Cambios necesarios

El futuro de la automoción pasa por regenerar la economía de España

El mercado del automóvil sigue sufriendo una fuerte caída, como todo el resto de la economía española

Foto: Todos los canales de ventas y hasta las automatriculaciones están bajando con fuerza.
Todos los canales de ventas y hasta las automatriculaciones están bajando con fuerza.

El mercado del automóvil sigue sufriendo una fuerte caída, como todo el resto de la economía española. La falta de un apoyo decidido por parte del gobierno a un sector importante de la economía, que supone el 10 % del PIB, está arrastrando al sector que solo tiene algunas buenas noticias por parte del sector industrial, por la recuperación de otros mercados europeos.

Las matriculaciones en el pasado mes de septiembre cayeron un 13,5 % en lo que a turismos y vehículos todoterreno se refiere totalizando 70.729 unidades. Sin embargo, tanto las de vehículos comerciales, que crecieron 7,4 %, como las de industriales, autobuses y autocares que subieron un 1,3 %, han supuesto la contrapartida a un mercado del automóvil que empieza estar a la deriva.

Si se analizan las ventas por canales, todos caen en el mes de septiembre. El de alquiladores, con la grave situación del sector del turismo, es el que más cae con un descenso del 31% en el mes de septiembre. Pero tanto particulares como el canal de empresas también bajan en septiembre, respectivamente un 11,4 y un 13%. Incluso las automatriculaciones que hacen los concesionarios caen a niveles no vistos desde hace años, porque todavía tienen que dar salida a los que tienen almacenados. En lo que va de año las ventas tácticas se han reducido un 51%.

El gobierno anunció que iba a hacer un decidido apoyo al sector de automoción y así lo anunció en el pasado mes de junio con los planes Renove y Moves. Sin embargo el retraso en la puesta en marcha de estos planes no ayuda mucho. Como tampoco ayuda el que algunas comunidades no hayan puesto en marcha los planes Moves o, como en el caso de Baleares, hayan hecho un plan propio, diferente al resto de España, creando una gran confusión.

Entre tanto, mientras Europa poco a poco está enfocando el futuro de la economía con apoyos concretos en distintos sectores y para los grupos más castigados por la pandemia, en el caso de España no se está haciendo nada. Eso sí, los máximos responsables del sector de automoción en España explican que desde el Gobierno se escuchan con interés sus demandas para cambiar la situación. Lo malo es que lo único que hacen es escuchar, pero no aplican ni una sola medida que pueda salvar los miles de puestos de trabajo que ahora están en peligro.

Las fábricas españolas, como la de Seat en Martorell, están aguantando por el tirón de las vetas fuera de España.
Las fábricas españolas, como la de Seat en Martorell, están aguantando por el tirón de las vetas fuera de España.

Hasta agosto pasado, últimas cifras disponibles del conjunto del mercado europeo, España era el tercer país que más caía dentro de la Unión Europea solo por detrás de países como Portugal o Craocia. Una caída acumulada del 43 % hasta agosto en España mientras que la media europea supone un descenso del 33%. No es solo por los dos meses de parón por la pandemia sino que las cifras siguen estando por debajo de las del año pasado mes tras mes. Así ha sido en el mes de agosto, que normalmente suele ser bastante flojo por las vacaciones, pero también el mes de septiembre que si es un mes importante para el mercado de la automoción.

Se habla mucho de electrificación de apoyar las ventas de coches eléctricos, de apoyar las infraestructuras. Pero España sigue a la cola en cuanto a infraestructuras de recarga con un Plan Moves que no tiene capacidad de animar el mercado. En el caso de Madrid, que es la comunidad con más del 50% de las matriculaciones de vehículos eléctricos, solo han sido cuatro millones de euros para ayudas a la compra de coches, y ya están agotadas.

No tiene sentido hacer un plan como el Moves que lo único que hace es activar la demanda durante unos días y luego volver a paralizarla durante meses. En estas circunstancias, ninguna marca puede hacer planes para la distribución de los vehículos eléctricos en función de si hay o no hay planes de ayuda en cada momento. Otros países hacen planes a largo plazo y España apuesta por el corto.

Ante esta situación, solo el hecho de que las fábricas españolas producen algunos de los coches más buscados en los mercados europeos, como Renault Captur, Peugeot 2008, Opel Corsa o Volkswagen Polo, nos permiten aguantar, de momento. Ahora la cuestión es hasta cuándo podrán mantenerse nuestras fábricas a `pleno rendimiento produciendo coches si cada día se venden menos en España.

La situación de la economía es muy mala y se va a agravar en los próximos meses. Eso está haciendo que los consumidores estén retrayendo las compras y aumentando la tasa de ahorro de los hogares, que se ha elevado un 31 % según el INE. Los planes de ayuda han servido para dar un cierto impulso, pero ya no son suficientes para recuperar la normalidad en el sector del automóvil. Ahora hay que reactivar el consumo en general y para ello hay que generar confianza en los españoles. Es preciso que el Gobierno presente un plan de regeneración de la economía, como lo demandan las autoridades comunitarias, que debe ser implementado con urgencia. Y que sea un plan solvente, y no una nueva campaña de marketing o de "vamos a hacer".

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios