Es hora de tomar medidas más enérgicas en España para contener el coronavirus

La autora argumenta que las medidas de contención del virus que está tomando España son insuficientes para detener el avance de la epidemia

Foto: Una mujer con mascarilla arrastra su maleta en Madrid. (Reuters)
Una mujer con mascarilla arrastra su maleta en Madrid. (Reuters)

Los datos relacionados con la propagación del coronavirus Covid-19 se suceden a gran velocidad. El viernes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó el nivel de alerta internacional de alto a muy alto, y el sábado Italia ya registraba más de 1.100 casos confirmados y 29 muertes relacionadas con este virus. Hay que recordar que hace poco más de un mes, China decretó la cuarenta de Wuhan con unas cifras no demasiado alejadas: 1.300 casos confirmados y 41 fallecidos. Mientras tanto, en España el número de contagios sigue creciendo, y el riesgo ha pasado de bajo a moderado. En este contexto, merece la pena revisar las medidas de salud pública vigentes porque, a pesar de todos los esfuerzos establecidos para la contención del virus, la epidemia no deja de extenderse.

Desde el inicio de la epidemia del Covid-19 se ha trabajado con la hipótesis de que si el brote se controlaba en el lugar de origen (China), sería posible detenerlo, como ocurrió con el SARS en 2003. A día de hoy, China ha demostrado que es capaz de disminuir el número de nuevos casos infectados y fallecidos, pero esto solo ha sido posible gracias a la implementación de medidas excepcionales (que algunos denominan "medievales").

Desde un punto de vista epidemiológico, el Covid-2019 tiene al menos dos características fundamentales a la hora de planificar su control: alta transmisibilidad y severidad (casos que requieren hospitalización) en aproximadamente un 20% de los casos. Estos rasgos están causando grandes desafíos en todos los países afectados por el coronavirus, como el contagio del personal sanitario o la saturación de los sistemas de salud. Estos desafíos son clave. Si el personal sanitario se contagia, evidentemente se reduce el número de profesionales cualificados disponibles, pero también se resiente su confianza. Si los hospitales están llenos y no pueden aceptar pacientes, el coste no es solo económico, sino también psicológico y social.

En España, existen contagios locales confirmados desde el miércoles 26 de febrero. Considerando la evolución de la epidemia en otros países, sería ingenuo pensar que en España va a ser diferente y que la mayoría de casos van a ser importados. Lo más prudente sería asumir que en estos momentos los contagios locales no son simplemente una vía de transmisión marginal en España y empezar a obrar en consecuencia para frenar la transmisión del virus y reducir la potencial sobrecarga del sistema sanitario.

Considerando la evolución de la epidemia en otros países, sería ingenuo pensar que va a ser diferente

Además de las medidas adoptadas hasta el momento, las autoridades sanitarias españolas (y europeas) deberían promover medidas enfocadas a la prevención del contagio, como incentivar el trabajo desde casa, restringir viajes nacionales e internacionales o cancelar eventos públicos multitudinarios. Este fin de semana, acudieron 80.000 personas al encuentro del Santiago Bernabéu. Mientras tanto, cantones suizos con apenas seis casos confirmados (Grisones) han prohibido las reuniones de más de 50 personas. Se estudian con mucha cautela todas estas medidas por su gran impacto económico a corto plazo. Sin embargo, deberían contrastarse con los costes (no solo económicos) que la gestión de esta crisis puede generar a medio y largo plazo.

Finalmente, es importante transmitir un mensaje correcto a la población sobre los riesgos reales que supone la propagación de este virus. Frecuentemente, se tiende a minimizar y comparar con una gripe común. Se necesita una población correctamente informada y concienciada para que adapte sus comportamientos de forma que se limite el riesgo de transmisión.

Este fin de semana, acudieron 80.000 personas al Santiago Bernabéu, mientras cantones suizos han prohibido las reuniones de más de 50 personas

Aunque a día de hoy en España el número de casos confirmados sea algo superior a 100, está claro que este número solamente refleja la punta del iceberg. No desaprovechemos esta oportunidad para adoptar medidas más enérgicas para frenar el avance de esta epidemia.

* Mar Velarde estudió Salud Pública y Epidemiología en la Universidad de Columbia, EEUU. Tiene 10 años de experiencia en salud global. Ha trabajado para diferentes instituciones internacionales, entre ellas la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, trabaja para el Instituto Suizo de Medicina Tropical (Swiss TPH) en Basilea.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios