NO ES UN 5G NI UN PLEGABLE

Ni Xiaomi ni Huawei: por qué un móvil que no se vende puede ser el Android del año

No hay que medirlos por las ventas. Los Google Pixel son una guía de buenas prácticas para Android. Sus gama media deben demostrar cómo mejorar los terminales asequibles con software

Foto: La familia Pixel 3. (M. Mcloughlin)
La familia Pixel 3. (M. Mcloughlin)

El pasado verano, durante un viaje a Nueva York, me sorprendí al ver un anuncio de un móvil en un soporte sobre un tejado. Sí, de un móvil. ¿A qué venía la sorpresa? Pues básicamente a que era una enorme fotografía de un Pixel 2, al que el pasado otoño le sucedería el Pixel 3. Es probable que incluso no te suene el cacharro en cuestión. Los hace Google. Son los herederos de aquellos míticos Nexus, que el buscador hacía conjuntamente cada año con un fabricante seleccionado entre los que utilizaban Android. Modelos firmados por LG o Huawei llamaron bastante la atención en su día. La diferencia es que ahora los hacen directamente los de Mountain View, que incluso llegaron a adquirir la división móvil de HTC para reforzar este cometido.

Este 'smartphone' vive en una eterna contradicción. Sus ventas son prácticamente invisibles, estadísticamente hablando. Es una rareza. En España apenas asomó una patita en alguna marquesina a pesar de que Orange, uno de los principales operadores del país, se encargó de su comercialización. La sensación que uno tiene es que Google no anda excesivamente preocupado por sus ventas, que no pone chicha en el marketing, por mucha inversión que haya hecho en tener una estructura propia para su desarrollo. A pesar de todo esto, es uno de los móviles más importantes del año.

Quizás el que más. Hasta ahora ha sido la gran referencia sobre cómo debía ser la experiencia de Android en un teléfono de alta gama. Google tiene algo que, salvo Apple, nadie más tiene en la industria: la posibilidad de controlar el software y el hardware al mismo tiempo. Y vistas las últimas noticias los Pixel que veamos en 2019 tienen muchas papeletas de ser los Android más importantes del curso.

Primera generación de Pixels 'asequibles'

Pixel 3 de 5,5 pulgadas. (M. Mcloughlin)
Pixel 3 de 5,5 pulgadas. (M. Mcloughlin)

Los mil euros no están al alcance de todos. A muchos les quedan lejos. Durante el pasado Mobile World Congress, cuando Huawei lanzó su plegable de 2.300 euros, analizamos cómo la mayoría de fabricantes vivían de móviles por debajo de los 300 euros, a excepción de Apple, por la naturaleza de su catálogo. Después de que la gama alta esté dando ciertos síntomas de agotamiento en la innovación y tras varios años de precios descabalgados, la industria ha empezado a poner el foco en móviles con buenas prestaciones sin que eso suponga un desembolso mayúsculo. Es decir, cuatrocientos o quinientos euros. Y ahí es donde Google tienen su primera parada de este 2019.

La compañía presentará, de acuerdo a las últimas informaciones, su primera generación de Pixel económicos en esta primera mitad de año. Se conocerán como Pixel 3a y Pixel 3a XL. Se manejan fechas como el I/O, la gran conferencia de desarrolladores del buscador, que se celebra en mayo. Sin embargo, otras especulaciones apuntan a que podría realizarse antes del cónclave en el que se conocen las grandes novedades de Android. Independientemente de cuándo lleguen, es muy interesante este movimiento. El 'hardware' es muy importante, pero la gran especialización de Google es el 'software'. A lo otro llegó hace poco. Una prueba de esto fue la inexperiencia que demostró en el Pixel 2 con el mal calibrado de las pantallas.

Los chinos marcaron una guía del 'hardware' de la gama media. El Pixel podría serlo con el 'software'

Otra señal, en este caso positivo, es como con un solo sensor, optimizando mucho el procesado y la Inteligencia Artificial aplicada a la fotografía, ha conseguido, sino la mejor, una de las dos mejores cámaras del mercado a día de hoy a pesar de ser un móvil presentado el pasado otoño. Si Xiaomi, Oppo o OnePlus han demostrado que se puede tener hardware de primer nivel por unos cientos de euros menos y han empujado a otros hacerlo, los Pixel 3a y los Pixel 3a XL pueden demostrar hasta qué punto se puede enriquecer esta llamada gama media alta a través del 'software'. Eso podría servirle para ser el Android más importante del año. No quiere enardecer a los seguidores de otras marcas. No hablo del más potente, ni del mejor, ni del más atractivo. Hablo del más importante, algo que aporte algo que el resto no haga. Uno que enseñe el camino por donde avanzar en una categoría clave de producto. Y todo ello a pesar de las ventas, aunque es cierto que aparecer en un rango más barato le puede ayudar a engordar su parroquia.

No habrá cámara igual por ese precio

El Pixel 3 XL. (M. Mcloughlin)
El Pixel 3 XL. (M. Mcloughlin)

Pero, ¿qué se sabe con exactitud del Pixel 3a y el 3a XL? Pues la última gran filtración, por el portal especializado 9to5Google, nos han dejado una idea bastante completa, al menos del primer modelo. Hay algunas certezas y son muy prometedoras. Por ejemplo, que tendrá la misma aplicación y la misma cámara que mencionábamos antes. Y no hay que olvidar una cosa: a día de hoy, donde más se nota la diferencia entre un móvil de mil euros y uno que pretende sustituirlo por la más menos la mitad de su coste, es en la cámara. Es cierto que las diferencias de procesador o RAM harán que la experiencia quizás no sea tan fina, pero me cuesta imaginar una cámara mejor en por este rango de precios en el mundo Android.

Si las filtraciones apuntan en la dirección correcta, tendremos un diseño muy similar al del Pixel 3 estándar, no a la versión vitaminada. Esos significa que llegará sin ese horrible 'notch'. Llegará con marcos y su particular trasera, de cristal templado con dos acabados. Hay quien lo criticó por no ser lo suficientemente 'premium' pero personalmente creo que cumplía dos objetivos básicos: construir una identidad (es un diseño reconocible) y evitar que las huellas se noten a un kilómetro de distancia.

Pixel 3 XL y Pixel 3 (M. Mcloughlin)
Pixel 3 XL y Pixel 3 (M. Mcloughlin)

Hay otro aspecto que definiría como bastante pragmático. El conector 'jack' para auriculares. No existe un consenso al respecto. Hay quien está encantado con auriculares 'bluetooht'. Pero hay muchas personas que lo siguen valorando. Y aquí dispondrán de ello.

Las cámaras, en principio, serán las mismas en ambos modelos. Tendremos ese sensor de 12 megapíxeles en la parte trasera y en la delantera, una simple de 8 megapíxeles. El modelo más contenido tendrá una pantalla OLED de 5,6, batería de 3.000 mAh, un Snadragon 670, 4GB de RAM y 64 de almacenamiento. No será ampliable, pero se disfrutará de almacenamiento ilimitado en Google Photos para compensarlo. El modelo de mayor tamaño, donde hay menos certezas, apunta a una pantalla OLED de 6 pulgadas, un eventual uso de un Snapdragon 710 de Qualcomm, 6GB de RAM y 64GB de memoria. Ambos tendrían el borde sensible a la presión y el lector de huellas en la parte trasera.

Un empujón al Pixel 4

Pixel 3 XL con una de las fundas oficiales. (M.Mcloughlin)
Pixel 3 XL con una de las fundas oficiales. (M.Mcloughlin)

El Pixel 3 fue ligeramente continuista. Introdujo mejoras de software en la cámara, un doble sensor fotográfico en la parte frontal y, en el caso del XL, un diseño sin bordes que le llevó a tener uno de los 'notch' más horribles que ha dado la industria. Los más buenistas dicen que Google cayó aquí en seguir el 'notch' que introdujo en la beta de Android O en junio. Se trataba de un modo para simular el peor de los escenarios a la hora de crear 'apps' para este sistema con una ceja de dimesiones exageradas.

Parece que la gran G ha tomado nota. Al menos eso ponen sobre las mesas las primeras y tempranas filtraciones. No hay que olvidar que el Pixel 4 se espera para otoño. En este caso nos despediríamos de los bordes y de ese 'notch' maldito para cambiarlo por una pantalla agujereada al estilo S10 Plus, con dos cámara delanteras. Al llevar la cámara del Pixel 3 a su gama media como principal atractivo (un acierto desde mi punto de vista), la nueva generación demanda un nuevo paso adelante. La rumorología apunta a una doble cámara en la parte trasera, aunque no hayan trascendido más detalles. Hay que ver si apuestan por un sensor TOF, un gran angular o por un telefoto que brinde dos o tres aumentos ópticos. Eso sí, hay que esperar. Primero nos tocará hablar de los Pixel 3a y el 3a XL.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios