'The Crown', la Historia que debes conocer antes de ver la segunda temporada

La producción ganadora de dos Globos de Oro y un Emmy regresa a Netflix con diez nuevos episodios

Foto: Secuencia de la segunda temporada de 'The Crown'.
Secuencia de la segunda temporada de 'The Crown'.

Un año después de llegar a Netflix para humanizar un personaje histórico tan importante como Isabel II, ‘The Crown’ estrena su segunda temporada. Desde las 9 de la mañana, los usuarios de la plataforma de streaming que cayeron rendidos a los pies de la creación de Peter Morgan pueden disfrutar de diez nuevos episodios de la biografía de la monarca británica. Una nueva entrega cargada de hechos históricos y vida palaciega en la que Claire Foy, la actriz que interpreta a Isabel II, se despedirá de su rol para dejar paso a Olivia Colman en las temporadas 3 y 4.

Los diez nuevos episodios de ‘The Crown’ narrarán los acontecimientos que sucedieron entre 1956 y 1964. Una época en la que la protagonista deberá afrontar nuevos retos familiares e institucionales. Además, tras el adiós político de Winston Churchill, el país atravesó un momento político convulso, que en el plano internacional tampoco fue fácil.

Buena parte de la culpa de esta difícil situación, que provocó el hundimiento de la libra y dificultades energéticas durante la primera mitad del periodo, fue la Crisis de Suez. También conocida como Guerra del Sinaí, la contienda militar que enfrentó a Egipto contra la alianza formada por Francia, Israel y Gran Bretaña. Tres países descontentos con la decisión del presidente Nasser de nacionalizar el canal de Suez, que era fundamental en la ruta del transporte de petróleo entre el Golfo Pérsico y Europa.

Anthony Eden, el sucesor de Churchill en Downing Street, ya tuvo que lidiar con el exmilitar en 1952, cuando era Ministro de Exteriores y Nasser proclamó la república tras un golpe de estado. Y no quiso dejar pasar la oportunidad de entrar en la Historia recuperando el canal, del que Gran Bretaña era accionista junto a Francia. Aunque fuese con una intervención que ni la ONU ni Estados Unidos apoyaban.

Tras una retirada forzada de las tropas, el gobierno británico vio como su imagen internacional se empañaba. Jornadas políticas oscuras que Lord Munbatten denomina, en el segundo episodio de la segunda entrega de la serie, “la peor semana para el país desde 1939”. A través de un llamativo planteamiento narrativo, que comprende los tres primeros capítulos de la nueva temporada, ‘The Crown’ recoge la Crisis de Suez y se adentra en la figura de Eden, un político que, como le dice la propia Isabel II "pasó mucho tiempo a la sombra de Winston y al fin tenía una oportunidad de medirse con él".

Isabel II (Claire Foy) en una imagen de la segunda temporada de 'The Crown'.
Isabel II (Claire Foy) en una imagen de la segunda temporada de 'The Crown'.

Crisis matrimonial y nuevos rumbos

Para acompañar el relato de la situación política, Peter Morgan elige uno de los momentos más difíciles del matrimonio entre Isabel II y el Duque de Edimburgo. La incapacidad de él para asumir su papel secundario mientras renuncia a algunos de sus deseos, lleva a la reina madre a sugerir a su hija que le deje hacerse cargo de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Melbourne en solitario. Un acto institucional precedido y sucedido por semanas de desenfreno en diferentes destinos, en los que los hombres del HMY Britannia dejan su huella personal en cada puerto.

La reina aceptó con resignación lo que algunos denominaron posteriormente “cinco meses de despedida de soltero”. Algo que no logró la mujer del Secretario Personal del Duque de Edimburgo, Eileen Parker. Cansada de hacerse cargo de unos hijos que su padre “no reconocería” Parker presentó una demanda de divorcio mientras disfrutaban del final de su viaje. Un escándalo que avivó los rumores sobre una posible infidelidad del Duque, chismes que alimentaban la prensa amarilla y los mentideros de las clases británicas más altas.

Con “la vía de escape que tienen los demás”, el divorcio en palabras de la monarca, fuera de sus posibilidades, Isabel y Felipe logran superar sus diferencias, ella con más hijos, él con más títulos. Y durante el resto de la temporada la vertiente romántica de ‘The Crown’ se centra casi por completo en el miembro de la Casa Real más experimentado en la versión más dramática del género, la Princesa Margarita. Tras superar el disgusto de su amor imposible con Peter Townsed, la hermana de la monarca deberá seguir adelante en busca de un hombre que cumpla los requisitos de la Casa Real. Una tarea más complicada de lo que podría parecer inicialmente.

Isabel II y el Duque de Edimburgo en una secuencia de 'The Crown'
Isabel II y el Duque de Edimburgo en una secuencia de 'The Crown'

Una generación nueva

La popularización de la televisión, que en una década pasó de estar en 15.000 hogares, a llegar a cinco millones de británicos, provocó importantes cambios en las salas de cine y los campos de fútbol, que registraron importantes caídas en el número de asistentes. En la misma época, a mediados de los 50, la reina Isabel II otorgó una carta de incorporación real a la compañía de ballet Sadler's Wells Ballet, lo que le sirvió para convertirse en el Royal Ballet de Londres. Y en 1957, y tras un cuarto de siglo de tradición radiofónica, la monarca realizó su primer mensaje navideño por televisión. Un cambio que puede parecer que simplemente se ajusta a los tiempos, pero que en realidad fue el primero de los diversos pasos que la familia real dio por acercarse al pueblo.

El 4 de octubre de 1957 fue un dia clave en la historia de la Unión Soviética, ya que el Sputnik I se convirtió en el primer satélite artificial en orbitar alrededor de la Tierra. Un hito que Isabel II observará con curiosidad, mientras asume los cambios propios de una sociedad en la que los más jóvenes han dejado atrás la II Guerra Mundial para afrontar el futuro con ritmo y libertad. La popularización del turismo, y la llegada de los primeros viajeros británicos al Mediterráneo coincidió con el incremento de divorcios y el crecimiento de las familias monoparentales que Gran Bretaña experimentó a finales de los 50 y principios de los 60. Una época en la que las faldas encogían, hasta convertirse en mini, y las mujeres pudieron empezar a controlar su fertilidad gracias a la píldora.

Aunque 'Mad Men' nos ayudó a conocer el astronómico precio que tiene elegir a los Beatles como banda sonora, no podemos descartar que Morgan haya sido incapaz de resistirse a la tentación de contar con los cuatro de Liverpool en su serie. McCartney y compañía debutaron en la industria musical nacional en 1963, un año después de que Bob Dylan publicase su álbum debut y los Rolling Stone se constituyeran como banda. Estrellas del mundo de la música que daban sus primeros pasos mientras la Corte asistía con asombro, y ciertas reservas, al nuevo ritmo que ambientaba algunas de sus recepciones. Nuevos tiempos para la lírica, pero también para la monarquía. A pesar de la propia realeza.

Desde Melmac
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios