Tesla, un gigante con pies de barro

Tesla ha desbancado General Motors como la empresa de automóviles con mayor capitalización bursátil en Estados Unidos. Pero ¿vale realmente lo que Wall Street dice que vale?

Foto: Punto de venta de Tesla en Estados Unidos.
Punto de venta de Tesla en Estados Unidos.

La compañía norteamericana Tesla es probablemente la más famosa y de la que más se habla en los últimos meses dentro del sector del automóvil, sobre todo tras desbancar a General Motors como la empresa de automóviles con mayor capitalización bursátil en Estados Unidos, nada menos que 54.000 millones de dólares. La pregunta es: ¿vale realmente lo que Wall Street dice que vale?

Detrás de Tesla está Elon Musk, un visionario que convierte en oro todo lo que toca. Lo hizo en su momento con Paypal y ahora lo está haciendo con la compañía espacial Space X y con Tesla. Es una persona con una manera de entender los negocios muy diferente al resto de empresarios.

El presidente de General Motors, el de Volkswagen o el de Mercedes buscan lanzar al mercado coches buenos, con buena relación calidad/precio y vender el mayor número posible. Y como resultado de todo esto que sus empresas respectivas ganen dinero. En el caso de Musk, su único objetivo es que las acciones de sus compañías suban de precio.

La razón es clara: casi el 30% de las acciones de Tesla son de Musk, por lo que en estos momentos tiene en su hucha unos 16.200 millones de dólares solo de la marca Tesla. Si hace algún anuncio nuevo, como que en 2022 va a lanzar una nueva berlina o que va a hacer un 'pick-up', las acciones suben rápidamente y con ello el valor de su patrimonio sube al mismo ritmo.

Elon Musk, CEO de Tesla. (Reuters)
Elon Musk, CEO de Tesla. (Reuters)

Sin embargo, Tesla no ha ganado dinero nunca jamás en su historia, siempre ha sido una empresa deficitaria. El año pasado perdió 650 millones de dólares y vendió 79.000 unidades, lo que marcó un record histórico de entregas para la marca. En 2016 General Motors, a la que ha desbancado como primer fabricante norteamericano por capitalización bursátil, vendió 9,5 millones de coches en todo el mundo.

La diferencia entre ambas compañías es que cuando Musk anuncia unas pérdidas de 650 millones de dólares, las acciones de Tesla suben, pero cuando General Motors anuncia 9.500 millones de dólares de beneficios, eso sí con un descenso de un 2,5% respecto al logrado en 2015, las acciones bajan casi un 5%.

Se habla mucho de la elevada tecnología de Tesla, pero esta no lo es tanto. Las compañías europeas o asiáticas de automóviles son capaces de poner en marcha la tecnología más avanzada en cualquier campo, pero el problema que tienen todas es el mismo: tienen que presentar cada año unas cuentas saneadas, tienen que vender cada vez más coches y ganar dinero con ello. Y esa presión no la tiene Tesla.

Si Mercedes, Porsche o Renault no invierten más en el coche eléctrico es porque aún no es rentable. Pero la tecnología ya la tienen

Si Mercedes, Porsche o Renault no invierten más en el coche eléctrico es porque hasta dentro de bastantes años no se van a vender los coches suficientes con esta tecnología como para que sea un negocio rentable. Pero la tecnología ya la tienen.

Las autoridades europeas van a seguir apoyando el diésel, y solo la presión de los ayuntamientos y los ciudadanos hará que poco a poco empiecen a venderse vehículos eléctricos o híbridos enchufables. Europa solo busca apoyar y mantener sus lobbys, el de la energía, el del petróleo o el de las telecos, que ganen cada vez más dinero, aunque pierdan competitividad a nivel mundial. En Estados Unidos el caso es el contrario, las autoridades apoyan a sus marcas más innovadoras para que sean los líderes mundiales tras la gran revolución que está sufriendo el automóvil. Por ello, a Google, Apple, Microsoft o Tesla se les permite y apoya cuando hacen todo tipo de pruebas para el coche del futuro y en Europa se limita absolutamente todo.

Cuando en 2015 un usuario de un Tesla falleció en un accidente cuando circulaba en modo conducción autónoma, el juez determinó que no había fallos en el coche y Tesla fue exonerada de toda culpa. Ahora está vendiendo que sus coches tienen incorporado el Auto Pilot 2 que permite esa conducción autónoma mejorada pero se enfrenta a una demanda colectiva porque desde octubre de 2016 los coches no llevan los sistemas que dicen que llevan según dicen los demandantes, que además es un extra que cuesta otros 10.000 dólares más.

Tesla solo fabrica vehículos eléctricos
Tesla solo fabrica vehículos eléctricos

Todos los fabricantes desarrollan sus coches para ganar dinero y vender muchos, y cuando ya lo tienen perfectamente preparado lo muestran. Tesla es diferente, cada vez que Musk quiere que suban las acciones anuncia un coche nuevo y lo mejor es que detrás hay cientos de miles de personas dispuestas a comprarlo. Tal es el caso del Model 3, un coche cuyas primeras imágenes oficiales se mostrarán en junio, pero Musk ya ha mostrado en Twitter fotos del coche en fase de pruebas. La realidad es que esas fotos muestran un coche que parece recién salido de la fábrica.

Lo más curioso es que aún no se sabe dónde se va a fabricar el coche ni cuándo se van a entregar a sus clientes. Además, es el coche barato y accesible, solo 35.000 dólares según Tesla, pero el precio medio de los pedidos, que ya son más de 300.000, es de 50.000 dólares. Ahora, a Tesla se le ha planteado un nuevo problema, y es que ha comprado una compañía alemana para la puesta en marcha de la producción de este modelo, pero sus empleados están en huelga porque cobran mucho menos que los empleados de Tesla en Estados Unidos.

Elon Musk es un visionario y parece que todo el mundo está dispuesto a apoyarle, el gobierno norteamericano, que no le pone trabas para hacer nada, los jueces, los analistas de Wall Street… y lo mejor es que dice que la compañía Tesla tendrá una capitalización bursátil de 700.000 millones de dólares en los próximos cuatro años. Con ello trata de seguir los pasos de Apple.

Para ello seguirá perdiendo dinero cada año, seguirá perdiendo 5.000 dólares en cada Model S como él mismo ha reconocido, seguirá explicando que va a hacer 500.000 coches en 2018, que va a montar dos plantas de baterías en Europa, que va a lanzar después del Model 3 un todocamino, el Model Y, que va a lanzar una furgoneta de reparto y hasta un 'pick up'… Elon Musk tiene las cosas muy claras y parece que todo el mundo apoya sus ideas.
Automaníacos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios