Amazon no acabará con Mercadona pero puede rematar a Eroski

La llegada a este negocio del gigante estadounidense puede dar la puntilla definitiva a algunas de las enseñas que más dificultades operativas y financieras padecen, entre otras, Eroski

Foto: Centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares. (EFE)
Centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares. (EFE)

Desde que el pasado mes de junio adelantamos en esta misma columna el aterrizaje de Amazon en el proceloso mundo de la cesta de la compra, buena parte del foco de los analistas -incluido un servidor- se ha puesto en la amenaza que supone para el líder de la distribución alimentaria en España, Mercadona.

Sin embargo, aunque la cadena valenciana pueda verse afectada, algo que solo el tiempo dirá, para quien la llegada a este negocio del gigante estadounidense puede ser un desastre, y hasta la puntilla definitiva, es para algunas de las enseñas que más dificultades operativas y financieras padecen.

Entre ellas destaca Eroski que, por si fuera poco, se ve atacada por tierra -con la llegada de la propia Mercadona a su zona de influencia- y aire -por el 'delivery' a domicilio de la compañía fundada por Jeff Bezos-.

Dos contra uno.

Y qué dos.

Ayer la cadena presentó unos preocupantes resultados de su primer semestre de 2015 -febrero a julio- que ponen de manifiesto las enormes dificultades a las que se enfrenta el 'retailer' para hacer frente a su ingente deuda financiera, cuya reestructuración se completó el pasado mes de julio, tras acudir al amparo de la Ley Concursal.

O mucho cambian las cosas o su agonía terminará de la peor manera posible.

Tanto balance como cuenta de resultados, o el estado de flujos de efectivo, muestran datos preocupantes.

Así, en relación con el primero (vid infra), la deuda financiera no corriente asciende a 2.340 millones de euros, cifra que se dispara hasta los 2.640 si se incluye la corriente -fundamentalmente líneas de circulante-. Buena parte de la misma vence en 2019. Teniendo en cuenta que la tesorería ascendía a 31 de julio a 170 millones de euros y el ebitda de 2015 se situó en 215 millones, estamos hablando de una ratio de deuda bancaria neta sobre beneficio operativo ajustado de más o menos 10 veces. Un múltiplo imposible.

Por si fuera poco, ese endeudamiento da ‘soporte’ por la parte del activo, en gran medida, al fondo de comercio derivado de la compra de Caprabo, el sobrecoste que tuvo que pagar por encima del valor en libros de la firma catalana. Un intangible cuyo valor es cuestionable visto como ha evolucionado el negocio desde la transacción. 1.400 millones de euros (vid supra) se antojan, sin duda, excesivos por más que el valor del negocio, en una venta troceada, pudiera justificar parte de dicha cantidad. Se trata de un ajuste pendiente a día de hoy que podía traducirse en pérdidas significativas.

No pintan mejor las cosas por lo que al P&L respecta. La mejora en el propio ebitda, año sobre año, apenas llega a los 11 millones de euros para situarse cerca de los 100 en seis meses. Una cantidad, a todas luces, insuficiente para hacer frente al enorme peso de la parte de abajo de la cuenta de resultados: amortizaciones superiores a 60 millones y unos intereses que, pese a los periodos de carencia pactados con la banca, supondrán un drenaje de caja brutal, tanto más cuanto el plan de negocio se quede corto, como tiene pinta, al estar el coste financiero referenciado a su evolución.

Cuenta de pérdidas y ganancias H1 2015

A esta realidad se enfrenta, como se puede apreciar a continuación, con un 'cash flow' operativo menguante, poco menos de la mitad que el generado de febrero a julio de 2014 (64 vs. 124 millones). Es la venta de activos (119) la que permite hacer frente a amortizaciones anticipadas (70) y costes financieros (50). El resto se va al mantenimiento del negocio, inversión y 'working capital'.

Origen y aplicación de fondos operativa H1 2015

Origen y aplicación de fondos inversora y financiera H1 2015

Algo que debería servir de pista para ilustrados.

En efecto, solventar la complicada situación -a futuro en la parte operativa y en el presente por la financiera- de Eroski puede que pase por su liquidación ordenada. Y aun así quedaría lo comido por las sucesivas ventas por lo servido a los acreedores. Es la opción más sensata. En caso contrario, el equipo gestor no se podría permitir ni el más mínimo error si quiere seguir siendo un 'player' en la industria dentro de cuatro años cuando la banca vuelva a llamar a su puerta reclamándole más de 2.000 millones de euros, nuevo momento de la verdad.

Demasiado riesgo para tan nimio beneficio, ¿no creen?

Ay, Corporación Mondragón, quién te ha visto…

Valor Añadido
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios