Por qué Europa necesitará 2,8 millones de enchufes para automóviles en 2030

Un estudio asegura que serán necesarios unos 2,8 millones de puntos de recarga públicos en la Unión Europea hasta el año 2030. Habría que multiplicar por 15 los que hay actualmente

Foto: En todas las gasolineras de Noruega hay desplegadas infraestructuras de recarga de alta capacidad.
En todas las gasolineras de Noruega hay desplegadas infraestructuras de recarga de alta capacidad.

Cada día hay más coches eléctricos, más opciones dentro del mercado del automóvil para permitir una movilidad más sostenible, más limpia de emisiones contaminantes. Pero el coche eléctrico requiere un cambio radical en nuestra sociedad, que de momento no está llegando. Si realmente queremos llegar al 2040 sin que se venda ni un solo coche que no sea cero emisiones, no estamos ante una carrera de larga distancia sino que se trata de una al sprint, desde hoy mismo, desplegando la infraestructura necesaria.

Las ventas de coches eléctricos llevan años creciendo en todo el mundo, pero solo hay un mercado en el que de verdad crecen exponencialmente, China, y otro en el que funcionan muy bien desde hace años, Noruega. En Europa sus ventas suben a un ritmo muy lento. Y es absurdo estar todo el día hablando de coches eléctricos, de nuevos modelos enchufables, y que en realidad, los pocos que se vendan, sea a empresas públicas y organismos oficiales, a los empleados de empresas eléctricas y los de automatriculaciones.

Europa ha impuesto una normativa anticontaminación durísima para 2020 que prácticamente nadie podrá cumplir. Y por ello, los propios fabricantes están haciendo automatriculaciones, vendiéndose a sí mismos los coches eléctricos, para con ello evitar las fuertes multas que se impondrán al cierre de 2020.

El coche eléctrico es una verdadera revolución para la movilidad y sin duda es el futuro. La evolución constante e impresionante del automóvil es imparable y representa el sector que más inversiones en I+D+i hace en Europa. Nada tiene que ver un coche del año 2010 con uno actual. Los nuevos modelos casi se conducen solos, tienen avanzados sistemas de seguridad y cada día estamos más cerca del coche autónomo.

Pero con lo que se enfrenta la sociedad ahora es un cambio aún más radical. No se trata de cambiar el surtidor de gasolina por el de gasóleo, acostumbrarse a conducir sin tocar el volante o a gestionar la radio o el aire acondicionado con la voz. Ahora se trata de enchufar cada día el coche en un punto de recarga. Y hacen falta enchufes donde conectar cada día millones de coches.

Un reciente estudio elaborado por la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) y la patronal europea de la industria eléctrica, Euroelectric, asegura que serán necesarios unos 2,8 millones de puntos de recarga públicos en la Unión Europea hasta el año 2030. Y eso es debido únicamente al coche eléctrico. Es decir, habría que multiplicar por 15 los que hay actualmente.

Infraestructuras

Ambas asociaciones se han mostrado satisfechas con el enfoque de inversiones en la Unión Europea. Son inversiones para el despliegue en infraestructura para vehículos eléctricos integrada dentro del plan de recuperación de la crisis del coronavirus anunciado por la Comisión Europea. Sin embargo, han señalado que el objetivo de financiar la instalación de un millón de puntos de recarga públicos ya estaba recogido dentro del Pacto Verde europeo, "y está muy por debajo de lo que realmente se necesitará".

Otro problema añadido es que cada red de cargadores es independiente, con diferentes sistemas de pago y conexión.
Otro problema añadido es que cada red de cargadores es independiente, con diferentes sistemas de pago y conexión.

ACEA y Euroelectric han solicitado a Europa que acelere sus planes para revisar la nueva directiva de Infraestructura de Combustibles Alternativos, para introducir un enfoque "mucho más ambicioso" para desplegar no solo puntos de recarga de coches eléctricos de batería sino también estaciones de repostaje de hidrógeno, que es lo que sin duda marcará la movilidad del futuro. Es lo que necesitan los consumidores, una respuesta clara y contundente por parte de la Administración, si realmente se quiere que haya un cambio rápido del coche con motor térmico al de cero emisiones.

Según el mencionado informe de ACEA y Euroelectric, la Unión Europa requiere multiplicar por 15 sus puntos de recarga públicos hasta los 2.8 millones de enchufes. Esa es la media de Europa, pero no hay que olvidar que en el caso de España habrá que multiplicarlos por mucho más que por 15. España está a la cola en puntos de recarga y además el 70% de los coches en España no tienen una plaza reservada de aparcamiento, por lo que dependen de la red de recarga pública. Si cada año se vendiera un millón de coches eléctricos, ¿dónde los enchufaríamos?

El objetivo del Gobierno de España, y el de la mayor parte de los países de Europa está equivocado: no se trata de vender muchos coches eléctricos, sino de poner las infraestructuras necesarias para que pueda llegar el coche eléctrico. A partir de ahí, los usuarios, que quieren usar coches menos contaminantes, y los fabricantes de automóviles que buscan producir vehículos cero emisiones, tendrán el camino mucho más fácil. Se trata de empezar la casa por los cimientos y no por el tejado.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios