Lo que no se habla cuando bajan los límites de velocidad a 90 km/h

Desde el próximo 29 de enero todas las carreteras españolas que no tengan calzadas desdobladas para cada sentido pasarán a tener un nuevo límite de velocidad

Foto: El ministro del Interior y el director general de Tráfico en la rueda de prensa para analizar la siniestralidad. ©Miguel Berrocal
El ministro del Interior y el director general de Tráfico en la rueda de prensa para analizar la siniestralidad. ©Miguel Berrocal

Desde el próximo 29 de enero todas las carreteras españolas que no tengan calzadas desdobladas para cada sentido pasarán a tener un nuevo límite de velocidad máxima de 90 km/h. Eso significa que en más de 10.000 km de la red viaria nacional este límite de velocidad baja de los 100 km/h que había hasta ahora como límite genérico hasta los 90 km/h de la nueva reglamentación.

La dirección general de Tráfico siempre busca argumentos de peso para poder basar sus decisiones. Lo que ocurre es que esos argumentos siempre tienen una segunda lectura, que no es la que hace la DGT. Cuando se analizan cifras de atropellos, la DGT apuesta por reducir la velocidad de los coches porque cuanto mayor es la diferencia entre la velocidad del coche y la del peatón mayores son los daños. Es algo bastante lógico, pero la solución entonces es o prohibir los coches o prohibir los peatones.

El límite de 130 km/h de Francia

En los últimos meses, la DGT ha barajado la idea de que España iba a seguir los pasos que se han dado en Francia para reducir la siniestralidad en las carreteras, es decir bajar los límites de velocidad. Lo que ocurre es que en Francia, a diferencia de lo que ocurre en España, la velocidad en autopista es de 130 km/h. Pero de esa parte de lo que hace Francia no hablamos.

Finalmente la dirección general ha optado por otro argumento mejor para apoyar este descenso de la velocidad. La propia DGT, en su nota de prensa, explica que la modificación del artículo también supone reducir la diferencia de velocidad entre vehículos de transporte de viajeros y mercancías respecto de los turismos. Y añade que los países de la Unión Europea con menores tasas de fallecidos por millón de habitantes en accidente de tráfico tienen un diferencial de límite de velocidad entre vehículos ligeros y pesados, en carreteras convencionales, que oscila entre 0 y 10 km/h.El argumento es bastante mejor, porque uno de los puntos clave para conseguir que los accidentes ser reduzcan es que todos los coches circulen a la misma velocidad. Llevo muchos años circulando por carreteras de todo el mundo. Hace una semanas estaba en Noruega y allí todos los coches circulan exactamente a la misma velocidad, que es la velocidad límite de la carretera. Si en una carretera hay un límite de 100 km/h, todos los coches circulan a 100 km/h y bien separados uno de otro. Son conductores ejemplares.

Estados Unidos

En Estados Unidos, en las grandes autopistas, todos los vehículos circulan exactamente a la misma velocidad, los camiones, las Harley o los grandes todoterrenos, todos circulan a 55 o 65 millas por hora, según los estados. Allí, las autoridades decidieron quitar los radares de las carreteras y sin embargo los conductores, en general, cumplen las normas de circulación.

Creo que el director general de Tráfico no circula por las carreteras españolas conduciendo y tampoco sabe realmente los problemas que hay en la carretera. El llega a su despacho en su coche oficial y siempre llega a tiempo. Lee sus informes y sabe que hay que reducir las cifras de víctimas y hay que subir la recaudación por multas y por tasas... La mejor solución es bajar los límites de velocidad, subir el número de radares y hasta la siguiente legislatura.

El problema que hay en las carreteras españolas no es que los límites sean muy altos, sino que nadie, absolutamente nadie, los cumple. Muchas furgonetas circulan a 140 km/h por las autopistas, al menos por la N1 yo los veo todos los días. En un tramo de 120 km/h, muchos conductores circulan a 100 km/h, o incluso a menos velocidad, tan tranquilos por el carril central. Y eso es muy peligroso y sancionable. Los coches de la Guardia Civil circulan muchas veces a 140 km/h, sin una razón de emergencia. Yo creo que también eso es velocidad inadecuada, esa frase tan usada por la DGT.

Lo que España necesita para reducir la siniestralidad es educación, desde párvulos, desde que el niño llega por primera vez al colegio. Con eso podríamos tener en unos años unos buenos conductores, y también mejores peatones o ciclistas pero sobre todo personas más educadas. Con ello, con el respeto de las normas por parte de todos los usuarios, la siniestralidad se reduciría notablemente.

Nuestros políticos, sean del signo que sean, lo único que hacen es engañarnos. Cuando el ayuntamiento de Madrid monta Madrid Central para reducir la contaminación, ésta no baja porque sigue habiendo calefacciones y fábricas y talleres, o autobuses de la EMT muy contaminantes. Pero ya hay un culpable que es el automóvil y su conductor. La siniestralidad es culpa de los conductores de coches particulares y de la velocidad, ese es el argumento de nuestros políticos. Se reduce la velocidad y con eso van a mejorar las cifras... pero si no se reducen da igual, porque a ningún político se le exigen resultados. El mantenimiento de las carreteras y su señalización, el envejecimiento del parque de vehículos, la formación de los conductores no son temas prioritarios nunca para ningún político, porque eso cuesta dinero.

Pere Navarro habrá comprobado que han aumentado mucho los atropellos en carretera. Si ocurre en ciudad, puede que los conductores no paren en los semáforos o en los pasos de cebra y sea su culpa. Pero en los atropellos en carretera, ¿no puede ser que los peatones, quizá, tengan alguna culpa por ir andando por el borde de la carretera o por cruzar sin visibilidad y siempre con el móvil, en la mano?

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios