Cinco medidas para fortalecer el ecosistema emprendedor

Actualmente uno de los mensajes más escuchados es "emprende para combatir la crisis". Pero detrás de esto hay más que una alternativa de autoempleo

Foto: Cinco medidas para fortalecer el ecosistema emprendedor
Autor
Tiempo de lectura7 min

Durante los últimos años uno de los mensajes más escuchados ha sido: emprende para combatir la crisis. Sin embargo, detrás de un ecosistema emprendedor hay mucho más que una simple alternativa de autoempleo. El emprendimiento está ligado a la inversión tecnológica y precisamente la tecnología es el camino para transformar nuestro sistema productivo, dejando atrás la construcción y los servicios tradicionales. La puerta de entrada a un modelo más competitivo, fuente de empleo estable y cualificado, y más fuerte frente la estacionalidad del ciclo económico.

La Administración lleva años volcando recursos de diferentes fuentes (FEDER, ICO, ENISA, fondos locales...) y tomando medidas puramente administrativas como las famosas ventanillas únicas, o formas societarias especiales. Pero estas solo son medidas superficiales y descoordinadas que no tocan el corazón del ecosistema emprendedor, y ni mucho menos ayudan a construir una sociedad donde emprender sea una alternativa y una experiencia al alcance de todos.

Ante este panorama, ¿cuáles son las medidas que se deberían de llevar a cabo para fortalecer el ecosistema emprendedor?

1. Ayuda a entender los valores del emprendimiento. Existe una tremenda confusión sobre el concepto emprendedor. El discurso político mezcla pymes, emprendedores y autónomos. Y la sociedad no distingue entre emprendedores y especuladores.

1. a) Emprendedor vs especulador. Un emprendedor es la persona que arriesga su tiempo y dinero para crear una empresa. Busca un hueco en el mercado diferenciándose, creando productos o servicios innovadores. El reto del emprendedor es conseguir que el mercado atribuya valor a las cosas que ha creado y que ese valor esté por encima de los costes incurridos para crearlas. Es un desafío personal. El dinero que pueda obtener en su aventura empresarial es la consecuencia de ese desafío y una recompensa a su creatividad.

Esto es algo difícil de entender para alguien que no ha vivido la experiencia de emprender, pero un matiz muy importante que diferencia al emprendedor del especulador. El especulador es la persona que busca dinero rápido sin agregar valor a las cosas, sin creatividad, un oportunista que utiliza la actividad empresarial para conseguir un objetivo puramente económico.

1. b) Modelos (role models) equivocados. Se identifica al emprendedor de éxito con la persona que ha conseguido llevar su empresa hasta la bolsa o ha vendido su participación en el negocio que creó por una millonada. Otro gran error.

La crítica al fracaso de un emprendedor que decide luchar por sacar una idea adelante empezando desde cero es fruto de la ignorancia de quien criticaEl emprendedor que consigue con su esfuerzo crear una empresa que le permita vivir cómodamente, ya ha conseguido un éxito. La selección de empresas que hace el mercado en las fases iniciales es muy dura y el espacio para absorber ideas innovadoras limitado. Los medios de comunicación suelen recoger los casos más sonados de ventas de empresas. Pero estas informaciones ocultan la realidad.

Por cada empresa creada de cero que consigue estabilizar sus ingresos, hay cientos que no logran ni llegar a ese punto. Y de las empresas que consiguen un hueco en el mercado, sólo contadas con los dedos de una mano podrán ser vendidas en cifras astronómicas o llegar a bolsa. 

1. c) Fracaso, la palabra del ignorante. La crítica al emprendedor que no consigue estabilizar su empresa o hacerse millonario con ella es la manifestación más clara de una sociedad que no entiende el concepto de emprender y los incentivos que mueven a un emprendedor frente a los de un especulador. Los mejores empresarios hacen todos los días buenos y malos negocios, el capital riesgo más especializado realiza inversiones ruinosas. Google cerrará Orkut en septiembre después de años enterrando dinero en ella.

La crítica al fracaso de un emprendedor que decide luchar por sacar una idea adelante empezando desde cero es fruto de la ignorancia de quien critica, normalmente una persona que jamás ha hecho un negocio o alguien que confunde un emprendedor con un especulador. 

2. Acerca la tecnología a los centros de enseñanza. Tecnología y emprendimiento van de la mano. Cuando una persona que lleva el gen emprendedor conoce cómo funciona la tecnología, se produce una simbiosis. Rápidamente entiende que la tecnología es la vía que le permitirá canalizar su creatividad y crear cosas innovadoras.

Mientras en Estados Unidos Obama graba vídeos para animar a los jóvenes a aprender a programar, en España seguimos con clases especiales voluntarias para usar el Power Point. Los niños deben aprender a programar como aprenden a hablar inglés, y en las universidades la dirección de proyectos tecnológicos debe ser un skill en la formación de cualquier universitario.

3. Crea una entidad de referencia para los emprendedores. Si soy un exportador llamo al ICEX, si soy un emprendedor, ¿a quién llamo? ¿Al ayuntamiento? Pocas empresas nacientes saben que sus hermanas mayores, las empresas maduras con capacidad de exportar e invertir en el exterior, disponen de un servicio de lujo a través de la red de oficinas comerciales de España y el ICEX. Los recursos más cualificados de la administración están a disposición de las empresas para apoyar su expansión internacional.

Prueba del valor que las empresas atribuyen a este servicio son las últimas encuestas de satisfacción. Las empresas concedieron un 4 sobre 5 al servicio que ofrecen las oficinas comerciales.

Paradójicamente, dedicamos un gran esfuerzo económico a apoyar a nuestras empresas con mayoría de edad para exportar, pero no hay ninguna institución del Estado expresamente dedicada al objetivo de apoyar a las empresas en sus primeras fases de crecimiento. Las competencias estás dispersas entre ayuntamientos, comunidades y entidades de públicas. La política de emprendedores tiene entidad para ser una competencia central gestionada por una institución fuerte y transversal, que logre con el tiempo el reconocimiento del sector, tal y como ha conseguido el ICEX, que incluso cobra sus servicios a empresas. 

4. Pick up some winners y apóyalos. ¿Debe el Estado seleccionar empresas para prestarles apoyo? Es un punto muy polémico y delicado sobre el que existen múltiples argumentos a favor y en contra. En mi opinión, no debe hacerlo si el ecosistema emprendedor funciona correctamente, como en Estados Unidos. Pero hay un argumento en un país como España, donde todavía no existe ese ecosistema.

Mientras en EEUU Obama graba vídeos para animar a los jóvenes a aprender a programar, en España seguimos con clases especiales voluntarias para usar el Power PointEspaña no es un país reconocido por su tecnología. La marca España no transmite todavía ese valor. La startup tecnológica está acostumbrada a procesos de selección. Compite en concursos, compite en presentaciones a inversores, compite en el mercado más duro del mundo y le gusta competir. No les sorprenderá un proceso de selección más.

Seleccionando una generación de 200 o 300 empresas tecnológicas nacientes cada año, se prestaría un apoyo inestimable en su crecimiento, ya que podrán hacer valer esa acreditación ante inversores, bancos, clientes, potenciales clientes y proveedores. Apoya también a esas generaciones en su desarrollo de negocio, sentándoles con posibles clientes y distribuidores, al igual que hace el ICEX con las empresas españolas en los mercados exteriores.

5. Capital privado, no dinero público. En mi opinión, el dinero público tiene mejores usos que la inversión o crédito a startups. El capital privado debe ser el protagonista. Sin embargo, el capital español está demasiado habituado a invertir en ladrillo y sectores protegidos. El papel de la administración es ayudar a entender al capital privado el funcionamiento del sector tecnológico, no sustituirlo, ni complementarlo.

El Tesoro Público o Invest in Spain organizan road shows en el exterior para atraer inversiones extranjeras a España. La metodología es la misma en casa, con el objetivo de ayudar a entender a los inversores ya instalados en España  y familiy offices la diferencia entre servicios tecnológicos y productos tecnológicos, entre alta tecnología y nuevos modelos de distribución basados en tecnologías, patentes, tendencias y mercados estratégicos, así como apoyar y facilitar la llegada de recursos financieros al sector tecnológico.

* Manuel Casuso es CEO de Lextrend. Lextrend desarrolla tecnología para startups y empresas en crecimiento desde hace diez años.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios