LLEGA LA COSECHA DE LA MANZANA

El gran acierto del iPhone 11 que nadie esperaba (y la pifia de siempre de Apple)

Los Pro y su cámara triple habían acaparado la atención. Sin embargo, el iPhone 11, sucesor natural del Xr, es el candidato a convertirse en el más vendido de 2019 con una novedad atípica en el precio

Foto: El iPhone 11. (Reuters)
El iPhone 11. (Reuters)

Con la presentación del iPhone pasa lo mismo, por ejemplo, que con 'Juego de tronos', 'Élite' o cualquier serie de masas. Da igual que te hayas comido un puñado de 'spoilers' a grito pelado en la oficina que al final te verás el correspondiente capítulo para dar fe con tus propios ojos de lo ocurrido. Aquí da igual que los analistas y la rumorología hayan destripado el guion de los nuevos iPhone 11, convertido su presentación en un acto tan tremendamente predecible. Algo a lo que hay añadir que finalmente no hubo más cera en la vela y el 'one more thing' que muchos esperaban no apareció.

No hubo cameo, al estilo de Marvel con los tráileres ocultos después de los créditos, ni de las gafas de realidad virtual ni de los localizadores. Tampoco un MacBook Pro, que parece quedará reservado para otro evento antes de final de año. Pero eso no fue óbice para que miles de personas cumpliesen con la cita más seguida del gremio de la electrónica de consumo. Y no solo sus fieles parroquianos, sino miles de 'trols' de la marca, que recurren a chistes tan manidos como el del riñón como medio de pago y comparativas 'concienzudas' (nótese la ironía) de que un móvil de 300 euros de hace año y medio hace lo mismo que uno de mil y pico.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

En el hilo principal protagonizado por los iPhone 11, el 11 Pro y el 11 Pro Max hubo una subtrama algo sorprendente: la del precio. Este asunto, cuando se trata de Apple, suele levantar pasiones, en el sentido negativo de la palabra, en gran parte del público. Tan fácil es tener razón en este debate como pasarse de frenada. Para muchas personas, las comparativas con esos Android que en la hoja de especificaciones ofrecen mucho más por 100, 200 o 300 euros menos no se sostienen por un simple motivo: iOS. El sistema operativo es una barrera insalvable que a los de Cupertino les ha permitido marcar sus propios tiempos a la de hora de subirse al carro de tendencias.

Con el iPhone 11, los californianos han conseguido apuntarse un tanto que pocos esperaban ayer sobre el escenario del Steve Jobs Theater. Pero también han cometido, en este mismo terreno, un error, digamos, notorio. Una pifia a la que nos empezamos a acostumbrar.

Un digno sucesor del Xr...

Apple decidió cambiar los nombres pero no los elementos de la ecuación. Repitió la operación del año pasado, cuando lanzó tres teléfonos (el iPhone Xr, el iPhone Xs y el Xs Max). Misma estructura: por una parte, un terminal más asequible, competitivo pero con renuncias en algunos aspectos; y dos móviles 'jamonos', los pata negra con más chicha de todo el catálogo. Al primero se le cae el apellido Xr. iPhone 11. A secas. Así se conoce a su móvil barato, que tiene aún más papeletas de convertirse en un 'superventas'.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Parte de la misma premisa: renuncias en algunos campos para competir a un precio al alcance de un público mayor. Esto no es baladí. No hay que olvidar que la multinacional lanzó un 'profit warning' porque las ventas de la anterior generación no iban como debían.

¿Cuáles son esos sacrificios? Por una parte, la pantalla. Esa discusión ya la tuvimos el pasado año. Ofrece una resolución bastante menor. Y una pantalla LCD. Pegas se le pueden sacar muchas. Pero a la hora de la verdad, muchos usuarios tienen más que suficiente. Es una apuesta similar a la de Huawei con su P30 Pro. En lugar de subirse a una resolución 2K, los chinos se quedaron en Full HD+.

Obviamente, hay quien echará de menos mayor definición, pero hay otros que a excepción de que tengan el iPhone 11 y el iPhone 11 Pro (que llega con panel OLED) uno junto al otro, no se quejarán lo más mínimo. Pero esto es un 'mal' menor. Menor definición, menor gasto energético. Por eso el iPhone Xr tuvo el año pasado el honor de ser el iPhone con mayor autonomía que se hubiese visto. Ahora, con el A13, el iPhone 11 ganaría, según las cuentas de Apple, una hora más de batería que su predecesor.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La cámara ha evolucionado también. La última hornada de Apple, por primera vez desde que el iPhone es iPhone, no trae ningún modelo con cámara simple. Podían haber caído en la tentación de cascar la cámara doble del iPhone Xs, compuesta por un sensor estándar y por un telefoto. Pero no. Han metido un gran angular. Los beneficios de una lente así, para el común de los mortales, son más fáciles de percibir que los del 'zoom' óptico de dos aumentos.

A excepción de que seas un sibarita de la fotografía, el recorte digital te valdrá. Y el retrato, ¿qué? Precisamente el Xr sirvió para demostrar que con una cámara se podía hacer mejor efecto 'bokeh' cuando faltaba luz por el simple motivo de apoyarse en el 'software'. Ahora, con esta generación, no estará limitado a personas sino también a objetos y animales.

... que ahora es más atractivo

Todo esto, en el plano técnico, hace del iPhone 11 ese digno sucesor que antes mencionábamos. Pero también el precio. Aquí vino la primera sorpresa. Esa que nadie esperaba. El coste de salida retrocede 50 euros. Pasa de 859 a 809 euros en el modelo de 64GB. Y lo mismo con los de 128 y 256GB. Puede sonar a poco. Tratándose de la manzana, sin embargo, es algo inusual siendo de un lanzamiento nuevo.

Pero los efectos de esta bajada no quedan ahí. La aparición de una nueva pieza sobre el tablero supone que las que ya estaban ahí deben dejar sitio en primera fila. El Xs desaparece del catálogo para no canibalizar al iPhone 11 o a los 11 Pro con esa bajada de precio. Pero el iPhone Xr sigue estando en el escaparate. Y el precio de salida pasa a ser de 709 euros.

Los iPhone Xr, en un momento de la presentación de ayer. (Reuters)
Los iPhone Xr, en un momento de la presentación de ayer. (Reuters)

Si las novedades de este año no te entusiasman y no eres de los reticentes a comprar un terminal del pasado año, este modelo se queda con un precio muy competitivo para aquellos que sobreviven con un 'smartphone' de Apple de hace años o los que quieren dar el salto desde Android. Las actualizaciones de iOS te durarán varios años. En el caso de iOS 13, los modelos más viejo compatible son el iPhone 6, estrenado en 2015; y el SE, lanzado en 2016.

Si lo que quieres es un iPhone por encima de todo, tienes un presupuesto más ajustado y no te importan los marcos, la cámara con modo retrato, Face ID y demás parafernalia, el 8 se queda con un precio de salida de 534 euros. Lo de que la llegada de móviles nuevos suele hacer más atractivos los anteriores en este caso se ha cumplido. Apple no ha bajado a la guerra del 'low cost' —iría en contra de su espíritu—, pero ha movido ficha en una dirección, en mi opinión, correcta.

¿1.159 euros por 64GB? Algo no cuadra

El iPhone 11 podríamos llamarlo iPhone de batalla. Algo para intentar quitar atractivo a esos OnePlus 7 Pro y otros tan agresivos en la escala de la calidad-precio. Pro significa lo mismo que Plus. Más. Más pantalla. Más cámara. Más acero (en el caso del diseño). Y más precio, por supuesto. El apellido Pro significa 350 euros más que el iPhone 11. Y si es compuesto, Pro Max, ya son 450 euros más. "Pero, hombre, te olvidas de la memoria". No. No me olvido. Estos precios son para la versión de 64 gigas de almacenamiento. Podéis comprobar los precios en la siguiente tabla:

Precios iPhone 11 Pro - 11 Pro Max
CapacidadiPhone 11 ProiPhone Pro Max
64 GB1159€1259€
256 GB1329€1429€
512 GB1559€1659€

Siempre que pruebo un producto, parto de la premisa de que cada uno con su dinero hace lo que quiera. Pero en este caso, por muy Apple que seas y marques tu ritmo y tus normas, esa memoria es escasa para ese precio. Lo mínimo que se puede pedir es 128 por ese precio. Más aún cuando la manzana no permite ampliar con microSD y prácticamente te empuja a pasar por iCloud.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Por lo demás, cada uno juzgará si las diferencias entre uno y otro son suficientes para justificar ese desembolso, partiendo de que irte a un producto Apple supone un recargo a la hora de pasar por caja. El precio del iPhone 11 Pro viene a demostrar que Apple, por muy acertado que haya sido el movimiento del modelo más asequible, sigue teniendo su ADN intacto: el de una marca de lujo.

Ocurre como con el Note de Samsung. Son los móviles de los excesos. Ofrecen lo que usarás en tu día a día, pero también tendrás cosas sin las que podrías vivir perfectamente. Mención aquí para el OLED. Las pantallas del iPhone 11 Pro frente a las del Xs parecen haber dado un salto en brillo, contraste y consumo. Además de dar un golpe de pedal en el aspecto fotográfico, una de los mayores reclamos ha sido, gracias a la eficiencia del A13, mejorar la autonomía en cuatro horas en el caso del modelo de 5,8 pulgadas y cinco horas en el caso del de 6,2.

Los deberes pendientes

Apple ha solventado una de sus grandes deudas. Un salto de longitud en los sensores. Han ido mejorando cada año y siempre han estado entre las mejores de cada curso, pero faltaba dotarlo de un punto extra de versatilidad, algo en lo que la competencia le había ganado terreno. No hay que olvidar que la cámara e iOS son los dos grandes pilares que sostienen la 'fe' de sus parroquianos más cumplidores.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Pero en Cupertino aún les quedan deberes pendientes. No hablamos de sensores de huellas bajo la pantalla, ya que probablemente haya sido el único fabricante capaz de hacer del reconocimiento facial algo más útil que poner el dedo, sea donde sea. Hablamos, por ejemplo, de mandar al retiro al 'lightning'. Después de ver el USB tipo C en el iPad Pro, muchos esperaban verlo este martes, pero no. Habrá que esperar, según indicaban muchos analistas, a 2020, año en el que podríamos ver las mencionadas gafas de realidad aumentada o un sensor 3D en la cámara principal del iPhone.

También tienen que resolver el asunto de la carga rápida. El iPhone Pro contará con un adaptador de 18W que permitirá exprimirla. Pero esto también debería ser una exigencia extensible a la gama de entrada, el iPhone 11, que sigue sin contar con el cargador necesario en la caja. La compatibilidad con el Apple Pencil —al 'S-Pen' no le veo mucha utilidad en el iPhone más que para clavar los 'stickers' de WhatsApp— o la carga inversa para dar un chute de energía a los Airpods 2 o al Apple Watch son fuegos artificiales que pueden esperar. Primero toca USB tipo C, carga rápida para todos y conectividad 5G.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios