Vuelta al cole: así ha dejado Chipre los mercados

No merece la pena detenerse mucho más sobre la cuestión chipriota. Como comentamos en su día, se trata de un

Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

No merece la pena detenerse mucho más sobre la cuestión chipriota.

Como comentamos en su día, se trata de un caso excepcional que sólo se justifica desde un punto de vista: el punitivo, deseo de castigar un modo de hacer las cosas que servía de apoyo financiero a actividades sospechosas (V.A., Patada a la mafia rusa en el culo de los chipriotas, 18-03-2013). Esta impresión viene a ser confirmada por el hecho de que buena parte de los rescates bancarios europeos ya han sido realizados y que en algunos países, como en España, ha sido la quita a las preferentes la que ha sustituido a la de los depósitos del sector privado de la economía. Una propuesta, la actual, no exenta de agravio comparativo, si nos atenemos a los que sucedió en su día con los titulares de este tipo de valores en, por ejemplo, Caja Castilla La Mancha: 100% de su dinerito y Santas Pascuas, nunca mejor dicho. O tempora, o mores (V.A., El chollo de tener preferentes de una caja intervenida, 16-07-2009).

Importa mucho más la quiebra de uno de los principios esenciales de la Unión, como es la libre circulación de capitales entre sus estados miembros; el nuevo e importante retroceso en el proceso de construcción europea que la decisión final ha supuesto; el daño de tanto desgobierno colectivo para el euro cuya posición en las carteras de los bancos centrales ha caído de 31% en 2009 al 24% en la actualidad, mínimos históricos; y el que, por primera vez en las 147 crisis bancarias documentadas por el FMI desde 1970, se sustituya un bail-out con cargo al erario público por un bail-in a costa de los bolsillos de unos impositores convertidos de la noche a la mañana en los paganinis de esta fiesta. Otro tipo, más doloroso, de socialización de pérdidas que penaliza el ahorro privado. Ya saben, consuma o invierta que algo queda. Que con la que ha caído en estos 40 años sea Europa la primera que rompe con la ‘sacralidad’ del depósito convencional debería ser motivo de severa reflexión colectiva.

Y no las tengan todas consigo, todavía Chipre nos puede dar sorpresas, como su salida precipitada de la UE. Al tiempo. Eso si antes no peta Eslovenia: el colapso de sus acciones bancarias y el repunte de la rentabilidad de su deuda (casi un 50% en un par de semanas) no auguran nada bueno. O Italia, abocada a un nuevo proceso electoral.

Tras la pausa de Semana Santa, y al calor de estos acontecimientos, me ha parecido oportuno recordarles cómo están los mercados, cosa que hago de la mano del siempre interesante Barry Ritholtz y su blog The Big Picture, y no sin antes invitarles a leer la pieza que incorporo al final del post sobre la credibilidad de lo aparente en el mundo financiero. Cuatro son los cuadros que les adjunto:

1. Rentabilidad en el año tanto de los principales índices bursátiles, en moneda local, como de las principales divisas y materias primas denominadas en dólares (a la apertura de ayer).

2. Sobre compra o sobre venta de ese universo de activos, de acuerdo con el indicador RSI. En él se puede observar una cierta polarización entre Estados Unidos y combustibles fósiles, por un lado, y la periferia europea, los mercados emergentes (salvo México) y los metales y materias primas agrícolas, estrellas en otros años, por otra. Los países con moneda propia (Alemania incluida) lo hacen mucho mejor que los que están sometidos a un corsé supranacional.

3. Tal dicotomía que se ve ratificada por la posición de los distintos activos respecto a sus medias móviles a diferentes plazos, lo que permite identificar tendencias y posibles puntos de ruptura al alza o a la baja en los mismos, teóricas oportunidades de compra o venta.

A partir de aquí, ustedes mismos. Así es como está el patio. Tengan en cuenta, no obstante, que nos movemos en aguas cada vez más siniestras. Por más que los organismos internacionales se empeñen en aflorar esas finanzas en la sombra que se hallan en la génesis de los desequilibrios que condujeron a la crisis financiera de 2007, con especial esfuerzo en el ámbito de los derivados, la realidad indica que los agentes económicos privados caminan en una dirección muy distinta.

Lean, si no, esta pieza del NYT de ayer mismo: As market heats up, trading slips into shadows. El número de transacciones bursátiles que se realizan en Estados Unidos fuera de los mercados oficiales llega a suponer el 40% del total en fechas concretas, muy por encima del 16% de media en 2008. Algo que afecta no solo a la transparencia como condición esencial de cualquier bolsa que se precie, sino a la propia profundidad de la misma, limitando de este modo su utilidad. Grandes y pequeños inversores se ven beneficiados de una operativa dominada por, tachan, tachan, los grandes bancos de inversión. ¿Les suena?

El lado oscuro de la fuerza ataca de nuevo. No se abandonen.

Buena semana a todos.

Valor Añadido
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios