Es noticia
Variantes contra vacunas, el nuevo paraíso del “trader”
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

Variantes contra vacunas, el nuevo paraíso del “trader”

Ahora los aliados del “trader” tienen nombres de letras griegas. Son las variantes del COVID. Es ahora cuando los inversores empezamos a conocer su “modus operandi”

Foto: Foto de archivo: Reuters
Foto de archivo: Reuters

Cuando Donald Trump llegó al poder, escribí en este “blog” que el mercado se iba a convertir en un paraíso para el operador de corto plazo, es decir, para el “trader”.

Argumentaba que, conociendo el “modus operandi” del nuevo presidente, haría que los inversores pasaran constantemente de la euforia a la depresión.

Cuando se inició el conflicto comercial con China volví a insistir, convencido de que la forma de negociar de Trump, que ya conocía de su época empresarial y por su negociación con Corea del Norte, generaría un determinado modelo de comportamiento para los mercados, basado precisamente en el comportamiento del presidente.

Y así fue: un día declaraba que el presidente Xi era un tipo estupendo, el mercado subía (y el “trader” aprovechaba para vender). Otro día China era el imperio del mal y nunca se llegaría a un acuerdo, el mercado se desplomaba y el “trader” aprovechaba para comprar barato.

Foto: EC

Ahora los aliados del “trader” tienen nombres de letras griegas. Son las variantes del COVID. Es ahora cuando los inversores empezamos a conocer su “modus operandi” y, enfrente, la capacidad de las compañías farmacéuticas para hacerles neutralizarlas. Es así como el virus por un lado y la ciencia por otro se han convertido en el nuevo aliado de los operadores de corto plazo. Y de los inversores de medio y largo plazo.

La situación actual es el mejor ejemplo. Sabemos que la ciencia está perfectamente capacitada para crear una vacuna efectiva frente a la nueva variante ómicron. No hay un solo científico que lo ponga en duda. La duda está en si necesitaremos algún tipo de actualización y, sobre todo, si esa actualización será fácil y de rápida implementación o hará falta tiempo.

Pero sabemos una cosa importante: los plazos. En un par de semanas tendremos el veredicto de las farmacéuticas sobre las vacunas. Y sabemos que, en el peor de los casos, en unos meses estaremos de nuevo en la situación previa a la llegada de la vacuna. No en la casilla de marzo de 2020, no, sino en la que estábamos justo antes de aparecer ómicron.

Mi sugerencia para el “trader” se basa en el viejo refrán “comprar con el rumor, vender con la noticia”

Con esa información se pueden hacer muchas cosas. Se puede invertir ya y cruzar los dedos para que finalmente las vacunas funcionen, o que los cambios que haya que realizar sean sencillos de implementar, pero en mi opinión hay una forma mejor de hacerlo y no jugárnoslo todo a cara o cruz.

Puestos a invertir antes de saber el veredicto de las farmacéuticas, hay un término medio: esperar a conocer datos de como se va desarrollando la enfermedad en las personas que la han contraído con la nueva variante. Ver si es tan grave como dicen y, muy importante: qué pasa con los vacunados, cuáles son sus síntomas, si hay muchos que acaban en el hospital, etc. Vamos a tener mucha información en ese sentido. Y también tendremos avances por parte de las empresas farmacéuticas sobre sus análisis basados en modelos informáticos (eso sí, lean estas cosas sólo en medios no sensacionalistas)

Mi sugerencia para el “trader” se basa en el viejo refrán “comprar con el rumor, vender con la noticia”, siempre y cuando los rumores vayan apuntando a que no se trata de una variante más dañina o que las vacunas no están tan obsoletas como descuenta actualmente el mercado.

Foto: Istock Opinión

Lo anterior no es algo que recomiende a nuestros clientes. No porque sea una mala idea, sino porque nuestra especialidad no es la inversión de corto plazo, sino a medio y largo plazo. La forma de actuar del inversor que mira medio y largo plazo sería diferente.

Si la balanza se inclina hacia que las vacunas mantienen cierta eficacia y que la enfermedad no es tan dañina como para llenar los hospitales, lo mejor que puede hacer de momento el inversor de medio y largo plazo es no hacer nada.

Por el contrario, si la balanza se inclinará hacia el peor de los escenarios – necesidad de una nueva vacuna que tarde meses - ,una vez suceda la correspondiente caída bursátil será como invertir sabiendo con cuál será la situación de los mercados dentro de unos meses. Eso sí que será como tener la bola de cristal.

En el peor escenario habrá un receso y habrá que tomar medidas para ajustar la cartera

Porque tan pronto haya nueva vacuna y pasados los confinamientos y otras medidas restrictivas, la gente volverá a consumir, como confirmaban recientemente las fuertes cifras de consumo que hemos visto en Norteamérica y RU y, en menor medida, pero también, en varios países europeos. Porque otra cosa que hemos aprendido es que con el virus hay que convivir y que la gente no va a dejar de consumir. Habrá periodos de fuerte crecimiento económico - cuando nos dejen salir del correspondiente confinamiento - y habrá periodos económicamente recesivos - cuando nos confinen y haya que esperar a una actualización de la vacuna -. La pura definición del ciclo económico y bursátil, pero con fechas concretas, porque sabemos lo que se tarda en crear, manufacturar y distribuir las vacunas actualizadas.

Lo anterior también es válido para inversores que ya están en el mercado. Su posicionamiento era acertado si estaban apostando por la recuperación económica. Los datos cada día lo confirman más. Y lo mismo en relación con la inflación: según escribo, se ha conocido el dato de la inflación europea, que es sencillamente espectacular (en el peor sentido de la palabra).

Evidentemente en el peor escenario habrá un receso y habrá que tomar medidas para ajustar la cartera y que no sufra demasiado durante el “receso vacunacional”, pero, en general, las posiciones que eran ganadoras hasta hace unos días volverán a serlo tan pronto se sepa que hay una vacuna. Y, como dije en Mayo de 2020, para que suban las bolsas – y bajen los bonos - no será necesario que la vacuna esté en los ambulatorios. Al mercado le bastará con saber que estará.

Inversores Inversiones