De Charles Manson a Hannibal Lecter: el oscuro encanto del asesino en serie
  1. Televisión
  2. Series
Aloña Fernández Larrechi

Desde Melmac

Por

De Charles Manson a Hannibal Lecter: el oscuro encanto del asesino en serie

Aunque lo habitual son los criminales ficticios, los homicidas reales más sangrientos también forman parte de las producciones televisivas

placeholder Foto: 'Aquarius'.
'Aquarius'.

Entre los personajes recurrentes de la ficción televisiva, se encuentra un ser terrible, habitualmente inadaptado, que despierta el interés de los creadores gracias a su capacidad para cometer los hechos más atroces: el asesino en serie. Es cierto que goza de una reputación y una presencia menos elogiosa y redundante que la de los valerosos policías, los esforzados abogados o los sacrificados médicos. Pero también lo es que resulta verdaderamente complicado escoger una docena de series al azar y no encontrar en alguna de ellas la presencia del siempre inquietante asesino en serie.

Producciones tan dispares como 'El abogado', 'CSI', 'American Horror Story', 'El mentalista', 'Oz' o 'Buffy, cazavampiros' tienen en común que en algún momento sus guionistas decidieron explotar las posibilidades narrativas de un sujeto peligroso, desconocido y cuyas acciones tienen terribles consecuencias. En 2006, ``Dexter llegó para ofrecer una visión más compleja, y más extensa, de un homicida múltiple. Alguien que durante el día ayuda a resolver crímenes y durante la noche da rienda suelta a sus instintos acabando con la vida de aquellos que conseguían burlar la ley. En 2013, unos meses antes de que el personaje de Michael C. Hall se despidiese de su audiencia con más pena que gloria, llegaron a la parrilla Joe Carroll y las versiones televisivas de Norman Bates y el Dr. Hannibal Lecter. Y más recientemente, series tan alabadas como 'True Detective' y 'Fargo' también se centraron en asesinos en serie.

Esta sobrepoblación homicida también llega a los programas documentales que, con las más variadas excusas, analizan la mentalidad, el 'modus operandi' y la vida personal de los nombres más sobresalientes de la historia de los crímenes en serie. En ellos, la recreación de los hechos y los testimonios son ingredientes esenciales de cada episodio. Unos programas que en nuestro país podemos disfrutar en canales temáticos a altas horas de la madrugada. Ficción y realidad comparten así su interés por las personalidades antisociales y destructivas de los asesinos, pero lo hacen desde sus propios géneros. Aunque el relativo éxito cinematográfico de los 'biopics' criminales, así como la trascendencia mediática que alcanza cualquier producción basada en hechos reales, ha hecho posible encontrar excepciones a este hábito.

'Aquarius'

Manson, primeros pasos

Una de ellas es 'Aquarius', el drama que la NBC estrenó hace casi un año en Estados Unidos y que podremos ver en España desde esta misma noche a las 21:30 en Calle 13. La serie, protagonizada por David Duchovny, arranca en 1967 y se centra en el sargento de policía Sam Hodiak. Tras recibir una llamada desesperada de una antigua novia, casada ahora con un hombre importante, Hodiak investiga la desaparición de su hija Emma, una adolescente que lleva cuatro días sin pasar por casa. Los primeros indicios apuntan a que Emma, que mantiene una relación complicada con sus padres, podría estar moviéndose en el círculo de un joven llamado Charlie. Charles Milles Maddox, quien poco después se daría a conocer al mundo como Charles Manson.

Los indicios apuntan a que Emma podría estar moviéndose en el círculo de un joven que poco después el mundo conocería como Charles Manson

Creada por John McNamara, 'Aquarius' fue uno de los estrenos más discretos de la pasada temporada. Tal vez porque podría ser mucho más de lo que es. Algo que la producción quiere, tratando de ir más allá de la investigación policial de Hodiak sobre Manson, pero que no consigue. Las preocupaciones de la época, entre las que se encontraban la guerra de Vietnam, la violencia policial, las drogas o las desigualdades entre sexos y razas, contribuyen a enriquecer la producción, pero también a difuminarla. A pesar de que la sobresaliente ambientación musical, así como la artística, ayuden a camuflar algunos defectos.

'Aquarius'

El trabajo de Gethin Anthony poniéndose en la piel de Manson es notable, y aunque la acción se desarrolla antes de que el aspirante a estrella musical se convirtiera en un asesino, consigue trasmitir la inquietud y el terror propio de un sociópata. Ya sea a través de veladas amenazas a aquellos que se interponen en su camino, o con sus estudiadas estrategias de persuasión que lo convierten en una personalidad seductora. Pero ni esto, ni Duchovny encarnando de nuevo a un detective, fue suficiente para encandilar a la audiencia, o a la crítica.

Aunque inicialmente la cadena la vendió como una miniserie, y su estrategia de emisión (poniéndola a disposición de los usuarios de su web al estilo Netflix) parecía corroborarlo, la producción regresará con una segunda temporada este año. Y por las declaraciones de Duchovny, parece que la producción podría alargarse tres entregas más. Tiempo más que suficiente para aprovechar con inteligencia la azarosa vida del asesino de la actriz Sharon Tate y otras seis personas, que desde hace casi medio siglo cumple condena en California.

Historia del horror

Hasta la llegada de Manson a la NBC, la responsabilidad de dar a conocer los nombres y delitos de los criminales más sangrientos de la historia correspondía a 'American Horror Story'. Durante cinco temporadas, la serie de FX ha repasado en distintos ambientes y épocas las personalidades más turbulentas de la cronología criminal norteamericana, especialmente como oportunos personajes episódicos. En la primera temporada, más que a un asesino vimos a una de las víctimas más conocidas en Estados Unidos, Elizabeth Short, más conocida como la Dalia Negra, a la que encarnó Mena Suvari. En la misma entrega, Ryan Murphy, el creador, se inspiró en la masacre de Richard Speck para desarrollar una de las tramas ocurridas en la mansión del terror.

Kathy Bates encarnó en la tercera temporada de 'American Horror Story' a Marie Delphine LaLaurie, famosa por haber torturado y asesinado a un gran número de esclavos a principios del siglo XIX. En la última de las entregas, la quinta, uno de los personajes más terroríficos fue H. H. Holmes, considerado por muchos como el primer asesino en serie de la historia del país. También encontramos en estos episodios a Aileen Wuornos, la homicida que en 2003 encarnó Charlize Theron en la película 'Monster', Jeffrey Dahmer y Richard Ramirez, conocido como el acosador nocturno. Un particular y letal grupo que, en algunos casos, merecería una producción propia.

Hasta la llegada de esta antología del horror, la presencia en la ficción de asesinos en serie reales era prácticamente residual, y se limitaba a telefilmes de poco presupuesto y menor interés. Y aunque no parece que las cadenas vayan a abandonar la ficción, y sus libertades, por una realidad que podría ser demasiado controvertida, no podemos olvidarnos aquí de 'The Jinx'. La miniserie de HBO pertenecía, claramente, al género documental, pero fue para muchos una de las mejores producciones televisivas de 2015. Porque además de ser un relato muy atractivo de la azarosa y turbadora vida de Robert Durst, aunaba lo mejor del género documental y de la ficción sobre los asesinos en serie.

Contribución británica

El fenómeno de popularización de la figura del asesino en serie no es exclusivo de la televisión norteamericana, y la ficción serializada británica también se ha interesado, ocasionalmente, por él. El ejemplo más notable es 'Appropriate Adult', uno de los episodios más truculentos de la historia reciente de Reino Unido, la casa de los horrores de Gloucester. Estrenada en 2011 por el canal ITV, la miniserie cuenta a través de dos episodios la historia de Fred y Rose West, un matrimonio que a mediados de los noventa fue encontrado culpable de violar, torturar y matar a una docena de jóvenes.

'Appropriate Adult' cuenta la historia de Fred y Rose West, un matrimonio de los 90 culpable de violar, torturar y matar a una docena de jóvenes

Para hacerlo, la producción que ganó dos premios BAFTA a las mejores interpretaciones (masculina y femenina), convirtió a Dominic West en un ser turbador y se acercó a la historia a través de la figura que da título a la serie. Una trabajadora social, Janet Leach, que debe estar presente durante los interrogatorios de aquellos detenidos que son menores o, como es en este caso, tienen problemas para entender lo que se les está preguntando. Leach vive su propio drama familiar, con un marido enfermo y unos hijos que cuidar, pero nada comparado con lo que se encontrará en la comisaría, cuando la llamen para trabajar en el caso de West. Un hombre con problemas cognitivos que, en aquel momento, 'solo' estaba acusado de violar a una de sus siete hijas.

Pero, sin duda, la aportación británica más relevante al listado de producciones basadas en criminales reales es el criminal en sí mismo, Jack el Destripador. Y es que el, todavía hoy desconocido, asesino del barrio de Whitechapel es probablemente el homicida que ha sido serializado en más ocasiones, ya sea directa o indirectamente. En el primer caso, en forma de miniserie en 1973 y en 1988, la última de las cuales le sirvió a Michael Caine para ganar un Globo de Oro. En la segunda, la enigmática figura ha servido de inspiración para las tramas de producciones como 'Dimensión desconocida', 'Star Trek' o, más recientemente, 'Sleepy Hollow'. Y como punto de partida de la magnífica 'Ripper Street', ambientada en una comisaría del barrio en el que se cometieron los brutales asesinatos. Porque ya sea desde la inspiradora realidad, o desde la ficción, la tentación de explotar las posibilidades narrativas de la personalidad y el currículo de un asesino en serie es, muchas veces, irresistible.

Charles Manson
El redactor recomienda