Es noticia
Guía de pasos a seguir para la transformación digital de tu empresa
  1. Tecnología
  2. Tribuna
Teknautas

Tribuna

Por

Guía de pasos a seguir para la transformación digital de tu empresa

Las empresas, cada vez más, están obligadas a realizar una transformación digital para seguir siendo competitivas. Para ello, deben afrontar distintos retos

Foto:

Las empresas, cada vez más, están obligadas a realizar una transformación digital para seguir siendo competitivas. Para ello, deben afrontar los retos que se aproximan y replantear todos los aspectos de su negocio.

La tarea no es fácil. Todo lo contrario. Para lograr realizar con éxito esta transformación, presentamos una guía de los pasos a seguir:

Hacia dónde dirigir la atención. Como un primer paso, las empresas deben decidir hacia dónde dirigir su atención ya que el futuro será muy diferente del presente. De esta forma, deben replantear el modo en el que la organización interactúa con los consumidores y los mercados.

Una vez definidas las experiencias que podrían resultar más atractivas a sus clientes, es necesario identificar las posibilidades económicas y los requisitos técnicos u organizativos que supondrán. 

Se aconseja desarrollar el caso de negocio y tomar decisiones de inversión acordes con él.

Conocer aquello en lo que se destaca también será esencial. Otro de los consejos más prácticos es estudiar desde un punto de vista crítico e imparcial qué es lo que se hace mejor y aquello que los demás hacen mejor.

Una vez hecho esto, hay que decidir concentrar los esfuerzos en aquellas actividades que realmente nos diferencian de la competencia.

placeholder

Después, solo queda invertir en ellas para construir y mantener una posición de excelencia. Para ello no estaría de más externalizar todas o la mayor parte de las demás funciones de negocio a proveedores de confianza. Recuerden que el objetivo es dedicarse a aquellas actividades que nos diferencian.

Construir e integrar nuevas capacidades. Tras llevar a cabo los dos primeros pasos, hay que examinar con objetividad las habilidades y capacidades de las que se dispone, así como aquellas que requerirá en el futuro, y actuar para adquirir formación o reclutar a las personas que nos puedan aportar esos conocimientos.

Para todo esto, se antoja necesario pensar en nuevos modelos de inversión, métricas e incentivos y comenzar a construir una organización diseñada para el futuro.

Actualizar el conocimiento. Muchas organizaciones encuentran dificultades para seguir el ritmo de las nuevas tecnologías relacionadas con medios sociales y el big data. Pero ese conocimiento será cada vez más importante para comprender no solamente los cambios en la actitud y el comportamiento de los consumidores, sino también para conocer las implicaciones de las nuevas tecnologías para el modelo de negocio.

Por todo esto, no hay que olvidar actualizar nuestro conocimiento para incluir capacidades como la analítica social y la creación de escenarios. 

Aceptar a los nativos digitales. Los directivos deberán ver su negocio de forma diferente. Es poco probable que los mercados evolucionen incrementalmente, tal y como sucedía en el pasado. Por esto, las organizaciones serán mucho más vulnerables a las perturbaciones provenientes de dentro y de fuera de los parámetros de su sector.

Es muy probable que los hijos del milenio y otros nativos digitales sean capaces de prever el poder de las nuevas tecnologías y experiencias. Construir procesos que canalicen el conocimiento de estas personas para que lleguen al cuerpo directivo y a otros responsables será muy positivo.

Internalizar la influencia del consumidor. En la mayoría de las compañías, la organización de ventas o el director de marketing tienden a filtrar la influencia del consumidor. Es inevitable que esto cause distorsiones.

No hay que olvidar actualizar nuestro conocimiento para incluir capacidades como la analítica social y la creación de escenarios

Hay que invitar a los consumidores a colaborar en los procesos de concepción, evaluación de proyectos y desarrollo, así como en la creación de la estrategia de negocio fundamental.

También es necesario incrementar la permeabilidad de la toma de decisiones y plantear las iniciativas más importantes como colaboraciones con el cliente.

Conceptualizar los parámetros del ecosistema. Al concentrarse únicamente en los productos o las transacciones, las organizaciones pierden de vista un panorama mucho más amplio. Es por esto que es necesario aprender a reconocer los nuevos ecosistemas en el momento de su aparición. 

No está de más establecer mecanismos para detectar nuevas oportunidades y formar al personal para anticiparse a las posibles amenazas para el negocio.

Crear una conectividad sistémica. Las interfaces de programación de aplicaciones (APIs, un conjunto de protocolos para crear aplicaciones de software) y la informática en la nube son los tejidos que conectan los ecosistemas formados por organizaciones e individuos. Utilizadas correctamente, pueden hacer realidad nuevos modelos de negocio y formas de interactuar con el consumidor y dotar de flexibilidad a la organización.

placeholder

No olviden combinar estrategia tecnológica y estrategia de negocio si desean prepararse estratégicamente para el futuro. Se recomienda también comprobar hasta dónde es posible llegar con las nuevas tecnologías y adelantarse a lo inesperado manteniendo la flexibilidad técnica y operativa.

Conseguir aliados dentro del ecosistema. En el futuro, es probable que las organizaciones de mayor éxito sean aquellas que se alíen con las organizaciones o el personal adecuados de la forma más oportuna. Ninguna organización puede esperar hacer todo lo que exigen los nuevos ecosistemas. Sin embargo, asociarse con el primero que llegue únicamente causará riesgos y confusión.

Las organizaciones de éxito conocerán sus capacidades y sabrán cómo establecer sinergias con los socios de su ecosistema. Hay que dar prioridad a aquellos cuyo trabajo sea difícil de replicar. Aliarse con las mejores organizaciones, incluso si resultan ser pequeñas. 

Nombrar promotores digitales. Es probable que a ciertas unidades de negocio y empleados les resulte difícil entender los nuevos imperativos y el cambio que exigen. Por esto, se debe nombrar a personas concretas como promotores digitales. En aquellos casos en los que el cuerpo directivo tenga problemas para aceptar los nuevos imperativos, es necesario considerar la posibilidad de nombrar a un Director Digital.

El cometido de esta persona será influir en la estrategia e instruir a los demás ejecutivos. Otórguenle una autoridad real que incluya voz y voto en la aprobación de nuevos proyectos y otras inversiones. 

Conseguir la implicación de las unidades funcionales o de negocio. Los grupos de unidades funcionales o de negocio pueden llegar a tener una mentalidad aislada o individualista que les lleva a perder de vista las metas estratégicas generales. Las unidades de negocio se quejan de que TI no comprende los imperativos del consumidor, mientras que TI afirma que las unidades de negocio no saben de viabilidad técnica. Sin embargo, la reinvención digital exige que ambos grupos colaboren entre sí como nunca antes. Hay que obligarles a colaborar más estrechamente. 

Buscar la innovación y la experimentación continuas. Las organizaciones de éxito han comenzando a replantearse los imperativos del consumidor y a crear experiencias memorables para éste. Pero deben hacerlo siendo conscientes y abriéndose a lo que llegará después. No hay que dejar de identificar oportunidades, concebir modelos de negocio y descubrir nuevos ecosistemas. Experimentar y aplicar los resultados de esos experimentos al negocio si es favorable.

* Carmen García García es responsable de Front Office Transformation en IBM España.

Big Data