tipos muy superiores o que me voy a forrar con el tipo de cambio. De momento se trata más bien de aprovechar los tipos actuales y la normalización del tipo de cambio. Lo normal es que la euroesclerótica Europa, la de los impuestos confiscatorios, el paro y la burocracia, tenga una divisa más débil que la dinámica, innovadora y pro negocios Norteamérica. Afortunadamente de momento ese dinamismo y eliminación de trabas al crecimiento en EE.UU. también trae mejora de los beneficios empresariales, que es lo que da soporte a la bolsa USA. Así que “so far, so good”.

Telón de Fondo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios