Cómo afecta al inversor la posible 'japonización' de la eurozona

La 'japonización' beneficia a los bonos porque el valor de los bonos sube cuando bajan los tipos de interés en el mercado

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La semana pasada escribí un artículo sobre el riesgo de 'japonización' en Europa. Ya sabía que los dirigentes políticos no se rebajan a leer mi blog y que están a cosas importantes de esas suyas y no a la economía. Pero había que decirlo. Hoy, en cambio, escribo para quienes seguramente lo apreciarán bastante más y querrán estar preparados ante la eventualidad de que Europa entre en un largo periodo de estancamiento y deflación. Y me refiero, lógicamente, a los inversores y los ahorradores.

Empecemos por los bonos, los depósitos y las cuentas corrientes. El pasado día 9 de enero les hablé de un producto financiero que creo debería sustituir en todas las carteras de inversión al clásico fondo de renta fija, que se ha quedado totalmente obsoleto por sus increíblemente abusivas comisiones. Pues bien, el ETF –fondo de inversión cotizado– de alta calidad crediticia europea del que les hablé y que incluyo desde enero en las carteras de mi informe mensual lleva más del 1% de rentabilidad en lo que va de año. Gracias, precisamente, a que en el mercado de bonos europeos la 'japonización' ya es una realidad (lo que no significa que tenga que producirse obligatoriamente en la economía real).

La 'japonización' beneficia a los bonos porque el valor de los bonos sube cuando bajan los tipos de interés en el mercado. Si yo tengo un bono con vencimiento a diez años que da un 2% y seis meses después un bono similar paga un 0,50%, mi bono, que ofrece tipo de interés mayor, vale más. Y si el mercado sigue bajando y el tipo de interés entra en zona negativa, mi bono – que da un 2% - vale todavía más. Y esto se refleja lógicamente en los productos que invierten en bonos. Y así se revaloriza la cartera. En los fondos tradicionales se nota menos, porque cobran elevadísimas comisiones de gestión que se comen casi toda la revalorización, pero en un ETF sí que se nota.

Por el contrario, para quien tiene su dinero en depósitos o cuentas corrientes, la 'japonización' sería negativa. Ambos instrumentos financieros seguirían dando cero o 'cero coma'. Pero eso podría empeorar. Si 'arrecia', podría ocurrir que los bancos lleguen a cobrar algún tipo de comisión por tener el dinero en depósitos o cuentas corrientes. De hecho, es lo que hace ahora mismo el Banco Central Europeo con los depósitos de los bancos: cobrarles. Pero piensen que el BCE pasaría a cobrarles más. De momento los bancos compensan su falta de margen - o incluso su margen negativo - cobrando comisiones estratosféricas en los fondos de inversión, los fondos garantizados o en todos esos productos que te obligan a suscribir si pides un crédito. Y cerrando oficinas. Pero todo tiene un límite. Es difícil que ocurra, cierto, pero no imposible. No en una economía 'japonizada'. No olvidemos que la 'japonización' es una perversión económica, un fenómeno anormal, como puede ser un tornado o una ciclo génesis. ¿O no es anormal que haya que pagar por prestar dinero?

La 'japonización' es una perversión económica, un fenómeno anormal, como un tornado. ¿O no es anormal que haya que pagar por prestar dinero?

Por el contrario, los deudores con créditos a tipo de interés variable estarían de enhorabuena. Si ya han bajado los tipos de interés de los créditos, es fácil imaginar lo que puede pasar si esa situación va a más. O más bien a menos, en lo que a tipos se refiere.

Inicialmente no tendría porque ser malo para la renta variable. En Japón lo fue, pero es que allí coincidió con la ruptura de una burbuja financiero-inmobiliaria. El caso del Eurostoxx, todavía un 25% por debajo de sus máximos históricos y con un PER muy por debajo de la media histórica, no es de burbuja. Si entráramos –e insisto, está por ver- en un periodo de tipos oficiales a cero 'sine die' y tipos negativos en casi todos los bonos soberanos, unidos a un más que previsible nuevo programa de estímulo monetario en caso de 'japonización', sería un escenario que no tendría porque ser malo, al menos al principio, para la bolsa. Especialmente para empresas que paguen buenos dividendos.

Ya lo estamos viendo: desde que los bancos centrales han dejado de hablar de subir tipos las bolsas no han hecho otra cosa que subir. Aquí no entraremos en si eso está bien o mal. Eso lo dejamos para los economistas de salón (que seguramente se quejan porque se han perdido la subida). Aquí estamos para ganar dinero o evitar perderlo y, a día de hoy, para el mercado la relajación monetaria es positiva. Y se comprueba viendo que pasa en caso contrario: fue mencionar la Fed su intención de llegar al 3% en sus tipos de interés para que la bolsa norteamericana cayera un 20%. Y que la subida se aplazara hasta nueva orden.

Telón de Fondo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios