Los últimos "cruzados" defensores del libre comercio están en África

La tendencia económica entre las grandes potencias mundiales es hacia el proteccionismo. Excepto en África, cuyos líderes acaban de anunciar la creación de un área de librecomercio en el continente

Foto: Grúas y contenedores en Lagos, Nigeria. (Reuters)
Grúas y contenedores en Lagos, Nigeria. (Reuters)

La mejor palabra para describir el estado de ánimo de la economía mundial estos días es "sombría". El pesimismo está estrechamente relacionado con la pérdida de la fe en el libre mercado y el libre comercio, las dos fuerzas que impulsaron la economía mundial durante las últimas siete décadas. Estados Unidos, durante mucho tiempo el más ferviente defensor de estas ideas, se ha pasado totalmente al "modo mercantilista". Reino Unido, la superpotencia original del libre comercio, se está retirando de la Unión Europea, su mayor relación bilateral de libre comercio. China se esfuerza por ser menos dependiente de empresas extranjeras y cadenas de suministro mundiales. En todas partes la tendencia parece la misma. Excepto en África.

El mes pasado, pasando desapercibidos a gran parte de los medios de comunicación, los líderes de África anunciaron la creación de un área de libre comercio en todo el continente que potencialmente reunirá a 1.300 millones de personas en una zona económica de 3,4 billones de dólares. El éxito de este proyecto depende de si las naciones realmente reducen los aranceles y otras barreras comerciales, pero si lo hacen, el comercio podría aumentar hasta en un 50% en las próximas décadas, según el Fondo Monetario Internacional. Como lo expresó el FMI: "Esto podría ser un punto de inflexión económico para el continente".

África tiene seis de las diez economías de más rápido crecimiento en el mundo. Para 2050, una nueva clase alta y media africana de 250 millones de personas podría estimular un aumento del 400% en la demanda de bienes y servicios. El Banco Mundial ha detectado que un tercio de todas las reformas de la regulación empresarial entre 2017-2018 se llevaron a cabo en África subsahariana, y el continente podía enorgullecerse de contar con cinco de las diez economías con mejores resultados en el índice anual ‘Doing Business’ de la institución. Más de 400 empresas africanas ya obtienen al menos 1.000 millones de dólares en ingresos anuales. Estos datos vienen de un reciente artículo de opinión de ‘Brookings Institution’, "La promesa de alto crecimiento de una África integrada", de Landry Signé y Ameenah Gurib-Fakim.

La apuesta China

Un país que ha apostado fuerte por África es China. En 2000, el comercio entre China y todo el continente africano fue de 10.000 millones de dólares. Hoy son 200.000 millones, lo que convierte a China en su mayor socio comercial. Pekín ha invertido fuertemente en ayuda y préstamos para la región. El presidente Xi Jinping organizó una cumbre africana en Pekín el año pasado y anunció que China planeaba gastar 60.000 millones de dólares en proyectos de crédito, inversión y desarrollo para el continente durante los próximos tres años.

Por supuesto, hay muchas reservas sobre una imagen edulcorada de África. Es más fácil anunciar la intención de reducir las barreras comerciales que llegar a promulgar tales leyes. África sigue enfrentando descomunales problemas en forma de corrupción y mala gestión, sin mencionar los conflictos armados. Algunas de las prometedoras estadísticas de crecimiento del continente reflejan el simple hecho de que África es rica en recursos naturales, y una economía mundial en crecimiento ha generado una gran demanda de estos productos.

La región tiene la tasa más alta de emprendimiento en el mundo, el 22%

El aspecto más alentador de la África actual es el sorprendente aumento de las empresas privadas. La región tiene la tasa más alta de emprendimiento en el mundo, con el 22% de los africanos en edad laboral lanzando nuevos negocios, en comparación con el 13% de sus contrapartes en Asia y el 19% en América Latina. Lugares como Ruanda, que son verdaderamente amigables para los negocios y tienen un fuerte estado de derecho, están experimentando un crecimiento económico sostenido y un aumento del nivel de vida.

Energía africana

Fui testigo de primera mano de la energía de los empresarios africanos en un reciente viaje a Nigeria. Fui invitado por la Fundación Tony Elumelu, que ha comprometido 100 millones de dólares para capacitar y asistir a 10.000 emprendedores en todo el continente. La energía y el optimismo de estos hombres y mujeres jóvenes, de los 54 países de África, eran contagiosos. Su única queja era que el mundo se estaba perdiendo las buenas noticias sobre su continente.

África exigirá la atención del mundo en las próximas décadas. Agregará 1.000 millones de personas a su población para 2050, y 2.000 millones más para finales de siglo, momento en el que más de una de cada tres personas en el planeta serán africanas. Ese auge demográfico podría crear enormes problemas si no se acompaña de oportunidades laborales y estabilidad política. Pero podría proporcionar al mundo energía y dinamismo a medida que las poblaciones envejecen y el crecimiento se ralentiza en la mayoría del resto del mundo. Gran parte de esto dependerá de los líderes de África, quienes finalmente tendrán que cumplir la promesa del continente y su gente. Demasiados han robado a su gente durante demasiado tiempo.

Los africanos saben el precio que han pagado al haber sido ser excluidos de los mercados mundiales y por vivir en países con limitadas empresas privadas. Entienden que el único camino real y sostenible para salir de la pobreza es expandir los mercados de libre comercio que, por supuesto, estén bien administrados y regulados por gobiernos efectivos. Gran parte del mundo de hoy debería recordar esa simple lección.

El GPS global
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios