Las dudas sin resolver sobre la proliferación del coche eléctrico
  1. Motor
  2. Automaníacos
Carlos Cancela

Automaníacos

Por

Las dudas sin resolver sobre la proliferación del coche eléctrico

Un coche eléctrico es cero emisiones solo cuando la energía que se utiliza para moverse es 100% renovable pero si se produce quemando carbón solo se traslada el problema

Foto: De nada sirve usar un coche eléctrico si la electricidad necesaria para moverse se produce quemando carbón.
De nada sirve usar un coche eléctrico si la electricidad necesaria para moverse se produce quemando carbón.

Sin duda el coche eléctrico es una buena solución para el futuro más sostenible de nuestro planeta, quizá la mejor. Pero no hay que olvidar que es un tipo de vehículo que ofrece cero emisiones solo cuando la producción de la electricidad que utiliza sea realmente cero emisiones. De lo contrario, si conducimos un coche eléctrico pero su electricidad se produce quemando carbón o gas, lo único que haremos es trasladar esas emisiones desde la ciudad hasta la central térmica.

Eso, que puede servir para las sustancias más contaminantes en el caso de las ciudades, como los óxidos nitrosos, no sirve de nada si hablamos de las de CO2 que afectan al calentamiento global. Esas, da igual que se produzcan en la ciudad, en el campo o en el medio del desierto, porque son emisiones globales que llegan a la atmósfera y afectan al cambio climático.

Hace unas semanas les contaba que los dos países que más CO2 emiten en Europa, Alemania y Países Bajos, son los dos que más coches eléctricos venden en la UE. Nada menos que 90 millones de toneladas de CO2 emitidas en los primeros seis meses de este año para producir electricidad, que en parte se usa para mover los coches. En Europa se han emitido en ese periodo 225 millones de toneladas, pero si se comparan con las de China, son mínimas.

Una gran ciudad china como Handan emitió en un año 199 millones de toneladas de CO2 y si sumamos las diez ciudades más grandes de china tendremos una cifra de 1.300 millones de toneladas. De las 167 principales ciudades en el mundo, 25 de ellas producen más CO2 que las otras 142. Y de las 25 más contaminantes, 23 están en China.

El coche eléctrico no vale de nada si no se hacen al mismo tiempo grandes inversiones en parques eólicos o de energía fotovoltaica para garantizar que la energía sea 100% renovable. La apuesta por eliminar las centrales nucleares, que lleva ya muchos años en la política, tampoco ayuda demasiado. Las centrales nucleares no emiten CO2 y dan la necesaria estabilidad a la red eléctrica. Pero lo políticamente correcto es, desde hace muchos años, eliminar dichas centrales. No importa que a cambio se queme más carbón o gas natural, se emita mucho más CO2 y que la electricidad sea mucho más cara cada día.

Se equivoca

Europa se equivoca con los pasos que da con el automóvil y con el futuro de la movilidad. Se equivocó cuando apostó a tope por el coche de gasóleo, en los ochenta, porque ocultó a los ciudadanos que las emisiones realmente contaminantes de los coches diesel, entonces, eran muy peligrosas. Los óxidos nitrosos, los compuestos de azufre, las partículas no quemadas o el monóxido de carbono, eran mucho más peligrosos que el CO2 que producía en exceso la gasolina.

Nos engañaron a todos con las normas de homologación, las sucesivas "Euro". Los europeos pensábamos que éramos una referencia por tener el parque de coches menos contaminante y unos estudiantes norteamericanos desvelaron la cruda realidad: que los coches en Europa eran mucho más contaminantes que los suyos por el uso masivo del gasóleo.

Por fin, las cabezas pensantes de Bruselas se dieron cuenta de sus errores, pero cuando ya casi no eran un problema. Los coches de gasóleo en la actualidad son muy buenos, no emiten prácticamente nada de óxidos nitrosos gracias al uso de AdBlue, las partículas no quemadas son mínimas por el filtro antipartículas y emiten menos CO2 que los de gasolina. Pero ahora, lo políticamente correcto es apostar de momento por la gasolina y por el coche eléctrico.

Foto: EC.

Ahora vuelven a mentirnos, porque a la hora de calcular las emisiones de los coches nuevos consideran cada vehículo eléctrico vendido como cero emisiones, pero eso es falso. Un coche eléctrico cero emisiones que circula por España emite de media más de 30 g/km, pero es que en el caso de Alemania esta cifra es bastante más alta, por el alto porcentaje de electricidad producido quemando carbón y gas.

Y la última mentira, más bien el último trileo, viene de España. Es curioso que el Gobierno de Sánchez habla del coche eléctrico como la única opción de futuro. Han impuesto un régimen de tarifas eléctricas en las que la más barata es la nocturna. Por ello dicen que hay que recargar el coche eléctrico por la noche. Es la solución ideal, según ellos. Pero España tiene instalada una gran cantidad de energía fotovoltaica y además tenemos mucho sol. La energía más barata debería ser la solar, porque es la que proviene del sol, no emite CO2 y no necesita un combustible. Pero nos venden que es mejor y más barato usar la nocturna, cuando esta se produce quemando carbón, gas, o simplemente comprándosela a los franceses que apuestan por la energía nuclear desde hace años.

Eso sí, España paga la electricidad más cara de Europa y eso que en el coste mayorista estamos entre los países de precio más ajustado. Lo único importante es pagar cada día más impuestos de todo tipo y esa tasa de emisiones CO2 es el mejor ejemplo de una forma de repercutir al usuario la mala gestión pública.

Mientras tanto, en China hay más de mil centrales térmicas de carbón, incluida la más grande del mundo, y la lista de ciudades con más emisiones de CO2 en el mundo está formada por 23 ciudades chinas y solo dos fuera de aquel país, Moscú y Tokio, según el estudio elaborado por la Universidad Sun Yat-sen de Guanzhou. Pero Europa sigue adelante con su plan, arruinar a los ciudadanos y que no puedan moverse libremente. Hay que vender muchos coches eléctricos, sin tener la infraestructura necesaria y sin garantizar una energía limpia, y cerrar centrales nucleares. El carbón alemán y polaco, sin duda, lo agradecen mucho.

El redactor recomienda