Atrapados por una nevada prevista desde hace una semana
  1. Motor
  2. Automaníacos
Carlos Cancela

Automaníacos

Por

Atrapados por una nevada prevista desde hace una semana

Lo que no se puede es pensar que en un país donde en buena parte del territorio no nieva nunca o lo hace una vez al año, tengamos una flota de miles de quitanieves operativos

placeholder Foto: Vehículos atrapados por la nevada en la A-68 en La Rioja. (EFE)
Vehículos atrapados por la nevada en la A-68 en La Rioja. (EFE)

Llevamos una semana leyendo y escuchando en todos los medios de comunicación que se esperaban fuertes nevadas para el fin de semana, pero una vez más nos ha pillado con el paso cambiado. Es algo que realmente no tiene sentido. Siempre que ocurre algo parecido cada uno echa la culpa a los otros, siempre son los demás los que tienen la culpa, pero creo que hay que pensarse un poco mejor las cosas y hacer algo de autocrítica.

Cuando circulamos normalmente por una carretera y vemos una señal de curva peligrosa, hay conductores que hacen un buen uso de la señal, la tienen en cuenta, pero otros muchos ni levantan el pie del acelerador. Y si se salen de la carretera o sufren un accidente, la culpa es de la carretera, que está mal construida o mal señalizada. Llevamos una semana en la que todos los días en los informativos se avisa de que se prevén fuertes nevadas para el fin de semana, pero a miles de conductores les ha pillado el temporal en la carretera, no lo habían previsto.

placeholder Coches cubiertos por la nieve caída durante el temporal que afecta a Ávila. (EFE)
Coches cubiertos por la nieve caída durante el temporal que afecta a Ávila. (EFE)

En otras ocasiones han llegado nevadas de manera imprevista y se han creado situaciones de peligro por esa imprevisión, o al menos por la dificultad de prever la gravedad de la situación. Pero esta vez no ha sido así. Se sabía perfectamente lo que iba a pasar: yo llevo toda la semana leyendo en los carteles informativos de las carreteras que no se circule sin cadenas, que se prevén fuertes nevadas.

Los consejos que desde esta sección les he dado muchas veces para estas situaciones —llevar agua y comida en el coche, ropa de abrigo, el móvil cargado y siempre el depósito de combustible lo más lleno posible— no han servido para mucho. Los conductores atrapados, y algunos han pasado muchas horas dentro del coche, se quejaban de que no había agua ni comida. De que tenían hijos pequeños y la situación era grave.

Creo que por una vez, y no soy un defensor habitual de la Dirección General de Tráfico (DGT), no lo han hecho demasiado mal. Quizá algún fallo, pero los principales responsables de quedarse tirados en la carretera en esta ocasión, sin cadenas, sin agua o sin ropa de abrigo son los conductores. Es lo mismo que ocurre con los accidentes de tráfico. Las carreteras tienen un escaso o nulo mantenimiento, pero todos lo sabemos, no podemos ir más deprisa de los límites, como hacemos todos, y luego decir que la culpa de los accidentes la tiene la carretera que está mal.

placeholder Fotografía facilitada por un conductor retenido en la A-6, a la altura del Km 75. (EFE)
Fotografía facilitada por un conductor retenido en la A-6, a la altura del Km 75. (EFE)

No se puede pretender que en un país donde en buena parte del territorio no nieva nunca o lo hace una vez al año como mucho tengamos una flota de miles de quitanieves operativos para, por si acaso, un día nieva y hay conductores atrapados. La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha trabajado a destajo y ha hecho un buen trabajo en las condiciones más difíciles. Y no merecen el trato que están recibiendo.

Cuando hay una bandera roja en una playa significa que hay una situación muy peligrosa en el mar y no se puede uno bañar, pues cada año cientos de personas mueren ahogadas por bañarse con la bandera roja. Con el temporal, las autoridades avisan del peligro de asomarse a los miradores al borde del mar y cada año mueren personas por asomarse a los miradores.

Noruega, Alemania....

En Noruega, un país habituado a la nieve, la carretera que une las dos ciudades principales, Oslo y Bergen, está cerrada con frecuencia en invierno, pero no está entre las que directamente se cierran durante todo el invierno. Nadie intenta salir con su coche y ver qué pasa, si consigue llegar. No mete a los niños en el coche y cuando se queda atascado avisa por Twitter para que les rescaten. En Alemania, todos los coches tienen que llevar ruedas de invierno y en caso contrario no pueden circular. Aun así, en los temporales, las carreteras se paralizan y no pasa nada.

placeholder La AP-6 entre el kilómetro 42 y el 80, entre los municipios de San Rafael y Villacastín. (EFE)
La AP-6 entre el kilómetro 42 y el 80, entre los municipios de San Rafael y Villacastín. (EFE)

Cuando cae una nevada fuerte en España siempre ocurre lo mismo. Es el mismo caso, aunque menos grave, que cuando se produce la operación retorno de las vacaciones de Semana Santa. Miles y miles de coches atrapados en la carretera durante horas porque todos los ciudadanos vuelven exactamente a la misma hora y desde el mismo sitio. Y todos protestamos, pero no se pueden hacer carreteras para absorber todos esos miles de coches en tan poco tiempo.

No se puede derrochar y hacer carreteras de ocho o diez carriles para esas horas y luego tenerlas vacías el resto del año. Y con las nevadas pasa igual: no se puede tener miles de quitanieves operativos, que además, aunque estuvieran en funcionamiento, no podrían pasar por los conductores que incumplen las recomendaciones de dejar libre el carril izquierdo para que puedan circular estos vehículos, por ejemplo.

Pero ojo, no me malinterpreten, las carreteras deberían estar mejor mantenidas, la DGT debería tener más agentes dedicados a la vigilancia del tráfico y menos a multar a los infractores, se debería formar mejor a los conductores… Pero todos deberíamos hacer mejor nuestra parte y el resultado sería mucho mejor.

Dirección General de Tráfico (DGT) Accidentes