Un buen acuerdo para el cierre de la planta de Nissan en Barcelona

Tres meses después del anuncio del cierre de la fábrica de Nissan en Zona Franca de Barcelona, la empresa y los trabajadores han llegado un acuerdo

Foto: El acuerdo retrasa el cierre de la planta hasta diciembre de 2021 y trabajar por la reindustrialización de la zona.
El acuerdo retrasa el cierre de la planta hasta diciembre de 2021 y trabajar por la reindustrialización de la zona.

Tres meses después del anuncio del cierre de la fábrica de Nissan en Zona Franca de Barcelona, la empresa y los trabajadores han llegado un acuerdo para el fin de la actividad de la planta. Un acuerdo conseguido, sin duda, por el esfuerzo de los trabajadores que llevan estos tres meses de huelga permanente, pero también por la disposición de la marca japonesa para conseguir que este cierre fuera lo menos traumático posible.

La presión de los sindicatos ha sido muy importante para conseguir el buen resultado logrado para este cierre: si en principio estaba previsto cerrar el 31 de diciembre de 2020, esta fecha se ha retrasado un año, hasta el 31 de diciembre de 2021. Además, y muy importante, destacar el compromiso de la empresa para contribuir a la reindustrialización de la planta. Y a todo ello hay que sumar otro detalle importante, que se han fijado unas indemnizaciones muy buenas para los diferentes colectivos. De hecho una parte de los trabajadores tendrá 60 días por año trabajado, una indemnización que ninguna empresa ofrece para sus trabajadores.

Sin duda se ha conseguido un buen resultado para la salida de los 2.525 trabajadores que constituyen la plantilla de Nissan en Barcelona, pero aún queda un tema pendiente con la cantidad de trabajadores de la industria auxiliar que con el cierre de la planta de Zona Franca quedarán sin trabajo. pero se sigue trabajando intensamente para conseguir la reindustrialización de la planta y de la zona.

En cualquier caso creo que el acuerdo ha sido muy bueno, que los trabajadores han presionado lo que tenían que presionar para lograr su objetivo y que la empresa ha aceptado unas condiciones que se sitúan muy por encima de lo que son sus obligaciones legales.

La situación de Nissan era bastante complicada. Es una de las grandes marcas a nivel mundial, vende más de 5 millones de coches cada año, pero Europa es un mercado muy secundario para la marca japonesa. En estos momentos solo vende bien dos modelos, ambos del segmento todocamino. Tanto el Qashqai como el Juke tienen un buen nivel de ventas en España y en Europa, pero el resto de modelos de su gama mantiene unas ventas realmente limitadas.

En estas circunstancias, era difícil que se pudiera asignar un modelo nuevo a la planta de Barcelona. Ya se hizo hace unos años un intento por relanzar la factoría con el Nissan Pulsar, un modelo de segmento compacto basado en la plataforma del Renault Megane que no tuvo ningún éxito en el mercado. Además, el mercado europeo es muy complicado y muy diferente a lo que hay en el resto del mundo, que es donde vende bien Nissan sus coches.

Por ello, y más allá de los dos ejemplos de los vehículos todocamino, es difícil encontrar un modelo que se pueda vender bien en Europa y que permita hacer fuertes inversiones. Esa es la razón por la que se ha ido Nissan. Porque, dentro de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, la nueva estrategia del grupo es que cada marca se centre en sus mercados principales. Y Nissan tiene en Estados Unidos, Japón y China sus tres mercados principales.

El cierre de esta planta de Nissan, antes Motor Ibérica, supone no solo un perjuicio para los trabajadores de la compañía y los de la industria auxiliare instalada en la zona. Es también un golpe para todo el sector de automoción porque con el cierre de las instalaciones de Montcada i Reixac también se cierra un capítulo de la historia del automóvil en España.

Ahora se debe trabajar muy fuerte desde los diferentes estamentos para que este caso de Nissan en Barcelona sea un único y que el resto de las fábricas sigan adelante, mejorando la competitividad del sector industrial español, única garantía de que España siga siendo el segundo fabricante europeo de vehículos, pese tener menos trabajadores y fábricas que otros países rivales de España. Adaptarse a las nuevas formas de fabricar coches, a las nuevas tecnologías que llegan al sector, al vehículo eléctrico. Esa sería la mejor garantía de futuro.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios