Las cuentas pendientes de la letal Arya Stark

El personaje interpretado por Maisie Williams se ha convertido en una verdadera amenaza para los enemigos que ha cosechado durante siete temporadas

Foto: Arya Stark.
Arya Stark.

Norman Bates, Hannibal Lecter, Freddy Krueger, John el Rojo, Dexter Morgan y Negan ya están preparados para acoger en su selecto club de asesinos en serie de la ficción televisiva un nuevo miembro. O (con perdón) 'miembra'. Porque la hija menor de Lord Ed Stark y Lady Catelyn Tully, Arya Stark, se ha convertido en una candidata excepcional para entrar en la historia de los personajes más letales de la pequeña pantalla. Un honor que comparte con algunos de los roles más inolvidables de la televisión, que llegaron desde el cine o se convirtieron, por derecho propio, en una personalidad del panorama seriéfilo a tener en cuenta.

Parece que fue ayer cuando la menos femenina de las Stark aparentaba ser un personaje nacido para despertar ternura y simpatía en el espectador. Su tozudez a la hora de afrontar las tareas propias de una niña, resistiéndose a lo establecido, aportaban a la historia cierta inocencia, a la que se sumaba la gracia de despreciar cualquier deseo de parecerse en nada a su perfecta hermana. Ante su mudanza forzosa a Desembarco del Rey, su medio hermano Jon Nieve le regala una espada, que llevará el nombre de Aguja. En la capital de los Siete Reinos, Arya será testigo de la decapitación de su padre, un traumático momento en el que comenzará su particular aventura y también su transformación en la mujer astuta y temible que conocemos seis temporadas después.

Tras ser atrapada por Ser Gregor Clegane y llevada a Harrenhal, la joven adquiere una costumbre nocturna, que sustituye a las plegarias con su madre en el septo o con su padre en el bosque. “Ser Gregor. Dunsen, Polliver, Chiswyck, Raff el Dulce. Cosquillas y el Perro. Ser Amory, ser Ilyn, ser Meryn, el rey Joffrey, la reina Cersei.” Esta lista, con los nombres de las personas a las que odiaba, fue “la única plegaria que quería recordar” durante su estancia forzosa junto a Wesse y lord Twyn. Dos hombres que, junto a alguno más, no tardarán en unirse a su inventario de personas debía encontrar y matar en cuanto fuese posible. Un listado que en su adaptación a la televisión, y con el paso de las temporadas, ha experimentado diversos cambios.

Registro de odios pendientes

Entre las tareas que Arya debe concluir se encuentran dos personajes vitales en las tramas de ‘Juego de tronos’, Cersei Lannister y Melisandre. La nueva reina ocupa un lugar privilegiado en la lista, ya para Arya es culpable de muchas de las penurias que ha vivido su familia, desde la Boda Roja hasta sus propias vivencias a lo largo y ancho de Poniente. Según el primer episodio de la séptima temporada, la joven tenía previsto que Cersei fuese su próxima víctima, tal y como les cuenta a los soldados Lannister que se encuentra en el camino. Afortunadamente, creen que se trata de una broma, pero la información que ellos le han ofrecido a Arya puede cambiar sus planes de dirigirse a Desembarco.

Quizá el destino coloque en su ruta a la Mujer Roja, un personaje condenado al exilio y que ya no impone tanto respeto como en las primeras temporadas. La joven Stark desea acabar con ella porque, en su búsqueda de descendientes de Robert Baratheon, Melisandre secuestró a su amigo Gendry para llevárselo a Rocadragón. Allí propuso a Stannis ofrecerlo como sacrificio, pero Davos Seaworth lo impide, liberándolo. Un gesto, por cierto, que Arya desconoce, y que puede dar lugar a inesperadas sorpresas.

En la marcha forzosa del bastardo Baratheon hacia Rocadragón también jugaron un papel importante dos miembros de la Hermandad sin Estandartes, Beric Dondarrion y Thoros de Myr, que vendieron a Gendry a la Mujer Roja. Tras ellos, el repertorio de futuras víctimas lo cierra Ilyn Payne, que fue verdugo de Desembarco y se encargó de decapitar a Ed Stark. En la actualidad, el que fuera conocido como la Justicia del Rey ejerce de 'sparring' de Jaime Lannister, que lo eligió por su incapacidad para comunicarse y desvelar sus carencias en combate.

No pero sí o sí pero no

En su catálogo de futuras víctimas, Arya cuenta con dos representantes de la familia Clegane cuya situación en la lista no está clara, ya sea para la propia joven o para la condición humana. Por un lado, ella misma dejó sin dinero y malherido a Sandor Clegane el Perro al final de la cuarta temporada, tras ser lanzado por Brienne a un precipicio. Lejos de aprovechar la situación, Arya prefiere dejar que sufra, y lo abandona sin verle morir, aunque da por hecho que es algo que terminará sucediendo. Ausente durante la quinta entrega de ‘Juego de tronos’, en la siguiente temporada pudimos comprobar que el Perro seguía vivo y nunca había dejado de estar en el debe de la pequeña Arya. En la séptima temporada hemos podido verle junto a otros dos integrantes de la lista, Beric Dondarrion y Thoros de Myr.

La situación de su hermano Gregor, conocido como la Montaña, es algo más confusa. Antes de que le reviente el cráneo con sus propias manos, Oberyn Martell le causa graves heridas con su lanza envenenada. Pero Cersei se niega a ver morir lentamente a su bestia, por lo que le pide al exmaese Qyburn que se ocupe de él, aunque este le advierte de que sus procedimientos cambiarán a Clegane. Desde entonces ha ejercido como guardaespaldas de la nueva reina, y se ha ocupado de sus venganzas más terribles, como la de la Septa Unella. Pero en todo este tiempo no le hemos visto dar muestras de que bajo su armadura se esconda algo parecido a un ser humano.

Registro de odios consumados

En la sexta temporada de ‘Juego de tronos’ la más joven de las hijas de los Stark vengaba la muerte de su hermano y su madre degollando a Walder Frey, al que con apariencia de criada ofrece un pastel hecho con los restos de dos de sus hijos. Previamente, en el desenlace de la quinta entrega, Arya hace lo propio con la muerte de su maestro, Syrio Forel. Para ello, durante su estancia en Braavos, mata a Ser Meryn Trant, que se encontraba de visita en la ciudad. Pero el primer integrante de la lista que Arya elimina con sus propias manos es Polliver, uno de hombres de armas de Lannister en Harrenhal, que osó robarle su espada Aguja y además asesinó a su amigo Lommy.

El resto de los integrantes del inventario de víctimas de Arya que han fallecido, lo han hecho a manos de otros asesinos, aunque tres de las muertes corresponden a un mismo hombre, Jaqen H’ghar. Los caminos de ambos se cruzan poco después de que la Stark abandone Desembarco, cuando la carreta a la que permanece encadenado él, junto a otros dos hombres, es atacada por los hombres de los Lannister. Arya les ayuda a escapar y para devolverle su gesto, Jaqen le pide que piense en tres personas que merezcan morir. Cosquillas, el torturador del castillo de Harrenhal, es la primera víctima de esta particular alianza, que también se cobra la vida de Ser Amory Lorch. Un hombre que descubre a Arya leyendo la correspondencia de Twyn Lannister. La víctima restante es en realidad un chantaje, que Jaqen acepta tras escuchar su propio nombre en boca de la joven.

El viejo Tywin, al que Arya sirvió durante su estancia en las Tierras de los Ríos, encontró la muerte sentado en el escusado. Fue su “propio” hijo, Tyrion Lannister, el que acabó con su vida, culpándole de contribuir a la acusación que pesaba sobre él por otro fallecimiento, el de Joffrey. El responsable de la muerte de Ed Stark, otro de los integrantes de la lista de Arya, es envenenado durante su banquete nupcial, y las principales sospechas recaen en Tyrion. A pesar de que fue la conveniente alianza entre Olenna Tyrell y Petyr Baelish la responsable de acabar con su vida. Dos víctimas de la casa Lannister que la joven criminal habría disfrutado especialmente, pero que otros se encargaron de eliminar de su lista. Quizá Arya pueda desquitarse del mal que la familia del león rampante causó en los Stark encargándose de Cersei. Aunque todo parezca indicar que el verdugo de la reina será otro. Porque en 'Juego de tronos' Arya tiene un registro de víctimas cuantioso pero no es, ni mucho menos, el único personaje con sed de venganza en Poniente.

Desde Melmac
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios