Adiós a López Madrid, el (gran) hombre que dormía poco y emprendía mucho

El pasado sábado falleció Germán López Madrid, senior advisor de Volvo Car Corporation, expresidente de Volvo España y un hombre clave en la automoción nacional

Foto: Germán, en una imagen reciente en su despacho del Paseo de la Castellana.
Germán, en una imagen reciente en su despacho del Paseo de la Castellana.

Este sábado falleció, en la Clínica de la Universidad de Navarra, Germán López Madrid, senior advisor de Volvo Car Corporation, y expresidente de Volvo España, un hombre ligado desde siempre a la automoción a nivel nacional e internacional. Pero también un gran empresario y sobre todo una gran persona, siempre dispuesta a ayudar a los demás.

Conocía a Germán desde hace años y les puedo decir que he tenido contacto con muy pocas personas, realmente ninguna, como con él, capaz de hacer tanta cantidad de cosas diferentes, y todas tan bien hechas. Era una persona que dormía muy poco, le bastaba con tres horas de sueño y el resto lo dedicaba a llevar sus numerosas empresas en diferentes sectores de la economía a nivel internacional. También a leer y a mantenerse informado de todo lo que pasaba en el mundo y para disfrutar de la vida familiar con su esposa y sus tres hijos. Asimismo tenía tiempo para la literatura y hasta para publicar libros de poesía.

Aunque, sin duda, el aspecto por el que era más conocido en España era por su relación con el sector de la automoción. Fue su padre el que puso en marcha la distribución de los vehículos de la marca Volvo en España y él tomó las riendas de la compañía tras el fallecimiento de su padre. La historia de Volvo en España no se puede entender sin la presencia de la familia Germán López al frente.

Germán también se hizo cargo de la asociación de importadores de automóviles, ANIACAM, de la que fue presidente los últimos 16 años. Desde este puesto luchó siempre por el sector, por conseguir una buena relación entre todos los actores implicados en el mundo del automóvil, fabricantes, importadores, concesionarios y vendedores. Y fue el principal impulsor del Comité de Diálogo, una gran apuesta por conseguir la mejor relación entre la automoción, con sus cuatro asociaciones implicadas, y el Gobierno.

Germán López Madrid junto a una imagen del Volvo XC90.
Germán López Madrid junto a una imagen del Volvo XC90.

En el año 2011, el Gobierno de Rodríguez Zapatero aprobó una nueva ley de distribución para el comercio, que incluía al sector de automoción y que suponía un cambio radical en la distribución de automóviles y una decisión contraria a la política de la UE. La rápida acción de López Madrid hizo que en solo unos días esa ley fuera inmediatamente derogada. También fue el principal promotor de los planes de ayuda a la compra de vehículos, los PIVE, que quitaron de la circulación muchos coches viejos. Germán era un defensor a ultranza del sector de automoción.

Su capacidad de trabajo era casi insuperable, como consecuencia de sus pocas horas de sueño. Dedicaba casi doce horas diarias a su trabajo, pero además tenía tiempo para adentrarse en todo tipo de lectura, novelas, poesía, información científica... También sacaba tiempo para disfrutar de una charla con un amigo. Igualmente tenía momentos para pensar en cómo mejorar un proceso o cómo solucionar un problema.

Gran persona

Era una persona muy preparada y siempre muy activa, en diferentes campos de la vida. Entre sus muchos cargos, este empresario era presidente de la Fundación CEIM para alumnos con altas capacidades, de ICADE Asociación (Agrupación de antiguos alumnos de la Universidad Pontificia de Comillas), de la Fundación para la Promoción del Deporte Ecuestre, así como Patrono de Fesvial y de la Fundación Philippe Cousteau "Unión de los Océanos".

Germán fue una persona muy completa en todos los sentidos. Su magnífica formación académica y su gran preparación a nivel internacional le permitieron estar en lo más alto del mundo empresarial, impartir conferencias en las mejores universidades del mundo. Pero sobre todo era una persona muy cercana, pese a su gran cultura. Un gran amante del flamenco, disfrutaba con el baile, un puro habano, un buen libro y con la magnífica relación con sus muchos amigos. A lo largo de estos últimos años he tenido la oportunidad de compartir muchos buenos momentos con él y le voy a echar mucho en falta.

Descanse en paz un gran hombre y una persona insustituible en el mundo de la automoción.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios