Ayudará China o será un lastre, esa es la cuestión
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

Ayudará China o será un lastre, esa es la cuestión

Si se suma al impulso económico que van a suponer los planes de estímulo europeo y norteamericano, apuntalará un escenario de inflación superior al que había antes de la pandemia

Foto: Sede de Evergrande, en Hong Kong. (Reuters)
Sede de Evergrande, en Hong Kong. (Reuters)

El auge de las redes sociales ha multiplicado el ruido ambiental en los mercados. Tener que tomar decisiones en este entorno es como conducir en medio de una tormenta de granizo.

Vean sino el titular sobre Evergrande de una de las redes sociales más importantes del mundo. “Crisis de Evergrande causa desplome financiero a nivel global”. Luego vas a ver cuál ha sido la caída del índice global MSCI World desde que se expandió la noticia y resulta que es de un 2%. Toma “desplome financiero”. Y sube un 15% en lo que va de año (“desplome” incluido).

¿Y que me dicen de los analistas, que se supone que son más serios? La mayoría habla del “nuevo Lehman” o “El Lehman chino”. Ciertamente, no sabemos todavía en qué acabará la crisis de esta promotora inmobiliaria, pero dar por hecho que estamos ante el nuevo Lehman, habiendo las diferencias que hay entre la promotora china y el banco de inversión norteamericano, resulta cuando menos imprudente. Y comparar la situación del sector inmobiliario y bancario chino con la situación actual de estos sectores en Norteamérica o Europa demuestra un claro desconocimiento. Pero lo peor es que la falta de rigor y objetividad con tal de conseguir un 'clickbait' se está convirtiendo en costumbre. Y los perjudicados son evidentemente los inversores, sobre todo los que no cuentan con un buen asesoramiento que les sirva de guía en medio de tanto ruido.

Foto: El logo de Evergrande. (Reuters)

Si un analista en el que confías dice que estás ante el nuevo Lehman, lo siguiente que haces es vender tus fondos de renta variable como si quemaran. Pero si finalmente no es el nuevo Lehman y resulta ser una comparación exagerada habrás tomado una decisión equivocada, influido por el interés del analista para captar la atención de redes y medios de comunicación. De hecho, mucha gente se ha perdido el mercado alcista de los últimos diez años —uno de los mayores de la historia— por seguir a esos analistas que utilizan el miedo como forma de llamar la atención.

La situación del sector inmobiliario y financiero occidental no tienen nada que ver con la del chino. Y menos todavía con la que había en 2008. Para que haya un contagio tiene que haber cierta similitud en los problemas. En España se nota menos, pero en el resto Europa y especialmente en Estados Unidos el sector inmobiliario está boyante y no está ni de lejos tan endeudado como en 2008. Con la ventaja adicional de que la financiación en Europa es casi gratuita y en Estados Unidos muy barata.

Pero el efecto más pernicioso del ruido en las decisiones de inversión es que impide centrarse en lo importante. En nuestra opinión, lo importante no es tanto el caso Evergrande, sino si China ayudará a la recuperación global o será un lastre. El nivel de la recuperación global va a tener una gran influencia en cuál sea el nivel de inflación, lo que a su vez va a marcar la política monetaria de los bancos centrales, que es lo que realmente va a definir cuál sea la evolución de los mercados.

Foto: El China Evergrande Centre, en Hong Kong. (Reuters)

Aquí lo importante no es tanto Evergrande, sino lo que hagan la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco Central Europeo (BCE). A partir de ahí se establecen todas las derivadas que afectan a la gestión de una cartera de inversión. Desde los estilos de gestión y los sectores que lo harán mejor hasta la evolución del precio del oro, pasando por la evolución de los fondos de renta fija. Todo va a depender de que la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos y del BCE sea amable, agresiva o mediopensionista.

Si China se suma al impulso económico que van a suponer los planes de estímulo europeo y norteamericano, apuntalará un escenario de inflación superior al que había antes de la pandemia y, por lo tanto, una política monetaria más restrictiva. ¿Cuánto? Dependerá de cuál sea ese nivel de inflación. Y viceversa: si China se sigue quedando atrás, aportará menos crecimiento y desinflación.

Foto: Foto: Reuters. Opinión
¿Qué está pasando en China?
Juan Ramón Rallo

No podemos descartar ningún escenario. China es la fábrica del mundo. Si para alimentar a sus miles de millones de habitantes tienen que bajar precios y hacer 'dumping', no les quepa la menor duda de que lo harán. Pero tampoco podemos descartar que, una vez consideren que han normalizado su política monetaria —lo de Evergrande tiene mucho que ver con que en China cerraran hace tiempo el grifo de la liquidez—, decidan incorporarse a la buena marcha de la economía mundial. Y tampoco podemos descartar que esa buena marcha de las economías norteamericana y europea animen a su vez la economía china, pues, unos más y otros menos, todos son clientes de China.

Así que, en lugar de centrarse en el ruido, mejor centrarse en lo importante, que es que China puede ser contribuidor neto al crecimiento y la recuperación —y por lo tanto también al nivel de inflación— o justo lo contrario. Ese es para nosotros un dato mucho más importante que el destino de un promotor inmobiliario que probablemente acabe repartido por decreto entre distintos bancos e inmobiliarias chinas.

Inflación Economía Noticias de China Inmobiliarias Bancos centrales Inversores
El redactor recomienda