El sector español del automóvil ante el peor escenario para 2021
  1. Motor
  2. Automaníacos
Carlos Cancela

Automaníacos

Por

El sector español del automóvil ante el peor escenario para 2021

El año no puede empezar peor para el sector del automóvil en España. Las ventas de coches cayeron un 35 % acumulado hasta noviembre

placeholder Foto: El sector prevé la pérdida de 100.000 ventas en 2021 por el incremento del Impuesto de Matriculación.
El sector prevé la pérdida de 100.000 ventas en 2021 por el incremento del Impuesto de Matriculación.

El año no puede empezar peor para el sector del automóvil en España. Las ventas de coches cayeron en España un 35 % acumulado hasta el mes de noviembre de 2020, la peor cifra entre los grandes del mercado europeos y 10 puntos peor que la media comunitaria. Pues bien, esto es solo el principio porque esa caída de ventas se ha producido con un Plan Renove vigente y con el Impuesto de Matriculación basado en las cifras de emisiones NEDC.

Pero desde el pasado 1 de enero, ya no hay Plan Renove, porque el Gobierno no lo ha renovado pese a que en los últimos meses del año si anunció que trabajaba para darle continuidad. También a partir del 1 de enero, con la implementación real del nuevo sistema de homologación WLTP, aproximadamente el 50 % de los coches pagan un Impuesto de Matriculación más alto, lo que encarece el precio de los vehículos nuevos de media un 5 %.

La verdad es que no se puede hacer peor que como lo está haciendo este Gobierno. Pedro Sánchez presentó el pasado 15 de junio el "Plan de Impulso a la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción hacia una Movilidad Sostenible y Conectada". Un nombre muy largo, como todos los que pone el ejecutivo a sus planes, pero que luego en realidad no se llegan a plasmar en una realidad o, si lo hacen, es con una incidencia mínima.

Dentro de este plan de apoyo se puso en marcha también el Renove, cuyas bases fueron publicadas en el BOE el 6 de julio pero curiosamente solo pudo abrirse la aplicación electrónica para realizar solicitudes el 10 de noviembre, cuando por fin estuvieron disponibles también todos los formularios necesarios.

Ese plan contaba con un presupuesto de 250 millones de euros, una cifra que de alguna manera nos acercaba a los planes equivalentes de otros países de nuestro entorno europeo. Este plan tenía fecha de caducidad, el 31 de diciembre, pero desde dos meses antes ya se hablaba de la posibilidad de dar continuidad al plan en 2021. Los días han ido pasando y finalmente el Gobierno no ha aprobado dicha prórroga.

O lo que es lo mismo un plan Renove que tenía 250 millones de euros para ayudas directas a la compra de vehículos nuevos y más eficientes, achatarrando otros a cambio, en realidad solo ha gastado el 15 % de su presupuesto. Es decir, el Ejecutivo ya tiene el titular de que ha invertido 250 millones de euros en ayudas directas a la compra de automóviles. Sin embargo, la realidad es que solo ha gastado poco más de 30 millones de euros y el resto vuelve a las arcas del Estado. Y algo parecido ha ocurrido con el Plan Moves de apoyo a los vehículos eléctricos, que igualmente no ha gastado su presupuesto.

Con el Impuesto de Matriculación pasa algo parecido. España, como Portugal, Francia o Italia, tienen un impuesto en función de las emisiones de CO2. En todos estos países se utilizaban unos baremos con el NEDC para aplicar los diferentes tipos impositivos. En el caso de España, los vehículos de hasta 120 g/km estaban exentos de dicho impuesto. Y por encima había tres tramos impositivos, en función del valor de emisiones de CO2 homologado.

Más impuestos

Tras la entrada en vigor del nuevo WLTP los coches emiten aproximadamente un 20 % más de lo que emitían con el sistema de medida anterior. Pues bien, Portugal, Francia o Italia han aumentado los márgenes para que no haya una mayor carga impositiva sobre los nuevos automóviles, pero España no ha podido hacerlo. Y no será porque no hayan tenido tiempo para pensarlo.

Esto va a suponer que el 50 % de los coches paguen más Impuesto de Matriculación, con una subida en torno al 5 % del precio del vehículo. Este incremento, en una situación tan grave como la que vivimos, va a suponer, según una valoración de Anfac y el sector del automóvil, una pérdida de 100.000 vehículos en 2021. Algunos analistas sitúan esta cifra en 110.000 coches.

Sin un plan Renove o un Moves operativos, con un Impuesto de Matriculación y del seguro más altos, el mercado del automóvil caerá a plomo en 2021.

La política de los gobiernos socialistas con el automóvil siempre ha sido la misma, solo hay que recordar el Plan 2000E del Gobierno de Zapatero. Cuando todos los gobiernos europeos pusieron en marcha planes de ayuda al automóvil ante la crisis de 2008, España no hacía nada. Es más, en España ni siquiera había crisis, según el propio Zapatero. Cuando finalmente se vieron obligados a poner en marcha un plan de ayudas, lo llamaron 2000E.

Sin duda era una respuesta al plan alemán de ayudas, que suponía 2.000 euros de ayuda a cada persona que comprara un coche nuevo. El plan español, el 2000E, en realidad significaba que el Gobierno pagaba 500 euros, el fabricante del automóvil 1.000 euros y, si la comunidad autónoma en la que se matriculaba el coche quería, ponía otros 500 euros adicionales. En total 2.000 euros, para igualarnos con los 2.000 de Alemania.

En 2009, Miguel Sebastián, ministro de Industria con Zapatero, anunciaba un ambicioso plan de apoyo al vehículo eléctrico. Entonces, hacía una previsión, que en 2014 habría circulando por las carreteras españolas más de 250.000 vehículos eléctricos. Y pese a implementar un presupuesto de 50 millones de euros para ayudas a la compra en 2012, solo se vendieron hasta 2014 menos de 2.500 unidades. Un error de un 99%.

Ahora, en 2021, el panorama es un poco diferente por la grave crisis económica y sanitaria, pero la realidad es que empezamos el año con muchas buenas palabras sobre el apoyo al sector del automóvil, como siempre en los gobiernos socialistas. Pero la realidad es que no hay operativo un Plan Renove, imprescindible para reducir la elevada edad del parque de vehículos español.

Tampoco está en vigor un Plan Moves para fomentar el coche eléctrico. Tenemos un Impuesto de Matriculación más alto, un impuesto a los seguros, y por ello también al automóvil, más alto, al pasar del 4 al 6%. Y lo peor está aún por llegar, ya se habla de manera insistente de la puesta en marcha de los peajes en las autovías. Incluso el ministro Ábalos ya habla abiertamente de ello. El sector va a sufrir mucho, pero el ciudadano que quiera comprase un coche nuevo lo retrasará todo lo que pueda hasta que haya un nuevo gobierno, con nuevas ideas.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coches
El redactor recomienda